Rebolo bajo el agua: "Crónica de una inundación anunciada"

"Que sea mi Dios quién tenga compasión de nosotros" afectada por el desbordamiento del arroyo Hospital.

Familia afectada con los enceres en la calle // Fotografía: Cortesía de la comunidad


Por: Ángela Pertuz


El cielo estaba “encapotado”, en su inmensidad primaba una mezcla extraña entre gris y azul oscuro. La brisa helada fue el preludio de una tarde tenebrosa que anunciaba días de horror para aproximadamente 80 familias victimas del desbordamiento del arroyo Hospital en Rebolo.


Maryuri alistaba el almuerzo, Geysi jugaba dominó y Jorge andaba «paquiao´»* en toda la 17* cuando los gritos de “se está metiendo el agua” los hizo correr a salvar lo poco que tenían de las estrepitosas aguas de un arroyo, que como aseguraron a Región.Caribe.ORG es producto de la “negligencia estatal”.

“La canalización, en la administración pasada, conectó al arroyo Hospital 4 más, haciendo un caudal muy fuerte y grande que no pasa por el canal existente; al ser muy angosto, el agua sale por las rejillas e inunda las casa que están por debajo del nivel de la calle” aseguró Jorge Niño, líder comunitario del barrio Rebolo.


Sin embargo, la Agencia Distrital de Infraestructura (ADI) en cabeza de su director, Alberto Salah, atribuyó el desbordamiento del arroyo a los malos manejos de la comunidad ante la cantidad de desechos y basuras que arrojan, provocando así, el taponamiento de agua a la altura del caño de la Auyama; algo totalmente ajeno al funcionamiento de la obra, pues, como expresa “la obra venía funcionando bien desde que fue entregada el año pasado”, no obstante, la comunidad asegura que esta era la crónica de una inundación anunciada.


“En el 2018 instauramos una acción de tutela porque también nos inundamos, pero la comunidad no se movió, ni nada, pero ahora todos estamos al borde, perdimos todo, todo, todo” expresó ansiosa, Geysi, quien en medio de la inundación socorrió, en compañía de sus familiares, a su madre, una mujer de 73 años con una operación de corazón abierto y complicaciones respiratorias.


“Cuando se inundó, eso fue horrible yo me arrodillé y lloré, porque me dije «Perdimos todo aquí», y vi a mi hijo metido en el arroyo – mi hijo- puntualizó, al lado de mi sobrina, mi perro y mi mamá; verlos ahí fue horrible” expresa Maryuri y añade “Eso quedó guardado en mi memoria, y más la segunda vez, eso es traumatizante”.

“Estamos cansados de perder lo poquitico que se consigue; ahora mismo en mi hogar todos estamos desempleados a la espera de que el alcalde se pronuncie, porque la estamos pasando mal”, Añadió Geysi.


Entre los afectados hay niños y adultos mayores // Fotografía: Cortesía de la comunidad


Y es que la comunidad coincide, quieren la presencia del alcalde “Queremos que el alcalde de la cara, aquí en Rebolo exigimos que venga, lo necesitamos, porque solo viene Salah y él le tira la pelota al alcalde y el alcalde a Salah y nada se nos soluciona” expresa Adolfo, quien firme añade “lo que nos tiene desesperados es la inoperancia del alcalde”.


“Le exigimos al alcalde que venga para que viva en carne propia lo que nosotros estamos viviendo” -Comunidad

Jornada de protesta de ciudadanos afectados exigiendo la presencia del alcalde en el barrio Rebolo // Vídeo: Adolfo de la Torre


Según lo comunicado por la administración se ha iniciado la demolición de 2 de las 76 casas que levantaran al nivel de la calle, “Hoy la decisión del alcalde es esa. Vamos a levantar el nivel de las casas. No vamos a estar repitiendo la historia cada vez que haya un evento de más de 60 mililitros” expresó Salah.


Sin embargo, la comunidad está en desacuerdo con la solución plateada pues afirman que no responde asertivamente al problema “Quieren levantar las casa, pero eso da lo mismo, porque va a seguir desbordándose el arroyo”.


Hasta el momento, la comunidad espera una respuesta mientras se debate si ir o no al hotel dispuesto como albergue al expresar tener miedo de perder lo que les quedó y a la posibilidad de contagiarse de Coronavirus.



Glosario


Parquiao´- Lenguaje coloquial para referirse a la acción de estar en un lugar de pie sin hacer nada.

La 17 - Calle del barrio Rebolo, al sur de la ciudad de Barranquilla.