El voto Caribe y la Ley de Regiones

La movilización democrática por el voto Caribe de 2.5 millones de ciudadanos fue el impulso determinante para la creación de la Ley de Regiones.

Senado de la República de Colombia.Foto: cortesía.


Por: Aldira Chamorro Ojeda


El mandato democrático de los 2.5 millones de ciudadanos de la región Caribe que acudieron a las urnas el 14 de marzo de 2010, y que fue desestimado por el Gobierno nacional al considerar que carecía de efectos jurídicos vinculantes, se convirtió en el impulso determinante para la creación de la Ley 1962 del 28 de junio de 2019 o Ley de Regiones.


El progreso hacia el objetivo de la autonomía regional, mediante la conformación de las Regiones Administrativas y de Planificación (RAP) Caribe, Pacífica, Central y Eje Cafetero, no podía lograr mayores avances por cuanto la Ley Orgánica de Ordenamiento Territorial presenta vacíos al no dar claridad sobre cómo podrían convertirse en unas entidades territoriales distintas a las existentes (departamentos y municipios) y a la asignación de recursos.


(Una década del histórico voto Caribe)


Por ello, fruto de un gran acuerdo nacional desde los territorios y el respaldo de todos los gobernadores, la Federación Nacional de Departamentos (FND) y el Ministerio del Interior, el proyecto de la Ley de Regiones fue presentado al Congreso de la República y radicado, el 6 de diciembre de 2017, por el presidente del Senado, Efraín Cepeda Sarabia.


Después de cursar los correspondientes debates y sustentaciones ante el Congreso, la Ley 1962 fue aprobada el 28 de junio de 2019 y tiene el objetivo fundamental de dictar las normas orgánicas para fortalecer la RAP y establecer las condiciones y el procedimiento para su conversión en Región Entidad Territorial (RET), así como la reglamentación de su funcionamiento y regulación de las relaciones entre las RET y las otras entidades territoriales existentes.


La idea es que el Estado desarrolle sus funciones en el contexto de la figura de las Regiones para planificar, organizar y ejecutar sus actividades en el proceso de construcción colectiva del país; promueva la igualdad y el cierre de brechas entre los territorios.


El exgobernador del Atlántico, Eduardo Verano De la Rosa, como gran promotor de la iniciativa, destacó los beneficios de esta ley.


“Esta Ley le devuelve al ciudadano de las regiones el poder de decidir por sí mismo, y no estar a expensas de decisiones que se toman en un escritorio en Bogotá, alejadas de la realidad que tenemos en nuestros pueblos y ciudades”, manifestó en ese momento Verano De la Rosa.

Actualmente, en la Presidencia de la República se realizan reuniones enfocadas en la reglamentación de la Ley de Regiones, en la que participan la Federación Nacional de Departamentos, Ministerio del Interior, Ministerio de Hacienda, Ministerio de Planeación y Secretaría Jurídica de Presidencia.


A estas reuniones también es invitado el exgobernador Verano, vocero natural de la autonomía regional y promotor de todo el proceso generado a raíz del voto Caribe. “Se está tratando de sacar adelante los decretos reglamentarios de la Ley de Regiones, que son los que darán total claridad a los procesos que se podrán emprender”, afirmó.