Las voces del voto Caribe: Ángel Roys y la desesperanza de La Guajira

Ángel Roys Mejía es periodista e investigador social del departamento de La Guajira, y estuvo vinculado al proceso del voto Caribe.

Ángel Roys Mejía, periodista e investigador social del departamento de La Guajira


Por: Aldira Chamorro Ojeda


El departamento de la Guajira fue uno de los grandes damnificados con el nuevo modelo del Sistema General de Regalías que, desde el 2011, modificó la distribución de los recursos que aportan las compañías petroleras y mineras por la explotación de yacimientos de recursos naturales no renovables.


La decisión del Gobierno estuvo motivada por la inequidad de la distribución de las regalías que se observaba en los diferentes territorios y, precisamente, La Guajira es uno de esos departamentos en donde la destinación de las regalías no se evidenciaba para nada en la calidad de vida de la población que, aún hoy, mantiene altos niveles de necesidades básicas insatisfechas. Responsabilidad esta de varias generaciones de dirigentes políticos para quienes las necesidades de la comunidad no eran prioridad.


Por otro lado, la centralización de estos recursos en manos del Gobierno nacional dio paso una distribución inequitativa con respecto a las necesidades de las regiones, especialmente en el Caribe colombiano.


Ese centralismo desmedido es una de las razones que dio vida al voto Caribe, proceso en el que participaron organizaciones sociales, académicas y políticas, así como destacados representantes de los diferentes departamentos de la región Caribe, como el periodista e investigador social del departamento de La Guajira, Ángel Roys Mejía.


Desde su natal Guajira, Ángel Roys atendió a RegiónCaribe.org y contestó nuestras preguntas.


¿Qué significó el voto Caribe en su momento?


AR. Una expresión política de la aspiración autonómica de la Región Caribe.


Diez años después, ¿Qué logros se han obtenido con el voto Caribe?


AR. Como logro sumario y sustancial, la recién promulgada Ley de Regiones que tuvo el liderazgo decidido de dirigentes de la región Caribe, en cabeza de Eduardo Verano. Sin embargo, resta mucho trecho aún en materia de reconocimiento de la unidad territorial y la autonomía de las regiones.


¿En qué se ha equivocado la dirigencia regional en estos 10 años?


AR. En la concentración de los cacicazgos, en el servilismo hacia el centro, en la segregación de regiones-se han fortalecido algunas y otras han sido relegadas a su suerte- y en la débil planificación territorial desde el concepto de región. Se ha degradado el centralismo cachaco en un nuevo centralismo costeño.


¿Cuáles son los retos de la región? ¿Qué falta?


AR. Propiciar una real integración de los propósitos de región. Implementar los artículos 306 y 307 de la Constitución Política y lo ordenado por la Ley 1962 de 2019. Diseñar un Plan de Ordenamiento de la región que impulse las potencialidades y estimule sectores productivos diferenciados por subregiones. Apertura a una nueva clase dirigente sacudida de los vicios y el desprestigio, que configure una ética de lo público.


¿Para qué le ha servido a La Guajira 10 años del voto Caribe?


AR. Aún no se hacen evidentes los beneficios para La Guajira. El departamento enfrentó en solitario el raponazo de las regalías, iniciativa legislativa y presupuestal en la que participaron dirigentes de otros departamentos costeños pensando en intereses particulares. La Guajira hoy padece una intervención de sus principales sectores (Educación, Salud y Agua Potable) ante el silencio de las voces autonómicas de la región. Es el momento para que el discurso político autonómico y regionalista arrope al departamento y se sienta la solidaridad efectiva y necesaria.


¨Foto: cortesía.