El invierno no da tregua: así está la situación en los municipios atlanticenses

Las fuertes precipitaciones que han caído sobre el departamento ribereño han dejado un sinnúmero de familias afectadas: algunos han sufrido serias emergencias en sus viviendas y otros han terminado en condición de damnificados.

Así quedaron las viviendas del barrio Nueva Colombia en Barranquilla. Foto: cortesía Defensa Civil.

Son diversas las emergencias que se han presentado a lo largo y ancho de la región Caribe debido a la ola invernal. Las mayores situaciones se han dado debido a las inundaciones, las cuales en muchas ocasiones terminan por debilitar los terrenos y haciendo que las viviendas se vengan abajo. En el mejor de los casos, las aguas dentro de las viviendas únicamente dañan los enseres, los cuales en muchas ocasiones son las únicas posesiones que poseen las familias afectadas, pues es necesario tener en cuenta que las mayores emergencias se dan en sitios vulnerables.

Pese a que las autoridades de los distintos territorios han intentado mitigar las mayores situaciones a través de estrategias con los organismos de gestión del riesgo, esto no ha sido suficiente, pues los reportes de personas que han sufrido detrimentos en sus hogares cada vez aumentan más.

Entre los sitios que más afectados han resultado tras este fin de semana invernal se encuentran:

Barranquilla

Entre las ciudades más afectadas se encuentra la capital del Atlántico, ciudad que tiene una problemática que podría considerarse “grave”, es decir, los arroyos.

En Barranquilla fueron decenas de familias las que reportaron daños a sus viviendas, entre los barrios más afectados están Me Quejo, Siete de Abril, La Playa, Nueva Colombia, La Manga, Costa Hermosa, El Ferry, Rebolo, entre otros.

Actualmente y según los informes que ha otorgado la Defensa Civil, actualmente hay cerca de 500 familias en el barrio Nueva Colombia que están en proceso de reubicación, es decir, 500 familias damnificadas. Según la institución, esto equivale a cerca de 300 viviendas colapsadas (esto solo durante el fin de semana que pasó). Sin embargo, el censo que realiza Defensa Civil de la mano de lideres comunales aún no ha terminado.

En el caso del barrio Siete de Abril, el organismo aseveró que por el momento hay un total de 184 familias afectadas y seis viviendas colapsadas. Los moradores de este sector han afirmado que están a la espera de organismos de socorro para poder llevar a cabo la evacuación, esto teniendo en cuenta que algunos ciudadanos se han rehusado a abandonar sus viviendas.

Piojó

Este municipio atlanticense es sin lugar a dudas el más golpeado por la inclemencia del clima, pues, durante la madrugada del domingo decenas de viviendas cedieron ante la inestabilidad del terreno y terminaron por venirse abajo, dejando a muchas familias sin un techo donde resguardarse y, pese a que hay viviendas que no se han caído, los moradores siguen con “la angustia” de que en cualquier momento el terreno termine de ceder y se vengan abajo.

La emergencia sucedió luego de más de 30 horas de fuertes lluvias y vientos huracanados. Según los expertos, el derrumbe se debe a fallas geológicas “debido a la condición de la roca sobre la cual está ubicada la cabecera municipal”. Este hecho dejó como saldo más de 80 casas con serios daños infraestructurales y más de 15 familias damnificadas.

A los piojoneros se les suma otra problemática: la delincuencia. Según han reportado algunos ciudadanos, personas antisociales han “aprovechado” la situación para, afirmaron, meterse en las viviendas que se han caído y entrar a hurtar lo que esté al alcance.

“Las casas las han desvalijado, los delincuentes no perdieron la oportunidad y han sacado lo que más han podido. Se han llevado ropa, electrodomésticos y cualquier cosa de valor que se les atraviese”, aseveró Ruby Mendoza, moradora de Piojó.

La Gobernación del Atlántico afirmó que, hasta el cierre de esta edición, fue posible llevarle a los ciudadanos de este municipio más de 17 mil ayudas las cuales fueron recogidas en los puntos habilitados en Barranquilla para apoyo ciudadano.

Este es el desolador panorama de Piojó. Foto: cortesía.

Puerto Colombia

En el municipio playero más de 100 metros de carretera se vinieron abajo. Este suceso se dio a la altura del Lago del Cisne, en inmediaciones a la antigua vía que comunica a Barranquilla con Puerto.

La emergencia fue el pasado domingo durante el día y por fortuna, las autoridades de tránsito habían inhabilitado ese tramo el día anterior por cuestiones de seguridad, pues ya mostraba signos de peligrosidad.

Se pudo establecer que tras el hecho se afectaron varias tuberías de gas, redes de telefonía eléctrica y de energía, por ello, ese tramo se mantiene cerrado de manera preventiva e indefinida. El cierre va desde la iglesia del Padre Hollman hasta la entrada a Sabanilla.

El alcalde del municipio, Wilman Vargas, solicitó a la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) que tomara urgentemente cartas en el asunto.

Por su parte Nury Logreira, secretaria de Infraestructura del Atlántico, aseveró que es posible que la emergencia haya sido provocada por unas obras que se realizan en cercanías a la vía. Afirmó además que actualmente se adelantan excavaciones para precisar con claridad que produjo el deslizamiento de tierras.

Así quedó la vía de Puerto Colombia a la altura del Lago del Cisne. Foto: cortesía.

La peña – Sabanalarga

Este corregimiento que está a orillas del Embalse del Guájaro actualmente padece de lo que sus residentes tanto temían: el cuerpo de agua superó la cota máxima permitida (5.46 metros), y terminó por inundar las calles del lugar.

