Inundaciones han dejado más de 14 mil damnificados en el departamento de Córdoba

Se estima que en agosto, septiembre y octubre la situación se vuelva más crítica para los cordobeses.

Inundaciones en Córdoba. Foto: cortesía

Al menos el 80 por ciento del departamento se encuentra “bajo el agua”. Según datos suministrados por organismos de socorro y la Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú, un total de 24 de los 30 municipios que tiene el departamento cordobés se han declarado en calamidad pública. Según afirmaron, la actual ola invernal ha dejado hasta el momento cerca de 14.326 damnificados en esta parte de la región Caribe.

Estas inundaciones son causadas por el desbordamiento de los ríos Sinú, San Jorge y el Cauca, los cuales se filtran por medio del chorro de Cara ‘e Gato.

Ante esta situación, Albeiro Arrieta, subdirector de Gestión Ambiental de la Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y San Jorge, manifestó que actualmente se están llevando a cabo todos los protocolos necesarios para intentar mermar las inundaciones en el departamento.

“Estamos llamando a los consejos municipales de gestión de riesgo para que realicen las actividades preventivas correspondientes”, afirmó Arrieta.

De igual forma, el funcionario manifestó que el fenómeno de ‘La Niña’ sería el responsable de estar incrementando hasta en un 30 por ciento las lluvias que se están presentando en esta ola invernal.

“Una temporada de lluvias como esta, tan intensa como la que estamos viviendo sobrepasa muchas capacidades del orden regional, por lo que se requiere el apoyo de la Nación para poder atender a todas estas familias que se encuentran damnificadas”.

Por su parte, Lourdes López, diputada del departamento del Atlántico, se pronunció ante esta problemática, afirmando que es “una situación muy preocupante” la que sucede con los municipios ribereños no solo de Córdoba sino de todos los que están cerca del río Magdalena o del canal del Dique. Según la funcionaria, han pasado casi doce años desde que ocurrió la tragedia del 2010 en la que la fuerte ola invernal que golpeó a la región Caribe trajo consecuencias catastróficas. Precisó que desde entonces el Fondo de Adaptación se comprometió a realizar obras para que este tipo de catástrofes no se volvieran a presentar; sin embargo, “hasta el momento no han realizado nada”.

“Yo creo que la gente tiene toda la razón de sentirse con la angustia que se sienten, nosotros en el 2010 vimos que el gobernador Eduardo Verano dijo que el sur está blindado, pero lo que pasó después fue muy grave”, precisó la diputada.

De igual manera, la funcionaria explicó que los alcaldes de los municipios han recibido sus administraciones “en grave peligro” y que este tipo de situaciones se han debido prever pues, “la naturaleza no avisa”.

“Esto es grave, gravísimo, y aún no tenemos la segunda temporada de lluvia que es la peor, septiembre y octubre esto va a ser mucho más grave”, puntualizó.


Actualmente los moradores del bajo Sinú son los que enfrentan la situación más “complicada”, pues el desbordamiento del río Sinú sobrepasó el nivel de una obra de contención que se había realizado en la zona rural de Lorica. Los de Ayapel también viven un momento crítico por los altos niveles del río San Jorge y el río Cauca.

Hasta el momento se han contabilizado en Córdoba cerca de 5.500 familias que han sufrido las inclemencias del clima; sin embargo, se cree que la ola invernal actual se extenderá hasta aproximadamente el mes de noviembre. Ante esto las autoridades han solicitado estar al tanto de lo que vaya ocurriendo y que se activen todos los protocolos necesarios para lograr así evitar que la situación siga escalando a mayores.

Le puede interesar: El invierno, riesgo permanente de una tragedia