Un viaje por la cocina riohachera en su cumpleaños número 475

La denominada "Tierra del Río" o Süchiimma en wayuunaiki, también conocida por ser la capital de La Guajira, cumple 475 años. Por tal razón, el Banco de la República destaca un artículo del palabrero y antropólogo wayúu, Weildler Guerra Curvelo, a través del cual se sumerge en la historia de la cocina guajira.

Ilustraciones: José Rosero Penagos


El texto "Alimentación y cocina en la península de La Guajira: una aproximación histórica" Wilder Guerra habla particularmente de la base culinaria influenciada por poblaciones indígenas y africanas, como también del comercio que llegaba de otros países, a través de embarcaciones o puertos del mismo país.

En su texto evidencia el proceso evolutivo de esta comida, profundamente asociado al territorio, así como su carácter cambiante y de mixtura, que refleja aspectos rituales, prácticos, dietéticos y sensoriales.

Comunicó el Banco de la República, entidad que promueve la investigación cultural.



Ilustraciones: José Rosero Penagos

Bien entrado el siglo XVIII , el abastecimiento de los poblados hispanos en La Guajira dependía, como hemos visto, de las provisiones traídas por las embarcaciones marítimas provenientes de Caribe insular, de Jamaica, Curazao y los cayos franceses, pero también de los puertos de la Nueva Granada como Cartagena y Santa Marta. Otra fuente parcial de alimentos se derivaba de los vecindarios indígenas circundantes. Al adoptar la cría de ganado como forma principal de subsistencia, la población wayuu empezó a generar excedentes de productos alimenticios como carnes, quesos, leche, sebos y cueros que buscaban salida en los mercados hispanos junto con la sal, diversos frutos silvestres y vegetales como el fríjol y la ahuyama que cultivaban en sus huertas.

Wilder Guerra


Otro de los destacados ingredientes de la cocina guajira es el maíz, la ahuyama y el fríjol, los cuales permitieron que la famosa arepa se perpetuara en este territorio.


El maíz es la base de la preparación de bebidas refrescantes como la chicha y una amplia variedad de mazamorras; más de cinco variedades de arepas, de maíz blanco, amarillo y morado, de agua o de queso, y bollos limpios o de maíz tierno

Leer artículo completo en : https://publicaciones.banrepcultural.org/index.php/boletin_cultural/article/view/20978/21376