Matronas y sus dulces en tiempo de cuarentena en casa

Actualizado: abr 15

En temporada de Semana Santa y de dulces tradicionales, Jennifer Marsiglia se acuerda de las recetas que sus tantas tías le enseñaron a preparar o los encargos que le pedían cuando visitaba a su familia en Córdoba, donde dice ella verdaderamente se vive la Semana Santa, resaltando la importancia de cocinar los dulces en casa porque “allí donde se originaron”.


Dulces de María Rúa


“Aprendí a cocinar de mis tías y mi mamá, los dulces siempre han sido complicidad de la abuela” comenta Jennifer. Su goloseria y pasión la han llevado a experimentar con la cocina tradicional y crear la RED MATRONAS con su FUNDACIÓN ATI, la cual se conforma por mujeres y hombres portadores de “Sabores y Saberes” de la gastronomía Caribe y quienes a pesar de la cuarentena en casa continúan animando a seguir con la tradición de los dulces.


“Creo que es importante cocinar los sabores tradicionales en casa porque fue allí donde se originaron, en el hogar. Es la creatividad de cocinar con los recursos que se tiene a la mano. Volver a esto más que verlo ahora como una limitante por el tema de la cuarentena, creo que nos da la oportunidad de de regresar a compartir , haciendo dulces y otras preparaciones, pero también compartir la mesa y dialogar acerca de los valores que en el hogar se construye” comenta Jennifer.

Desde su cuenta @saboresysaberes Jennifer comparte videos y fotografías de las preparaciones típicas de las matronas, con su respectiva receta. Algunas de ellas nos contaron su experiencia con las preparaciones de los dulces de Semana Santa.




La tradición de los dulces proviene de las prácticas religiosas de la iglesia católica en época de Semana Santa, temporada en la que se abstenía de comer carnes, realizando ayunos por lo que las calorías del dulce eran la mejor opción para mantener las energías.


En el Caribe colombiano estas fuentes de energía se en han convertido en dulces de las frutas de la región como mongo mongo, ñame, guandú, papaya, ciruela, coco, entre otros son los sabores. En la ciudad de Barranquilla las comunidades afro son reconocidas por realizar en cantidades para vender en todas las esquinas, sin embargo con la situación de la pandemia los domicilios se han implementado con ayuda de la AlcaldÍa a través de la iniciativa ‘Dulce Semana Santa’ (mira la nota aquí)


Por otro lado María Rúa del corregimiento de Sibarco y quien hace parte de la RED MATRONAS, también distribuye a domicilio al municipio de Baranoa. Sus recetas y sazón proviene de su familia, especialmente de sus dos padres, quienes la han acompañado por 18 años en el aprendizaje de la gastronomía tradicional.


“Mi dulce favorito se del de mago verde, lo amo ese sabor agridulce es uff“ me comenta María, a través de whatsapp. Actualmente es estudiante de Guianza Turística y junto su familia se dedica a “mantener las costumbres” a través del emprendimiento gastronómico con el que prepara los típicos pasteles,sancocho a o dulces.


“Mi padre era con quien principalmente hacíamos los dulces, él me ha enseñado algunos tips para las preparaciones y para la cocción. Mi papá es uno de los más meticulosos, él y yo somos los que actualmente hacemos los dulces aca en la casa y siempre para Semana Santa nos dividimos“.

El dulce de guandú fue el primer dulce que aprendió a hacer, ya que son una de las preparaciones insignias de Sibarco desde se celebra el Festival del Guandú y el Bollo de Yuca. Junto a su padre María participa en los festivales gastronómicos del Atlántico




Cerca de Sibarco Adriana Cepeda, de sus 28 años tiene 15 dedicándose a la comida tradicional vendiendo dulces, sancochos y pasteles, desde su casa en Galapa donde cocina en leña. Ella aprendió preguntando, observando y preparando,“Fui practicando practicando hasta que di con el sabor y la textura que quería que quedaran”.


A pesar que los dulces son conocidos por venderse en esta época, ella prepara durante todo el año, siendo los de coco con leche, coco con piña y guandú, los que más les encargan.


“Me gusta preparar comida tradicional porque al comerla se puede decir que hacemos un viaje en el tiempo, recordamos personas, lugares, épocas y ver la cara de las personas cuando logran este estado es muy agradable, y a parte de eso conservamos la tradición yo por ejemplo crió gallinas y patos y en cualquier cumpleaños de la casa no falta una preparación con uno de estos animales” comenta Adriana.

Para hacer su dulce favorito, el de coco con leche, prepara 10 cocos, 12 litros de leche, 1 litro de agua, 5 libras de azúcar y las propias cucharaditas de sal, canela y clavito en polvo.


Jennifer Marsiglia, espera que RED MATRONAS crezca aún mas por medio de la Fundación con la cual se ha llevado a cabo diferentes proyectos como el diplomado "Sabores y Saberes" buscando conectar a las matronas y cocineros que quieren aprender del sazón casero y tradicional que tanto nos caracteriza el Caribe.