‘Boceto de una tragedia’, memoria de las corralejas de Sincelejo que se cayeron hace 40 años

Actualizado: ene 21

Los sobrevivientes tienen el recuerdo imborrable de ese 20 de enero de 1980 que cegó un número indeterminado de vidas, según sus testimonios

Foto: cortesía Chiro Castellanos.


Por: Aldira Chamorro Ojeda.

El 20 de enero de 1980 sigue en la memoria de los sobrevivientes de la tragedia ocurrida en Sincelejo, al desplomarse una parte de los palcos de tres pisos, colmados de entusiastas sabaneros, amantes de las corralejas y orgullosos de sus festividades.


Luego de un minucioso trabajo de reportería y producción audiovisual, la comunicadora social y artista visual, Chiro Castellanos, recopiló y organizó su material de investigación en la obra “Boceto de una tragedia”, que será instalada hoy a las 5:00 p.m. en el marco de la exposición Plegaria 40 y que tendrá como escenario el parque Los Libertadores de la capital sucreña.


Plegaria 40 hace parte del Festival Enerino de las Artes, que presenta acciones simbólicas desde el arte contemporáneo.

Foto: cortesía Chiro Castellanos.


“Esta obra revela y rescata el testimonio de un pueblo que sobrevivió a la tragedia de la caída de las corralejas, hace 40 años. Las nuevas generaciones heredan un pedazo de memoria a partir de la escucha consciente de algunas voces que fueron testigo de lo que ocurrió aquella tarde fatídica en Sincelejo. Esta obra es una radiografía que esboza memoria, reflexión e identidad”, explicó Castellanos.


La obra contiene emotivos testimonios de personas que fueron testigos de la tragedia y que representan la memoria de la misma. Todavía hoy esos testigos no saben, a ciencia cierta, el número exacto de fallecidos. Unos hablan de 300, otros dicen que fueron más de mil.

Foto: cortesía Chiro Castellanos.


En lo que sí concuerdan todos es en que los tres toros que quedaron en el centro de la corraleja permanecieron inmóviles y eran incapaces de embestir a las personas que, desesperadas, angustiadas y heridas, pasaban por el lado de ellos.

En la imagen aparece María Andrea Otero con una pierna enyesada. Foto: cortesía Chiro Castellanos.


María Andrea Otero, de 50 años, era una niña cuando ocurrió el insuceso y hoy lo recuerda como un hecho cinematográfico. “Sentí un silencio donde yo seleccionaba lo que quería escuchar, habían gritos a la distancia y gente pidiendo auxilio”.


Lile Otero es otra de las sobrevivientes. “Nunca me imaginé la magnitud de lo que estaba pasando. Cuando me vi estaba en el suelo, habían muchas vigas, la gente gritaba, lloraba, le quité de encima la viga a una niña que me pedía auxilio”.

Foto: cortesía Chiro Castellanos.


“El día del siniestro comenzó a llover a cántaros, un aguacero terrible, causa fundamental de la falla estructural del palco que se vino abajo. La lluvia ablandó el terreno y la estructura de madera del primer palco falló y se vino abajo en forma perpendicular”, explicó Carlos Anaya.


Estos son solo algunos de los 30 testimonios recopilados por Chiro Castellanos, que dan cuenta de la memoria histórica de ese 20 de enero de 1980, que ha quedado imborrable en la recordación de los sobrevivientes y que documentan a las nuevas generaciones sobre la tragedia que apagó las festividades patronales de Sincelejo.

© 2019 por Stella Marketing