¿Qué ha pasado con el caso de la joven embarazada que fue asesinada el pasado mes de diciembre?

Familiares y amigos de la mujer se dieron cita a las afueras de la Fiscalía con el objetivo de exigirle al fiscal encargado que priorice este caso para que el culpable de este crimen pague por lo que le hizo a Margarita y a su bebé no nacida.

Janeth Márquez, madre de la joven. Foto: Angélica Noguera

“243 días de impunidad en el feminicidio de Margarita Gómez Márquez y su bebé Sara. Exigimos justicia”, decía el pendón que Janeth Márquez, madre de la joven de 25 años asesinada el 18 de diciembre de 2021, sostenía en sus manos este jueves mientras reclamaba, frente a la sede principal de la Fiscalía seccional Atlántico, el esclarecimiento del caso de su hija el cual, según manifestó, hasta el momento no ha tenido ningún avance.

Con la voz entrecortada y sosteniendo el peso de su cuerpo con un bastón, Márquez vociferaba a través de un pequeño micrófono lo difícil que ha sido para ella afrontar esta situación, teniendo en cuenta, además, que su hija se encontraba en estado de gestación.

“Margarita era una joven llena de sueños como cualquier otra. Ella estaba enfocada en su embarazo, en sacarlo adelante, en darle lo mejor a su bebé quien ya tenía seis meses en la barriga de su madre y nos tenía a nosotros llenos de planes e ilusiones para el futuro, todo eso quedó destruido en un abrir y cerrar de ojos”, dijo la mujer a REGIÓN CARIBE ORG.

Según Márquez, pese a que ya hay indicios de quien fue la persona que le arrebató la vida a su hija, hasta el momento las autoridades no han adelantado las labores pertinentes para rectificar o desmentir si es o no esa persona la que acabó con la vida de Margarita.

“Como nosotros no somos personas de dinero entonces no tenemos el apoyo de casi nadie. Ya llevo ocho meses luchando con las uñas para ser escuchada, estoy segura que si fuese una persona más influyente ya se habría destapado todo, pero donde no hay plata tristemente no hay justicia”, agregó Márquez.

En el sitio se dieron cita también distintas asociaciones feministas que han estado apoyando a esta madre en su lucha por justicia. Una de ellas es Duvis Cantillo, quien pertenece al Movimiento Social Amplio de Mujeres Bloque Feminista y afirmó que este tipo de casos se han convertido en “el pan de cada día” al igual que la impunidad de los mismos.

“Estamos frente a una justicia que no respeta el derecho a la igualdad, vemos una total impunidad frente al caso de esta joven. No se ve ni siquiera una intención de las autoridades por esclarecer esto que se supone es un presunto feminicidio”, sostuvo la feminista.

De igual forma, Cantillo precisó que el motivo por el cual se cree que la muerte de la joven de 25 años se trató de un feminicidio es porque, al parecer, existen ciertas pistas que indican que el crimen se cometió debido a que terceras personas no estaban de acuerdo con que Margarita Gómez trajera al mundo al bebé que llevaba en su vientre.

“Ella quedó embarazada y el papá del bebé le exigía que se sacara a la criatura. Ella se negó y él incluso le ofreció dinero para que cediera, pero Margarita no quiso acabar con su bebé”, agregó la mujer.

En el sitio se realizó una decoración conmemorativa a la joven Margarita. Foto: Angélica Noguera

Referente al proceso legal, Janeth Márquez explicó que el caso ha cambiado de fiscal en dos ocasiones y que con el de ahora “ni siquiera puede hablar”. La mujer explicó a este medio que para ella se ha convertido en algo “difícil” averiguar siquiera en que va el proceso de la joven.

Por su parte Ana María Linares, ciudadana perteneciente al grupo feminista Mujeres Árbol, manifestó su “preocupación” frente al aumento de feminicidios que se está presentando no solo en la ciudad sino en toda la región.

“No se trata algo que solo ocurra aquí. Si levantamos la mirada y prestamos atención podemos darnos cuenta de que es en todos los departamentos del Caribe en el que frecuentemente se presentan casos de violencia contra la mujer proveniente de sus parejas sentimentales”, puntualizó Linares.

La madre y demás familiares que se encontraban en el sitio afirmaron que seguirán en su lucha por justicia y que “no descansarán” hasta que el responsable de estos dos asesinatos pague por lo que le hizo a esta joven y a su bebé no nacida, quien ya tenía nombre: Sara.