Aceite, polvo y más na' para ser un Son de Negro

La Danza hace honor al sello característico del hombre negro (palenquero-negro cimarrón) presente en la Zona del Canal del Dique.

Fotos: Alejandro Matías.


Morisquetas con labios rojos y su piel completamente negra con el sombrero de colores son características para identificar a un Son de Negro en cualquier lugar.


Pero nace una incógnita de cómo personas del común pasan a hacer parte de una de las antiguas tribus guerreras del Congo, originario de África. Sencillo, sólo requiero un poco de aceite de cocina y un polvo peculiar.


Resulta que la danza de carácter guerrero-callejera, que se compone por grupos de bailarines 'negros', mezclan la grasa con un poco de polvo oxido de hierro sintético. O bueno, así hace el grupo Son de Negro de Soledad.




Antes de llegar a cualquier presentación, los jóvenes toman cualquier utencilio reciclable desde pedazos de llantas, palos en sus casas para convertirlos en espadas, hasta pedazos de juguetes, cartón o fomi para hacerlos parte de su vestimenta y el ritual.

Asimismo para finalizar el vestuario, unas chancletas (preferiblemente negras) y unos pantalones del mismo color de la piel. Y en la puesta en escena del baile usan un sombrero de paja con flores de colores arriba para finalizar para variar.


En su coreografía los actores trazan figuras y planimetrías que se enmarcan en el Juego de Son de Negro.

© 2019 por Stella Marketing