"Quiñones tenía el sueño de ser campeón mundial": Jonathan Romero, boxeador vallecaucano

El boxeador Luis Quiñones luchó durante cinco días para ganar la batalla más difícil de su vida.

Foto: cortesía cuadrilátero.

Un duro golpe recibió el mundo del boxeo tras conocerse el fallecimiento del luchador santandereano Luis Quiñones, quien falleció en una clínica de Barranquilla tras combatir por varios días entre la vida y la muerte.

Quiñones estuvo internado por cinco días en la clínica General del Norte después de desplomarse en medio de un combate el pasado 24 de septiembre contra el colombo-venezolano José Muñoz en el coliseo Elías Chegwin, cuando ambos se median por la disputa del título nacional de las 140 libras.

El pugilista de 25 años nació en Barrancabermeja y se perfilaba para ser uno de los futuros protagonistas del país dentro de un cuadrilátero. Uno de sus sueños era ser campeón mundial.

Una de las primeras personas en reaccionar sobre el fallecimiento de Quiñones fue su hermano Leonardo, quien compartió un sentido mensaje de despedida por medio de sus redes sociales: “Cabeza como me decías y yo te decía, me has dejado un vacío enorme y a papá y mamá y hermana y hermano, vuela alto, ahora ya estás vestido de lino fino junto al padre celestial a quien tanto amabas y adorabas acá en la tierra, ahora estás allá junto a él, nos vemos pronto cabeza. Luis Quiñones”.


RegiónCaribe.org contactó a Jonathan ‘Momo’ Romero, campeón mundial de boxeo, quien fue compañero de Quiñones y contó a este medio cómo ha afectado a los pugilistas el triste desenlace que tuvo este peleador santandereano.

“Él era un pelao que se dedicaba bastante a este deporte, que estaba entregado y tenía un sueño de ser campeón mundial. Era una gran persona cristiana y es bien triste lo que pasa en este deporte, pero sabemos que el boxeo es un deporte donde estas cosas pueden pasar y es muy lamentable lo que le sucedió a Quiñones”, sostuvo Romero.

¿Usted habló con Luis antes de la pelea?


“Estuve con él y estábamos en el camerino todos juntos, incluso le dije que iba a estar pendiente de su pelea. Cuando Salió con el profe, lo saludé y tenía mucha motivación. De hecho, él estaba haciendo una muy buena pelea, ambos boxeadores se estaban lastimando y para mi iba ganando Quiñones, pero es fuerte lo que pasó”.

¿Qué pasa por su mente cuando un compañero pierde la vida en medio de un combate?

“Yo estaba viendo muchos comentarios en contra del boxeo, pero todos los que peleamos sabemos el riesgo que se corre y entramos muy conscientes de que en este deporte se puede acabar la vida de uno. Es lamentable porque es un conocido, un deportista que tenía el anhelo de ser campeón del mundo, él se mataba para entrenar y tenía las condiciones de llegar lejos, pero estas cosas pasan y es normal. Este deporte es duro y difícil. Aquí se gana y también se puede perder la vida y estamos conscientes de eso”.

¿Qué analizó usted de la pelea que sostuvo Quiñones?


“Ese fue un golpe que ya venía recibiendo durante varios rounds, no creo que haya sido un solo golpe él que recibió, sino que el cuerpo se enfrió cuando pararon para el protector del otro muchacho y ahí le dio el derrame”, fueron las palabras de Romero.

Entre tanto, la familia del boxeador anunció que el cuerpo de Quiñones será trasladado hasta Barrancabermeja, donde finalmente será sepultado.

Organizaciones, promotores, el ministerio del Deporte y el presidente Gustavo Petro, lamentaron este deceso y enviaron sus mensajes de condolencias a la familia de Luis, quien no pudo ganar esta batalla.