En Sucre van 82 mil damnificados debido a emergencia invernal

La alta cifra de damnificados sigue subiendo debido a que han aumentado los niveles de las aguas en la región de Rabón.

Los ciudadanos han calificado esta situación como algo "sumamente preocupante". Foto: cortesía.

Nuevamente el acceso a la vía principal de la Mojana está inundada. Desde inicios de esta semana los niveles de agua en la región de Rabón volvieron a aumentar, causando así que hasta el momento se sumen más de 82 mil ciudadanos los que están en calidad de damnificados (entre la temporada invernal anterior y la actual), esto debido a que el fuerte invierno sumado a las inundaciones han terminado por destruir cientos de viviendas del departamento sucreño, esta elevada cifra equivaldría a aproximadamente 30.900 familias.

En los días que lleva la actual ola invernal ya han sido afectadas alrededor de 3 mil 240 personas, lo que representa a cerca de 1.110, la mayoría ubicados en los municipios de Tolú, Corozal, Toluviejo, Colosó, San Onofre, entre otros. La mayoría de viviendas sufrieron serias afectaciones de tipo estructural, algunas han quedado destechadas y otras han quedado casi que en ruinas por los deslizamientos que se han presentado.

“Han sido días muy difíciles, en especial por el temor de que las casas sigan cayéndose y se haga un efecto dominó. Hay sectores en los que definitivamente solo quedan escombros, familias enteras lo han perdido todo y solo nos queda la impotencia porque no podemos hacer más. Es algo duro y realmente hay personas que están peor, pues mi casa está que se cae, pero gracias a Dios sigue en pie, pero hay gente con niños pequeños que no tienen a donde ir ni donde comer y están ahora mismo viviendo de las pocas ayudas que les brindan vecinos o familiares. Esto es algo muy feo”, dijo Teresa Muñoz, moradora del municipio de Corozal.

La Unidad de Gestión del Riesgo de ese departamento declaró que las mayores afectaciones durante esta segunda emergencia ambiental se han presentado especialmente en las subregiones de Montes de María, Golfo de Carrasquillos, Sabanas, la Mojana y San Jorge. “Seguimos con las obras de mitigación en los puntos críticos de todo el departamento”, dijo la entidad.

Por su parte, el alcalde del municipio de San Benito, Manuel Cadrazco, aseveró que la problemática que envuelve todo este tema es muy complejol. Según él, lo “más difícil” es el tema de las aguas, pues son estas las que inundan los terrenos y posteriormente los debilitan, causando así que decenas de viviendas terminen por derrumbarse. De igual forma, el agua se mete hasta las casas dañando todo a su paso, desde electrodomésticos hasta enceres del hogar, colchones y ropa.

Asimismo, el mandatario municipal precisó que las aguas ya habían descendido su nivel y estaban en 1 metro con 40 centímetros, pero ahora tras las nuevas lluvias “el nivel subió entre 70 y 80 centímetros más”.

“Si esto sigue así la cosa se va a poner fea, las aguas están subiendo mucho y el cruce de aguas sobre El Cauchal se ha vuelto a presentar”, apuntó.

Por el momento solo resta esperar que el Gobierno nacional tome cartas en el asunto, o que la situación pase a mayores.