Una labor detallada, numérica y humana, así es el trabajo de los scouts de Grandes Ligas

Los veedores se encuentran en la ciudad de Barranquilla por el Mundial sub 23 de Béisbol.

Foto: Alejandro Matías.


Concentrados, con libretas pequeñas, un cronometro y una tabla para tomar las estadísticas, observando cada jugada como si fuera la última. Su labor va más allá de revisar cada jugada detalladamente.


Esa es la labor de los scouts de equipos de Grandes Ligas que se encuentran en estos días en la ciudad de Barranquilla, por el Mundial sub 23 que se lleva a cabo en el Édgar Rentería. Otra de sus labores es medir, con una pistola de radar, la velocidad con que los pitchers lanzan la pelota.


Ellos elaboran todo un informe, con cada capítulo del juego con toda clase de información numérica y se muestran indiferentes a cada jugada respecto a los demás aficionados del 'diamante' de la capital del departamento del Atlántico.


Muchos se encuentran dispersos por el complejo. Otros se sientan juntos pero hasta ahí, no existe ningún intercambio de información.


Lo último que miran, según en una entrevista realizada a Alejandro Rodríguez, veedor de los Tigres de Detroit, es su comportamiento fuera de la cancha.


"El jugador que venga a Grandes Ligas tiene que ser demasiado bueno. La mayoría solo brinda a la organización en Doble A o Triple A. Actualmente el béisbol no mira al jugador que más corras, entre otras cosas. También se revisa su comportamiento fuera de la cancha, como es en realidad como persona".

© 2019 por Stella Marketing