Con el agua al cuello y los pies mojados: así viven su día a día en el sur del Atlántico

Inundados, con pérdidas materiales y enfermedades virales: así afirman estar los ciudadanos de los municipios ubicados al sur del departamento del Atlántico, quienes lanzan un S.O.S a las autoridades.

Los ciudadanos han optado por sacar al sol las pertenencias que quedaron "para intentar que se sequen". Foto: Región Caribe ORG.

Sonreír no es una opción, así lo dijo Lauretano Vásquez, un hombre de 67 años que vive solo en el municipio Sibarco en la zona rural de Baranoa y quien afirma que las fuertes inundaciones “lo han dejado sin nada”.

“Perdí todo y ya me voy. Es lo que siempre quise evitar porque aquí yo me rebuscaba, pero ahora no tengo nada, mi casa de zinc terminó flotando en las aguas lluvias y mis pocas cosas materiales bañadas por el agua. Ahora me voy donde una hija quien me va a recibir, pero esto es algo muy triste para mi corazón”, dijo el hombre, quien vivía en una pequeña casa improvisada que él mismo construyó.

Así como Vásquez, son más de 50 familias de esta zona rural del Atlántico que han tenido que abandonar sus hogares y pasar a calidad de damnificados luego de que la fuerte ola invernal por la que atraviesa actualmente el país los dejara sin nada.

“Es algo difícil, pasar de tener tu techo, tus cosas, así sea en medio de la pobreza, pero al final tuyo, y perderlo de la nada. Es muy duro ya que pese a que el invierno siempre pega duro aquí yo no me imaginé que algo así podría pasarme y menos a mi edad”, agregó el hombre.

Y es que, la situación se ha convertido con el pasar de los días en algo “incontrolable”, pues no son solo las lluvias, sino que a eso se le suman otras problemáticas como la falta de canalizaciones, las basuras en los arroyos y el inconveniente que hay con el embalse del Guájaro.

En el caso de Sibarco han sido en total 400 viviendas las que han resultado seriamente afectadas, luego de que el pasado jueves el arroyo San Juan ubicado en ese sector se desbordara luego de un fuerte aguacero y se metiera a las cientos de viviendas que tuvieron que ser rápidamente desalojadas, así lo aseguró el alcalde de Baranoa, Roberto Celedón.

“Recibimos reportes de inundaciones en Sibarco, por segunda vez en la semana, y Pital por el aguacero torrencial de hoy (jueves). La situación desborda nuestra capacidad de respuesta. Pedimos ayuda para atender esta emergencia y seguimos esperando la visita del director de la Ungrd”, dijo el mandatario municipal a través de su cuenta oficial de Twitter.

Sumado a todo lo anterior, las familias del sur del Atlántico, más precisamente las de Sibarco han afirmado que desde el jueves se encuentran sin el servicio de agua, por lo que desde entonces han estado sin poder utilizar los baños y cocinas con normalidad y han asegurado que sus actividades domesticas las han tenido que hacer “con agua de arroyo”.

“No tenemos como describir esto que pasó porque es algo que nunca habíamos vivido, es una situación muy tenaz. Ahora mismo lo que pedimos es que nos pongan el agua porque no tenemos agua ni para lavar los platos, tenemos toda la casa sucia. No nos han traído ninguna ayuda y necesitamos que la Gobernación o el presidente se hagan presentes”, dijo Evaristo Bolívar a los micrófonos de Caracol Radio.

Según el hombre, tanto niños como adultos han tenido que dormir en el piso, pues tras perder todo en las inundaciones se quedaron sin colchones, colchonetas e incluso ropa. Explicó que por el momento la ayuda que más necesita la comunidad es que se les lleven artículos para poder dormir, artículos de aseo, alimento y ropa, en especial para los más pequeños quienes han tenido incluso que permanecer descalzos ya que muchas familias perdieron incluso sus zapatos.

Por el momento lo que los ciudadanos han optado por hacer es sacar sus enseres a la calle para “intentar que se sequen”. Asimismo, la comunidad aseveró que “para poder comer” han hecho vacas entre todos los vecinos para cocinar para todos y que así puedan comer.

“No solamente mi familia sino todas las familias de este barrio que estamos sin alimentos, sin colchones, sin medicinas. hay niños enfermos sin ropa, sin zapatos, necesitamos que nos traigan cosas, que nos ayuden, no tenemos donde dormir, estamos durmiendo en el piso con esta humedad y por eso hay niños enfermos con fiebre con tos y otras virosis”, dijo por su parte Patricia Arrieta, moradora del barrio el Campito en Sibarco.

¿Qué acciones se están tomando?

Ante este panorama la Asamblea del Atlántico llevó a cabo una audiencia pública, en la cual se revisaron las acciones que ha emprendido la Gobernación del Atlántico para mitigar la problemática a los pueblos del sur del Atlántico.

La reunión fue apoyada por unanimidad de los diputados y del segundo vicepresidente de la corporación, Nicolás Petro, quienes enfatizaron en su llamado para que se le preste a esta problemática la atención necesaria y “una solución definitiva”.

Por su parte, la subsecretaria de Prevención y Atención a Desastres, Candelaria Hernández, aseguró que actualmente ya se realizaron convenios con los alcaldes de los municipios afectados, con la finalidad de dar apoyo económico para llevar a cabo las obras de contención y mitigación que se requieren en el Canal del Dique y demás arroyos que representan un riesgo para la ciudadanía.