top of page

Isa Decoraciones, un emprendimiento familiar con trayectoria generacional

Un lugar que conserva muchas historias y tradiciones culturales en la Región Caribe, es la capital mundial del Vallenato.


No solo la música vallenata, es representativa de esta ciudad, sino, la pujanza por las nuevas generaciones que desde el arte contribuyen al legado cultural.



Un emprendimiento familiar mantiene vivo el folclor. Isabella Pérez, una niña de 13 años, amante de las artes manuales, en compañía de su madre y abuela, realiza diferentes accesorios y prendas de vestir para resaltar y plasmar en ellas elementos representativos de la cultura vallenata.


Desde sombreros decorados, bolsos tejidos, y prendas de vestir pintadas y recamadas a mano realiza esta jóven. Mientras su abuela cose, su madre la ayuda a estampar y pintar cada uno de estos elementos.


"Me encanta mucho hacer cosas a mano, mi mamá desde los 8 años de edad comenzó a enseñarme y al día de hoy me ha gustado mucho hacerlo. Entonces un día pensamos en emprender, y aquí estamos", destacó Isabella con una gran sonrisa en su rostro.

Son natales de San Jacinto - Bolívar, pero aman tanto la ciudad de valledupar que decidieron viajar a este lugar y realizar una vida en él. Como medio de seguir cultivando cultura y tradiciones emprendieron desde el arte de ofrecerle a turistas y propios productos auténticos artesanales.


"Me parece que se puede tener grandes oportunidades de vida si se trabaja en conjunto, como en mi familia. La idea de este emprendimiento nació desde que queriamos mejor estabilidad laboral para mi mamá que trabajaba en un hotel en cartagena. Decidimos venir a vivir aquí porque nos gusta mucho el valle, emprendimos y así fue como montamos este negocio", destacó Isabella.

Asi mismo, es una tradición de Familia, cultivar en todas las generaciones artes que sirvan para la proyección de vida, y que en tiempos libres puedan divertirse sin tomar un mal camino.


"Mi mamá desde los ocho años me comenzó a enseñar a tejer, bordar y hacer cosas a mano. Nos colocaba a hacer cursos cortos. Luego, cuando tuve a mi hija quise seguir impartiendo esta enseñanza en ella, cuando tenia ella sus ocho añitos le comenté y decidió aprender. Luego ella pensó que podíamos emprender y medio la idea de montar el negocio", precisó Mara Lucia Pérez.

Finalmente, impartir a las nuevas generaciones diferentes artes que les contribuya en su formación es un legado que esta familia da a conocer y propone para todas las generaciones.


"Es importante que los niños se involucren en las artes, desde la que les guste. Asi se evitan malos caminos y se contribuye a la cultura de la ciudad, departamento o país", aseguró Mara Lucia.

Commentaires


bottom of page