Video|Gabriela, más allá de una peluca

Un trabajo de tres estudiantes de la Universidad Autónoma del Caribe contando la vida de un miembro de la comunidad en el día del orgullo LGTB.


Por: Alejandro Matías, Camila Villarreal y Valentina Palacio


El drama central de Marvin Alfonso Sanín Hernández es que creció siendo hombre pero sintiéndose mujer. ¿Cómo es crecer sintiéndose en el cuerpo ajeno en una ciudad, cosmopolita, jocosa e indiferente como Barranquilla? ¿Cómo abandonar todo aquello implementado del deber ser por haber nacido con determinado sexo? Y finalmente ¿A qué se enfrenta nuestro protagonista en un país tan conservador?


Es por eso que nuestra historia empieza por Marvin, así, a secas, como el se ve ante los ojos de sus padres y conocidos pero pronto se convertirá en Grabriela Massoni, la representante de Barranquilla en el reinado Miss Gay Caribe Diverso 2018, su transformación no solo comienza con una peluca y maquillaje, va más allá, su manerismo, la forma en como habla, como se mueve e incluso como trata a su más allegados indica que ese otro que habita en él.


Hablar de Marvin “el hombre” cuando ya está casi transformado en Gabriela no es nada sencillo pero más que un protagonista, Sanín se quiere convertir en un relator de una historia que le pertenece a una comunidad que decidió no estar más entre las sombras bajo la etiqueta del “clóset”, por eso no le apena contar las veces que han tocado de manera inadecuada partes de su cuerpo, las burlas que ha sufrido en los desfiles de carnaval, el rechazo de su familia y el incondicional amor que le tiene a su novio y cómplice: Manuel de la Cruz.


¿Cómo se conocieron? ¿Cuánto tiempo llevan juntos? ¿En qué momento pasó Gabriela de un chiste a una realidad? Podría decirse que estas son las preguntas obvias que se les preguntaría al ser pareja, pero esto cobra un segundo plano cuando ellos cuentan solo anécdotas de sus momentos más felices, angustiantes y de planes a futuro.


Manuel es la roca de Marvin, y este a su vez es el complemento perfecto de Manuel, quien se convierte tras bastidores casi en un manager, con todo fríamente calculado, desde los trajes, los zapatos, el maquillaje, el discurso las posibles respuestas a preguntas googleadas que podrían preguntarle el jurado.


Gabriela tiene una gran comitiva, muchos pertenecientes a la comunidad LGBT, orgullosos y sin vergüenza alguna se muestran ante la cámara, otros son más reticentes, esperando que algún día dejen ser parte de la sociedad del espectáculo y se les permita ser humanos.


Este trabajo es cortesía de Alejandro Matías, Camila Villarreal, Valentina Palacio y demás compañeros, que son estudiantes de Comunicación Social- Periodismo de la Universidad Autónoma del Caribe. Recuerda que puedes mostrarnos el Caribe enviando sus videos a info@regioncaribe.org.

Gabriela queda de virreina, algunos vitorean, otros abuchean, la endofobia se hace presente, las cámaras después de esto nos seguirán ocultas, se vuelven actores, días después son las fotos de Marvin de niño las que se hacen presente en una sala de estar donde está sentada su madre, carismática, cariñosa y algo reticente abre su corazón hacía un largo camino de aceptación que no ha logrado culminar.

A este punto se preguntarán ¿Por qué esta historia? Queremos hacer un documental que interrogue a Marvin sobre la busca de su feminidad y como esta choca con la expresión de las personas que la rodean, que ante el diario vivir dicen verlo como una rareza sin remedio, más digno de lástima que de otra cosa.


Buscamos lograr un retrato conmovedor e íntimo, que también deja ver cómo, detrás de tanta fortaleza y sufrimiento, hay un terrible bache institucional, en el que las instancias estatales que deberían proteger a los más débiles han fallado en su misión.