Violencia de género, problema de salud pública

En Colombia, las mujeres son víctimas del 79,3 % de los casos de violencia física.

Imagen del Instituto Nacional de Salud.


Por: Aldira Chamorro Ojeda

Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, fueron tres hermanas que se opusieron a la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo, en ​República Domniicana. Las tres fueron asesinadas el 25 de noviembre de 1960, junto con el conductor Rufino de la Cruz. Por ello, las hermanas Mirabal se convirtieron en símbolo mundial de la lucha contra la violencia hacia las mujeres.


Han pasado 59 años y, desafortunadamente, la violencia contra el género femenino persiste tanto que, en Colombia, el Ministerio de Salud y Protección Social dispuso, en 2008, de un sistema de información para hacer monitoreo y seguimiento a los casos de violencia de género en el territorio nacional.

Imagen: Prensa - Gobernación.


Esta vigilancia, contextualizada en la salud pública, incluye casos sospechosos de violencia física, psicológica, sexual, negligencia y abandono, casos que, una vez identificados, se activa la ruta de atención integral e interinstitucional a las víctimas, que incluye atención en salud, de acuerdo al tipo de violencia, implementación de medidas de protección a las víctimas y su familia, así como la judicialización de los agresores.

El Boletín Epidemiológico Semanal 46 del Instituto Nacional de Salud (INS) registra que, hasta el 16 de noviembre de 2019, en la presente anualidad han sido notificados 102.410 casos sospechosos de violencia de género e intrafamiliar, con una incidencia de 205 casos por cada 100.000 habitantes.


El análisis del registro estadístico que se hace en el boletín institucional, establece que en el comportamiento acumulado de estos casos por entidad territorial procedente, se observa que Antioquia, Barranquilla, Córdoba y San Andrés presentan aumento en el número de casos, en comparación al promedio de lo notificado para el mismo periodo entre los años 2012 a 2018.


Imagen: Prensa - Alcaldía.


La vigilancia y seguimiento a estos casos de salud pública determinó que, en términos de violencia física, el 79,3 % corresponde al sexo femenino, el 78,0 % de los agresores son hombres, el 75,0 % de los casos el agresor es un familiar de la víctima, donde la pareja es el mayor agresor con el 37,5%.


En lo que respecta a la violencia psicológica, las mujeres aportan el 85,0% de las víctimas. El 82,0 %de los agresores son hombres y en el 87,0 % de los casos el agresor es un familiar de la víctima; en la mayor proporción de casos el perpetrador es la pareja de la víctima y otros familiares como padre, madre, hermanos.


En la violencia sexual, las mujeres ocupan 85,3 % con afectación directa y en lo que respecta a negligencia y abandono, registran el 55,4 % de los casos. Según el escenario del hecho el 70,8% de los casos ocurren en la vivienda, seguido la de vía pública con el 13,6%