¿Cómo ha evolucionado la inclusión de la comunidad LGBT en la Región Caribe?

Actualizado: 5 jul

En en el Caribe colombiano la aceptación a la comunidad LGBT ha ido en ascenso gracias a los esfuerzos de las distintas comunidades que abanderan esta lucha.


53 años han pasado ya desde aquel 28 de junio de 1969 cuando por primera vez en la historia de América, la comunidad LGTB alzó su voz de protesta contra la persecución, el hostigamiento y la discriminación que desde siempre había vivido. Ese día de junio marcó un precedente, un antes y un después. Desde de ese día cada año se celebra el Día Internacional del Orgullo LGTB.



En Colombia se comenzó a ver con ojos de “aceptación” a esta comunidad apenas hasta el año 1980, cuando se creó el Decreto 100, el cual despenalizó la unión entre personas del mismo sexo; sin embargo, esto no hizo que automáticamente la sociedad en general aceptara la homosexualidad, pues Colombia siempre ha sido un país conservador, especialmente en aquellas épocas en las que ser homosexual era un tema muy cuestionado que permanecía “bajo las sombras” y quienes tenían la “osadía” de mostrar una orientación sexual diferente en público, era tildado, rechazado e incluso agredido físicamente.

En el Caribe colombiano las cosas tuvieron un panorama igual que en el resto del país durante mucho tiempo; sin embargo, se ha ido logrando un cambio significativo gracias al apoyo de distintos grupos colectivos que desde hace años vienen abanderando la lucha por los derechos de los LGTB en la región.


También es importante señalar que en el año 2009 se creó la corporación Caribe Afirmativo, entidad que busca consolidar una cultura de paz a partir del reconocimiento, el fortalecimiento de los procesos de construcción y el ejercicio pleno de los derechos desde la diversidad sexual y de género en el Caribe.


Este medio informativo dialogó con María Fernanda Ferrer, coordinadora del área comunitaria de Caribe Afirmativo, quien explicó que, gracias al arduo trabajo de la corporación, en los últimos años la estigmatización y el rechazo hacia la comunidad LGTB en la región Caribe “ha ido disminuyendo exponencialmente”, tanto que, según ella, los municipios que antes eran tildados de homófobos, hoy día se unen a las festividades que se celebran por el Día del Orgullo LGTB.


“La situación con la comunidad no es ni sombra de lo que era antes y estamos muy sorprendidos y felices por eso. En esta ocasión las marchas tuvieron más de 300 asistentes por municipio, mientras que antes no llegaba la cifra ni a los 70. Hicimos una semana de actividades por el mes LGTB donde participó Alcaldía, Bomberos y la Armada Nacional e hicimos muchas actividades de reeducación”,

afirmó Ferrer.


Asimismo, Ferrer explicó que este cambio se ha dado en gran medida debido al trabajo que viene realizando esta organización por los derechos de la comunidad LGTB en el territorio caribeño: “tiene que ver con que se hace desde Caribe Afirmativo un proceso de formación para entender un poco esta agenda y todos los temas de LGTB, la atención con enfoque diferencial y todas esas necesidades y apuestas que deben estar desde la administración pública”.

Región Caribe ORG también pudo conversar con Rolando Romero, quien es miembro de la comunidad LGTB del municipio de Puerto Colombia y quien aseveró que, pese a que aún existe la homofobia en su entorno, “no se vive igual que hace algunos años”.


“Antes daba miedo salir a las calles y que la gente supiera nuestra orientación sexual, hoy en día ya no da miedo, pero pienso que aún deben hacer más campañas para concientizar a las personas de que nuestra orientación sexual no nos hace distintos a ellos”, manifestó Romero. “En otros lados de Colombia aún hay personas que viven con mucho miedo, esperemos que esto cambie para todos”, agregó.

Sin lugar a dudas aún falta mucho camino por recorrer para que en Colombia y especialmente en la Región Caribe la homosexualidad deje de ser un tabú por completo; sin embargo, es evidente que vamos por buen camino, pues poco a poco el estigma que había en esta comunidad minoritaria va quedando en el pasado y se van trazando nuevos caminos de aceptación y normalización.