Un mariposario fue la inspiración para crear empresa

En la Institución Francisco de Paula Santander estudiantes reciben clases de biología en un mariposario, y utilizan las mariposas que mueren para elaborar bisutería.



Por Eliana Avendaño S.


En Galapa los estudiantes de la Institución Educativa Francisco de Paula Santander, trabajan en el mariposario Gabriel García Marquez, un proyecto que hace parte del proyecto de educación ambiental “Escuela entorno vivo”, liderado por la profesora Celia Trillos.


Desde el año 2016 la comunidad estudiantil empezó a crear el mariposario, teniendo en cuenta que “las mariposas son los segundos polarizadores más importantes del planeta tierra y que muchas especies de este insecto está en vía de extinción”, explicó la profesora.


Este lugar, de 8 metros de frente por 5 de ancho, se ha convertido en el escenario apropiado para que los estudiantes, desde preescolar hasta 11 grado, reciban sus clases de biología, clasificación taxonómica, educación ambiental y gestión ambiental.

Vista del mariposario Gabriel García Márquez.

“El propósito del mariposario es conservar e investigar el hábitat natural de las lepidópteras o mariposas. También se estudia el proceso biológico, conocido como metamorfósis”, aseguró una de las estudiantes de 9no grado.


Profesores, estudiantes y padres de familia hacen parte del proyecto, en el que cuidan con especial cuidado todo el ciclo de vida de las mariposas, desde que son huevos, luego cuando pasan al estadio de orugas, después cuando se encierran en la crisálida para, finalmente, convertirse en mariposas.


En el mariposario Gabriel García Márquez habitan especies de mariposa monarca, almendra, cenicienta y la amarilla, así como las plantas hospederas de cada uno de los tipos de mariposa que se encuentran en este entorno.


La profesora Celia Trillos explica que cada especie de mariposa escoge una planta específica para poner sus huevo. “En las plantas ponen los huevos y ahí pasa al estado de larva y se empieza a comer las hojas; una vez que se la come, se cuelga de las ramas y

construye la pupa o crisálida.

Ciclo de vida de las mariposas.

Cada especie de mariposa tiene un ciclo de vida diferente, que va entre los 8 a los 20 días de vida.


Un emprendimiento natural


Luego de que las mariposas terminan su ciclo de vida, los estudiantes de la institución toman las alas de mariposa para utilizarlas en Criarte, una línea de bisutería que nació como método emprendedor para aprovechar la belleza de esta parte de los insectos.

Producto terminado de Criarte, bisutería con mariposas.

Después se recortan y pasan a un proceso de resinación, que tarda alrededor de 24 horas en secarse. “para terminar el proceso utilizamos químicos y una pistola de calor. Las alas las dejamos secando en un espacio cerrado para que no les caiga polvo”, explicó Diana Cruz, estudiante de 11 grado.


Aretes y collares son los principales productos que elaboran en Criarte, y para lograr hacerlos, apenas muere la mariposa pasa por diferentes procesos, que inicia con la plastificación de las alas para conservar la forma y colores.

Los estudiantes de la Institución Francisco de Paula Santander se encargan de todo el proceso de bisutería.

Los materiales que utilizan para elaboración de los accesorios son acero inoxidable, palma de iraca, herrajes y algunas piedras.


Integración de áreas


Para llevar a cabo los proyectos ambientales y de emprendimientos, la institución decidió articular varias de las materias que ven los estudiantes, con el fin de que reciban atención integral y se desarrollen las actividades desde diferentes perspectivas.


El proyecto que involucra a todos los miembros de la comunidad estudiantil articula materias como química, biología, emprendimiento, ciencias sociales y lengua castellana, y cada una de estas cumple una función en la cadena productiva.


En el área de química los jóvenes aprenden a preparar pinturas artesanales; en biología conocen cuál es la clasificación taxonómica de las mariposas y las plantas;

en emprendimiento los profesores enseñan cómo constituir la empresa y cómo deben manejar el mercadeo.


Así mismo, en el área de ciencias sociales pueden conocer la parte histórica del proyecto y en lengua castellana elaboran la documentación escrita de todo lo relacionado con el mariposario Gabriel García Márquez.




Apoyo público y privado


El proyecto del mariposario y de Criarte ha generado un impacto social, debido a la labor ambiental e innovadora que realizan los mismos estudiantes. Es por eso que esta institución y esta actividad en particular ha recibido el respaldo de diferentes empresas del sector privado y de entes públicos, como Colciencias, la Gobernación del Atlántico y Edured.


La Fundación Observatorio de la Calidad de Vida también ha contribuido en un mejor desarrollo de la idea de negocio que llevan a cabo con Criarte, y ha contribuido con

asesorías en marketing y biología que ayudan a los alumnos y a la institución a poner en práctica mayor sofisticación de la marca y de los productos que elaboran.