¿Qué ha pasado con la restauración del Teatro Amira de la Rosa?

El Banco de la República aseguró que cuentan con cinco años a partir de la fecha para la ejecución del proyecto de restauración del recinto cultural, y con 18 meses para entregar los diseños finales.

Fachada del teatro Amira de la Rosa. Foto: cortesía.

Desde hace aproximadamente cinco años el Teatro Amira de la Rosa bajó su telón, las luces se apagaron y los cientos de barranquilleros que durante mucho tiempo asistieron a las distintas presentaciones que allí se gestaban, dejaron de ir.

Este teatro que está ubicado en la carrera 54 con calle 52 y fue inaugurado en 1982, fue durante muchos años un punto de referencia cultural para la capital del Atlántico, en donde se llevaron a cabo centenares de obras y actividades enriquecedoras para la comunidad; sin embargo, con el pasar del tiempo fue deteriorándose hasta el punto de no poder seguir funcionando.

Ante esta situación, distintos gremios comunitarios y culturales de la ciudad alzaron su voz para que el Distrito o la Nación invirtieran en el teatro, con el fin de que pudiese seguir en funcionamiento; no obstante, el proceso ha sido largo y difícil ya que en un principio nadie sabía con exactitud a quien le correspondía esta intervención.

Entre toda la polémica que generó al principio todo el tema de la restauración del lugar, el Banco de la República (Banrep) afirmó que es esa entidad a la que le corresponde realizar todos estos arreglos, pues fue el Banco el que en 1980 recibió la figura jurídica del comodato del teatro por parte de la Sociedad de Mejoras Públicas de Barranquilla. Es decir, Banrep firmó un acuerdo mediante el cual, sin ser propietario, actuó para poner el teatro en funcionamiento y permitir la prestación de los servicios mientras que, al mismo tiempo, lo restituía a la Sociedad de Mejoras Públicas. Esto según la información que aparece en la página oficial del Banco.

De hecho, fue el mismo Banco el que cerró las puertas del teatro luego de que en el año 2015 se ordenara llevar a cabo un estudio técnico integral debido a la identificación de fisuras y desprendimientos de materiales al interior del inmueble, lo que suponía un peligro para los asistentes y por ello, Banrep decidió cerrar. Desde el momento del cierre del Amira, los barranquilleros comenzaron a preguntarse cuál era el motivo de la decisión y cuando volvería a darse su apertura.

Pese a que según Banrep en el mismo 2018 se comenzaron algunas intervenciones, no es sino hasta ahora que la entidad ha ‘reiterado’ su compromiso de que ‘si o si’ se ejecutarán las distintas obras; así lo indicó durante una reunión con gestores culturales y académicos de la ciudad que se realizó para dar a conocer detalles del avance del proyecto.

“Este es un trabajo bastante complejo, que se realiza de acuerdo a los lineamientos requeridos y se están cumpliendo unas fases. Es importante recalcar que el Banco no ha parado de trabajar”, dijo Diego José Restrepo, gerente del Banco de la República en Barranquilla.

Por su parte, Fernando Barona, director de la Unidad de la Red de Gestión Cultural del Banco, afirmó que desde el 2018 se crearon distintos grupos focales con la intención de aportar ideas que sean ‘clave’ para realizar la restauración del sitio, según él, allí se precisaron todos los aspectos que debe cumplir el recinto para que se pueda dar la reapertura. “Recogimos sus iniciativas y sugerencias y el Banco de la República lo ha tramitado técnicamente con las distintas instancias y con las firmas que van a adelantar los diseños del teatro”.

Según Barona, este miércoles se realizó una reunión con investigadores, académicos, organizaciones privadas y distintos gestores culturales de la ciudad para ‘recoger’ sus iniciativas y sugerencias para poder tramitarlas con las distintas instancias y firmas que adelantarán los diseños del teatro. Hasta el momento, Banrep aseguró que cuentan con cinco años a partir de la fecha para poder terminar todo lo que se necesita en el teatro y con 18 meses para entregar el diseño final.

Es preciso recordar que el 31 de agosto de 2006, mediante la Resolución No. 1277, el Ministerio de Cultura declaró al Teatro Amira de la Rosa como Bien de Interés Cultural de Carácter Nacional, por lo que perderlo sería un gran impacto no solo para Barranquilla sino para todo el país. Es importante mencionar también que este teatro es el único teatro público con el que cuenta la ciudad. El presupuesto para intervenir el sitio es de 60 mil millones de pesos.