Según las autoridades, cerca de 25 familias tuvieron que ser reubicadas en la institución educativa del corregimiento, en las cuales se organizaron en 16 salones.

Según Jorge Manotas, alcalde de Sabanalarga, La Peña no es el único punto del municipio afectado, pues, precisó, en los corregimientos de Molineros, Isabel López y Colombia también sufrieron serias afectaciones.

El mandatario municipal aseveró además que hay distintos barrios del municipio también se han presentado diversas emergencias invernales.

Por su parte, la gobernadora Elsa Noguera levantó su voz este martes para pedirle al Gobierno nacional ayuda para el departamento atlanticense.

"Tenemos situaciones en diferentes puntos del departamento, especialmente La Peña y Aguada de Pablo. Esto fue ocasionado por las recientes lluvias y no tanto porque se rebosó el Embalse del Guájaro”, sostuvo la mandataria.

Es preciso mencionar que ante toda la emergencia por la que se atravesó en los corregimientos que están pegados al embalse, el director de la Corporación Regional Autónoma (CRA), Jesús León Insignares, aseguró que por parte de la entidad se tomó la decisión de reaperturar las compuertas del canal, específicamente a la altura de Villa Rosa, en Repelón. De esta forma, aseveró, será posible drenar las aguas del canal hacia el mar Caribe.

Las calles de La Peña están totalmente inundadas. Foto: cortesía.

Repelón

El caso de este municipio no es muy distinto al anterior. En Repelón el desbordamiento de un arroyo causó que una de las vías principales se inundara por completo, por lo que por el momento los ciudadanos están utilizando como medio de transporte las canoas.

De igual forma, el desbordamiento de este arroyo ha causado que Repelón quede incomunicado del corregimiento de Villa Rosa, pues la vía que une ambos territorios quedó cubierta de agua, lo que implica un peligro pues los terrenos rápidamente pueden ceder y terminar en derrumbe.

Una de las situaciones más “preocupantes” es que esta situación ya dejó victimas mortales, pues este lunes festivo un hombre perdió la vida por inmersión tras caer en un arroyo en el corregimiento.

De igual forma ha habido ciertas complicaciones con la energía eléctrica; no obstante, la empresa Air-e afirmó este martes que ya se están tomando las medidas necesarias para arreglar los problemas y mitigar la peligrosidad.

En Repelón hay problemáticas con la energía eléctrica. Foto: cortesía.

Usiacurí

Un total de 27 familias de este municipio resultaron afectadas por deslizamientos, esto según Katherine Paso, alcaldesa de Usiacurí y quien precisó que la emergencia se presentó en el sitio debido a deslizamientos de tierra que sucedieron durante las lluvias del fin de semana.

La mandataria municipal “agradeció a Dios” ya que por fortuna las familias de dichas viviendas pudieron salir ilesas ante la situación. De igual forma afirmó que aún hay otras cuatro viviendas de Usiacurí “que están a punto de colapsar”.

“Los sectores más afectados son Barrio La Floresta, Vía 40, Delicias, Granada, Nueva Esperanza, entre otros”, dijo.

Asimismo, Paso indicó que en inmediaciones al sector del ‘Mamón’, la vía se encuentra totalmente deteriorada, por lo que diversos vehículos se han quedado allí atascados y han tenido que ser auxiliados para poder salir. La mandataria pidió “una intervención urgente”.

Así quedó una de las viviendas colapsadas. Foto: cortesía.

¿Qué medidas han tomado las autoridades para mitigar la emergencia?

Posterior a conocer las distintas emergencias que se han presentado por todo el departamento del Atlántico durante las últimas horas, distintos organismos tanto locales como departamentales han comenzado a tomar acciones en pro de mermar o mitigar las afectaciones.

La primera medida que tomó la Gobernación del Atlántico fue habilitar dos puntos de acopio en Barranquilla para recoger las donaciones que ciudadanos entregan para ayudar a las personas afectadas.

Por su parte, la Defensoría del Pueblo ha hecho presencia en los distintos municipios y corregimientos afectados con el fin de censar y conocer las mayores problemáticas y necesidades que tienen los ciudadanos. Esta labor la ha realizado la entidad de la mano de personal de la Cruz Roja.

Es preciso mencionar que, según la Gobernación, ya ha sido posible entregar más de 17 mil ayudas que han llegado hasta los centros de acopio.

Luis Iriarte, miembro de la Defensoría del Pueblo, aseveró a Región Caribe ORG que a cierre de esta edición tanto la Defensoría como la Gobernación del Atlántico se encontraban en un Puesto de Mando Unificado (PMU) en el municipio de Piojó con el fin de determinar cuáles serán las acciones que se tomarán frente a toda la catástrofe ambiental que sucedió en el departamento, especialmente en Piojó, sitio con mayor número de afectados.

Sin lugar a dudas son muchas las emergencias que se han presentado y, según la Dirección General Marítima (Dimar) las lluvias permanecerán durante toda la semana y tendrán tendencia a disminuir gradualmente su intensidad.

"Sobre el mar Caribe central y oriental, las condiciones de tiempos continúan influenciadas por una circulación “Monzónica”, consistente en un amplio giro del aire en sentido antihorario, el cual ha estado trasladando grandes cantidades de humedad desde el océano Pacífico hacia el mar Caribe y el océano Atlántico respectivamente", manifestó la entidad mediante un comunicado público.

Por el momento solo es posible esperar a que las inclemencias del clima no sigan causando estragos a familias que quedan en vulnerabilidad total.