Una bogotana es la primera mujer en la historia en ganar el Premio de Cuento La Cueva

Su nombre es Yulieth Mora Garzón. Por ser la ganadora, recibirá un premio de 20 millones de pesos; además, como ya es tradición, su cuento integrará la antología del concurso, la cual será publicada en los próximos meses.



Ganadoras del Premio de Cuento La Cueva. De izquierda a derecha: Lucía Vargas (tercer puesto), Laura Bolaño (segundo puesto) y Yulieth Mora (primer lugar). Foto: Instagram de Yulieth Mora

Con el cuento titulado “Quién te hizo apagar la luz y quedarte adentro”, la comunicadora social bogotana Yulieth Mora obtuvo el primer puesto en el Premio Nacional de Cuento La Cueva, que, desde su primera versión, realizada hace 10 años, se ha venido convirtiendo en el certamen más importante de ese género en Colombia. La autora, como galardón, recibió 20 millones de pesos. Su historia fue juzgada como la mejor entre más de 2.500 relatos participantes.


Por otro lado, el tercer lugar lo ocupó Laura Bolaño con “El contacto”, mientras que el segundo accésit fue para Lucía Vargas, argentina residente en Colombia, con el relato “Lo único que hay es este fuego”. Ellas recibieron 2 y 3 millones de pesos, respectivamente.


Luego de la ceremonia de premiación, celebrada durante la noche de este miércoles en el restaurante-bar La Cueva, Yulieth Mora publicó un mensaje en su cuenta de Instagram. “No me esperaba ganar", escribió allí, "a pesar de que cada año abro mi carpeta de textos y envío un cuento al Premio. No esperaba ser la primera mujer y estar acompañada de otras dos colegas recibiendo este reconocimiento aquí en Barranquilla". Enseguida agregó:


"En pleno siglo XXI decir ‘esta es la primera vez que una mujer logra…’ o ‘esta es la primera vez que tres mujeres obtienen…’ debería parecernos ridículo, por su falta de naturalidad, pero estamos aquí y así es como cambia el mundo, lentamente”.


Las palabras del jurado


Sobre la historia ganadora, el jurado, en su acta de premiación, dijo que se trataba de “un texto conmovedor en que el autor traza la ruta del amor y del desamor entre dos mujeres con un lenguaje honesto y cargado de una sutileza que conmueve a los lectores. Hay en este cuento una fluidez tal, que logra crear las atmósferas internas de los personajes: el color del dolor, el desamor, la vida que muta de la alegría a la zozobra. También aquí existen zonas de ambigüedad que posibilitan un acercamiento honesto a la representación de la condición humana con sus relaciones, ilusiones, temores, dudas alegrías e incertidumbres que acompañan a cualquier ser humano en su tránsito vital”.



Menciones de honor y semifinalistas


El jurado decidió asimismo darles mención de honor a los cuentos que lograron el cuarto y quinto puesto: “Las uvas crecen al mirarse entre sí”, de Andrés Correa, y “Los últimos días del Gringo Viejo”, de Joaquín Robles.


Como de costumbre, los cuentos premiados integrarán una antología junto con los semifinalistas, que en esta ocasión fueron los siguientes:


“A todo timbal” (Deivis Bolívar).

“Aire salino” (Santiago Gallego).

“Los diez y los trece” (Yubely Vahos).

“Lavandería 508” (Paula Rojas).

“Así es como se veía el mar” (Cristian Romero).

“El día que acompañé a papá” (Annie Montenegro).

“VS 9257” (Gabriel Rodríguez-Páez).

“Verde limón” (Katty León).

“Yo, mi padre” (Junior Lobaton).

“El ascensor” (Beatriz Peña).

“Los primos” (los pactos de silencio).

“Este circo se abstiene de mostrar al baterista” (Alejandro Cortés).

“Los últimos arañazos en el piso” (José Castilla).

“Nacira” (Cristian Peña).

“La víbora” (Andrea Contreras).

“La lluvia y las moscas” (Andrés Sarmiento).

“I’ll never go back to Havana” (Álvaro Lozano).

“Tacha y el fotógrafo” (Federico Vélez). “Cuaderno de dibujo” (Sebastián Gaviria). “Accidentes” (Andrés Carrillo).