• Ángela Pertuz López

Cambio climático pone en jaque el Macondo del Caribe colombiano: ¿Qué hacer al respecto?

En el marco del foro “Asegurar la Sostenibilidad Ambiental” liderado por la ‘Casa Grande Caribe’, expertos debatieron los retos que enfrenta la región para hacerle frente al cambio climático.

Tejedora Wayuu / Fotografía: Travelgrafía

“Los caribes somos muy nostálgicos y nos cuesta reconocer que las cosas cambiaron” Sandra Vilardy, investigadora y docente asistente de la Universidad de los Andes.


El Caribe colombiano está lleno de Macondos, unos a la orilla del rio, otros en la selva tropical y otros muchos entre la comunidad y la naturaleza, allí reposan cargados de un patrimonio que narra a una colectividad; sin embargo, con el pasar del tiempo van desapareciendo.


Si bien, la costa norte colombiana está compuesta por una amplia biodiversidad esta se ha visto deteriorada con los procesos internos de la región, maximizando a su paso los efectos del cambio climático.


Para nadie es un secreto que esta zona siempre ha sido tocada con mayor dureza por el fenómeno de las inundaciones y sequias, ya que:

“Se ha perdido la capacidad de sus boques y sus cuerpos hídricos ya no regulan eficientemente el agua” indicó Sandra Vilardy, en el marco del conversatorio, “Asegurar la Sostenibilidad Ambiental”

Es decir, de aquello que nos narran los cantos de vaquerías desde las estribaciones de la sabana cordobesa o del Bullerengue que las matronas entonaban al compás de una tambora en la plaza de María la Baja –Bolívar, queda poco; por ello el reto ante la crisis del cambio climático y su impacto en el Caribe colombiano está en lograr entender la codependencia que se tiene al medio ambiente.


“Aquí la tarea es reconocer que tanto perdimos para enfrentarnos a lo siguiente, la recuperación y restauración activa. No podemos entender solamente la biodiversidad como algo bello o hermoso, sino como algo de lo que dependemos de manera fundamental” manifestó Vilardy.

Y es que todo está correlacionado, “Hablando con un empresario me dijo que no pudo instalar la empresa en Aguachica porque no tiene agua” y añadió, “necesitamos pensarnos de manera diferente”


Comunidad – Biodiversidad

Cortesía

En la medida en que la comunidad se sienta conecta con su entorno y vea en él las posibilidades de surgir, lo cuidará.


"Debemos encontrar una conexión entre el individuo y el ecosistema para motivarlo a participar en su protección", Rosamira Guillen

Premisa que parte de la posibilidad de empoderar a la comunidad frente a su contexto natural para aprovechar sus recursosQue ver el mono en el árbol cueste más que verlo enjaulado” Santiago Saavedra, docente de la Universidad del Rosario.


A propósito del proceso que viene adelantando la Fundación Proyecto Tití, a través del cual su directora ejecutiva, Rosamira Guillén y su equipo de trabajo busca tratar de revertir la perdida de bosque, generar espacios con áreas protegidas y educar a la comunidad, con el sentido de pertenencia y orgullo caribe.

“En el marco de una investigación realizada con la Embajada Británica en 76 municipios, realizamos la promoción del ecoturismo; como resultado aumentó 16% el empleo, así mismo, su comunidad vio la alternativa económica que les representa el bosque, reduciéndose el 100% deforestación” puntualizó Saavedra.

“Necesitamos reconocer la dependencia económica y social de la biodiversidad. Cuánto de lo que hoy funciona en la economía depende de un proceso ecosistémico del cual no estamos pagando nada” concluyó Sandra Vilardy