Mujeres sostenibles: beneficios de la copa menstrual para el cuidado del planeta

Este producto ofrece múltiples beneficios para las mujeres que lo usan y su aporte al cuidado del medio ambiente es significativo.

Este 22 de abril en el marco del Día de la Tierra, es una ocasión para conocer cómo las mujeres pueden convertirse en personas sostenibles durante los días en que ocurre su menstruación y generar un gran aporte al cuidado del planeta.


Actualmente, es de conocimiento que las toallas sanitarias y tampones producen una gran contaminación al medio ambiente. Estos productos al estar compuestos de plástico en su mayoría tardan muchos años en descomponerse, generando de este modo residuos que son nocivos y terminan en escenarios como el mar y los ríos, afectando la fauna y flora que en estos se encuentran.


La copa menstrual se ha convertido en una alternativa innovadora por los múltiples beneficios que esta ofrece en cuanto comodidad, precio y salud de la zona íntima de las mujeres. Además, un factor importante es el impacto que el uso de esta tiene en la preservación de nuestro entorno.


Este producto está hecho en silicona médica, un material que permite darle uso hasta por 10 años; un tiempo considerable en el que se reduce la cantidad de residuos que generan las toallas y tampones. Por otra parte, si se analiza el proceso de fabricación de los productos tradicionales desechables, esto también genera una huella de carbono producida por las grandes industrias.


Según cifras de la ONU, las mujeres que utilizan toallas sanitarias generan en promedio 60 kilogramos de residuos de este producto a lo largo de su vida, esto equivale a 100 mil toneladas de desechos al año.


Además, hay que tener en cuenta que estos productos desechables como toallas y tampones tardan hasta 500 años en descomponerse en su totalidad, alargando los efectos tóxicos que tienen para el medio ambiente.


Así las cosas, vemos un panorama preocupante y por lo cual desde #REGIONCARIBEORG invitamos a las lectoras a cambiar sus hábitos de higiene íntima y dar el paso de convertirse en mujeres sostenibles, que a través de cambios utilizando nuevas alternativas durante los días de su menstruación, contribuyan a proteger el planeta tierra de estos productos contaminantes que poco a poco lo destruyen.