Un total de 60 ex habitantes de calle fueron capacitados como soldadores y emprendedores

La Alcaldía de Barranquilla en convenio con el SENA Atlántico, ofreció formación complementaria a esta población.

Cursos de formación para los ex habitantes de calle. Foto: cortesía Alcaldía Distrital.

Con el objetivo de que puedan crear un núcleo productivo, el Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA), de la mano con la Alcaldía Distrital crearon un programa el cual tiene como único objetivo ayudar en la resocialización y educación de habitantes de la calle.

Hasta el momento son un total de 60 ex habitantes de calle los que han sido beneficiados con este programa en el cual fueron capacitados como soldadores y emprendedores. Uno de ellos es Jorge León Guerrero, quien se refugió en el Hogar de Paso del Distrito y comenzó a formarse para poder volver a hacer vida en sociedad.

Desde las instalaciones de la carrera 38 con calle 35, en el Centro de la ciudad, León Guerrero afirmó que esta iniciativa “le ha cambiado la vida en todos los sentidos”.

“Nunca pensé volver a estudiar, tener un cuaderno en mis manos, hacer de nuevo tareas, lograr manejar un computador, ha sido positivo para mi proceso de resocialización, me ha ayudado a mantener la mente despejada y, por qué no, aprovechar este conocimiento adquirido para un posible trabajo formal”, precisó el ahora soldador.

Esta iniciativa se trata como tal de una iniciativa educativa de la Secretaría Distrital de Gestión Social, en convenio con el SENA Atlántico, a través del Centro Colombo Alemán y la coordinación de programas especiales, la cual desde hace un mes ofrece cursos complementarios para esa población vulnerable en las áreas de Emprendimiento, Aplicación de soldadura smash en acero al carbono y Elaboración de productos de aseo para el hogar. Esta alianza se realiza con el objetivo de darle inicialmente al grupo de habitantes y ex habitantes de la calle que viven en el Hogar de Paso la oportunidad de recibir un conocimiento de suma utilidad para fortalecer sus habilidades y capacidades, además de brindarles una formación y reconstrucción de sus proyectos de vida. “Desde hace 8 años este ha sido mi hogar, mi familia y solo tengo gratitud por la Alcaldía y las personas que nos apoyan. Por eso recibo con agrado lo que hacen por nosotros”, cuenta este barranquillero de 63 años, de los cuales 37 los vivió en la calle por su adicción a las drogas. El secretario de Gestión Social, Santiago Vásquez, destacó que la recuperación de esta población es clave para la Administración distrital. “Queremos que tengan un emprendimiento, que aprendan a ganarse la vida de manera diferente. Son personas que necesitan nuevas oportunidades y desde aquí se las estamos dando. Queremos que retornen a sus hogares, que retornen a la vida laboral, y desde la Alcaldía se las estamos brindando”, expresó el funcionario. La formación Los horarios de los cursos están distribuidos entre los miércoles y jueves de cada semana, con una duración intensiva de aproximadamente 3 meses de formación. Al finalizar la formación, cada beneficiario recibirá el certificado de graduación, emitido por el SENA, entidad encargada de la aprobación de cada una de las asignaturas del curso complementario. Para los instructores, es un gran paso lograr esta capacitación a una población que lo necesitaba urgentemente, porque consideran que a través de los cursos pueden crear su núcleo productivo. “Estamos seguros de que con este programa vamos a darle una oportunidad para que las personas puedan tener una inclusión social y productiva de la mano con la política pública distrital, compartiendo conocimientos para fortalecer sus habilidades y competencias laborales, mejorando su calidad de vida y sumando al desarrollo de la sociedad”, indica la directora del SENA Atlántico, Jacqueline Rojas. El objetivo común entre Distrito y SENA es lograr que el programa se desarrolle a cabalidad, que esta población interesada adquiera conocimientos y, lo más importante, que puedan en un futuro ponerlos en práctica y reintegrarse a la sociedad, además la oportunidad de recuperar a su familia.