¿Cómo sentirse útil en casa?

En regiónCaribe.ORG, te tenemos una guía práctica para que desde casa te sientas útil y productivo.

Fotografía: Freepick


Por: Ángela Pertuz


Juan todos los días saca los muebles a la terraza, pasa el trapero cinco veces interrumpidas en el día, y en la tarde “por donde pasa la suegra”, un comportamiento que es resultado de un cumulo de cosas, entre ellas, el estrés por estar tanto tiempo en casa y no se saber qué hacer, así como el miedo al posible contagio causante de la falta de limpieza.


“En el patio he colocado una huerta de las verduras que deja mi esposa de la comida, pero hay veces que ya no sé que hacer y me agobia” Expresa Juan.

Lo cierto es que cada quien afronta el encierro de una manera distinta, pero qué tal, si canalizas tu estrés y miedo hacia algo productivo, que ha futuro te de buena cosecha o que simplemente, en el presente te permita sentirte bien contigo mismo.


En primer lugar, debemos legitimar los sentimientos, aceptarlos y saber cómo convivir con ellos, ya que es normal, en tiempos del COVID-19 estar ansiosos o manifestar frustración al no hacer cosas productivas desde el hogar mientras se espera a que todo pase.


Para empezar, levántate de la cama, báñate y arréglate, estar en la casa no significa descuido total de la persona; una vez hecho esto disponte a buscar formas para ayudar, piensa que es lo que mejor sabes hacer y cómo el mundo y la sociedad te necesitan; puedes contactarte con asociaciones, hospitales, familiares que creas que puedan necesitar algo que tú puedas ofrecerles. Quizás acercarles comida o llamarlos para sentirse acompañados.


¿Eres especialmente bueno en un algo?, entonces ponlo en función de la sociedad, puede hacer guías para entender un fenómeno, que durante años ha estudiado o hacer vídeos tutoriales haciendo la receta favorita de tu abuela o si sabes de moda, platea nuevos estilos y diseños, si sabes inglés, dicta clases.


Haz cada día una cosa que te haga sentir orgulloso de ti mismo, no tienen por qué ser cosas grandes, pueden ser pequeñas acciones del día a día. Haz una serie de 20 sentadilla y 10 abdominales.


Y por último, calma, valora tu esfuerzo por adaptarte, no seas duro contigo mismo. No es una situación fácil y además ha cambiado la vida de repente, es normal sentir emociones desagradables, eres humano.