¿Y Barranquilla a qué sabe?




Autor: Andrea Hasselbrinck


¿No les ha pasado que van caminando y se quedan mirando a esa persona, lugar o cosa que les llamó la atención y no saben por qué ? Algo más o menos así pasó en Sabor Barranquilla, pues todo lo que te rodeaba tenía un yo no sé qué atrayente, era un algo que te llamaba a conversar con los chefs, ver los platos, charlar con el desconocido que estaba al lado tuyo sobre lo que estaban comiendo.


Al entrar, lo que más se sentía glorioso ( además del aire acondicionado) era ese olor tan cautivador de los diferentes stands con sus preparaciones, cada 5 pasos el aroma cambiaba, lo visual cautivaba y las sillas a veces hasta faltaban, pero por la cantidad de personas que se acercaban.


Las 96.000 personas que asistieron se dejaron deleitar por los sabores de Barranquilla, los 33 Chefs nacionales e internacionales y los 150 expositores que habían, incluyendo a los invitados de honor San Andrés, Providencia y Santa Catalina.



Como podemos notar en el Balance positivo deja la XII edición de Sabor Barranquilla, el evento apagó sus fogones y la gente se fue satisfecha para sus hogares, con la certeza de que disfrutaron el Sabor Barranquilla.


Dentro de toda la experiencia que se pudo vivir en el evento, hubo una pregunta que poco surgió: si se llama Sabor Barranquilla ¿ A qué sabe Barranquilla? ¿A qué me sabe a mi ? ¿A qué le supo a los que vinieron de visita?


Más allá de los 2.400 millones de pesos que recaudó el evento gracias a las ventas o los 1.750 empleos directos e indirectos aproximadamente que generó en estos 4 días no han sido lo más relevante, el resultado más importante que dejó Sabor Barranquilla fue una huella en cada una de las personas que acudió al llamado en el 'Puerta de Oro', esa marca indeleble en la memoria de cada visitante, una emoción nueva en el recuerdo de cada mordisco, una nueva foto de perfil para los perfiles de las redes sociales que se postean acompañados de mensajes positivos sobre sus experiencias.



En un recorrido en el que si ibas hablando por teléfono tenías que ir mirando hacia al frente todo el tiempo para evitar chocarte con las otras personas o derramar la comida la unión fue uno de los puntos destacados, ya que, allí se evidenció una de las cosas mágicas del Ser Caribe, esa amabilidad, la capacidad de hablar con la persona que está al lado tuyo y en menos de 10 minutos tratarse como si hubieras jugado chequitas juntos desde pequeños.


Es que es algo que no podemos evitar, está en nosotros desde la cuna, la magia del caribe, esos comportamientos característicos que nos hacen nosotros, diferentes a los de otras regiones, la bacanería, y eso era lo que nos llamaba, lo que nos decía al oído "quédate otro ratico más, el bus pasa hasta las 8:30 de la noche, podemos hablar con el man de la mesa de allá que se ve que ya está como 3/15 y podemos mamar gallo con él" , además, es una parte de la respuesta a nuestra gran interrogante, porque ese es uno de los sabores de Barranquilla, el sabor a magia, a caribe.


Muchos de los entrevistados tuvieron respuestas diferentes, María Caselles por ejemplo dijo que "Barranquilla sabe a inspiración y superación! Porque todos esos restaurantes que estaban ahí tuvieron que inspirarse y motivarse para ser lo que son hoy en día" .


Daniela Gomez Taylor, otra de las asistentes, comentó que " la experiencia en Sabor Barranquilla fue muy chevere, era un espacio diferente para compartir con los amigos, además que estuvo súper organizado y uno se quería tomar el tiempo de escuchar a cada chef explicando sus preparaciones y eso, valió la pena la caminada. Con respecto a la pregunta, A mi me sabe a cultura, alegría y mezcla de sabores caribeños."


Edward Moreno fue a hacer un trabajo para la universidad en la que estudia, aunque se demoró un poco más de lo que esperaba, pues también cayó bajo los hechizos del suceso, " El pre lanzamiento que se hizo me llamó enseguida, cuando fui supe que tenía que hacer mi trabajo sobre este evento, aunque me tomó tiempo ubicarme en un sitio para grabar las imágenes que tenía que llevar, había mucha gente y no quería estorbar a nadie. Yo siento que a mi Barranquilla me sabe a combinación de sabores, es como un corrientazo, una carne guisada que venga con arroz, granos, ensalada de forma en la que todo se complementa, no importa si revuelves una cosa con otra o te los comes aparte, va a saber bien así como el barranquillero, no importa de donde sea o donde viva, siempre hay cosas que nos identifican y nos hacen nosotros "


Por otro lado, Luisa Pertuz,una de las expositoras en las zonas de Artesanías con su fundación Congo Real afirmó que "el evento en su doceava versión ya tiene un lugar no solo en el corazón de los barraquilleros, sino de todos los atlanticenses, además del aporte al desarrollo de la economía, el desarrollo de la región y ubicarnos como un punto de referencia para la exportación, asimismo, como participante y espectadora resalto el hecho de cada año mejoran en los diversos aspectos que cubre el evento, le suman, no le restan. Los espacios de participación que brindan para ser usados como ventanas para los participantes es idóneo, ayuda a la economía y al fortalecimiento de los negocios que estuvieron. Por otra parte, respondiendo a la pregunta, a mi Barranquilla me sabe a gloria, es como ese momento en el que llegas a tu casa después de un largo día de trabajo y te comes tu plato de comida favorito, así con gusto, que aunque estés lleno quieres seguir comiendo de lo bueno que está, me sabe a gloria porque esta ciudad es el destino de la alegría".


Y así, podríamos seguir con las opiniones de todos, lo que si quedó claro es que todo esto supo a lo bueno de la región, a magia, alegría, innovación, motivación, gloria, cultura, caribe, superación,progreso, a muchos de estos sabores combinados, a nosotros.


Después de finalizado el evento, nuestra vida sigue, y la pregunta también, y a ti ¿A qué te sabe Barranquilla?

© 2019 por Stella Marketing