¡Triki, triki Halloween! Dulces y disfraces se tomaron las calles del barrio El Golf en Barranquilla

Desde hace algunos años se ha ido convirtiendo en tradición que los más pequeños de la familia vayan en compañía de sus padres a este sector de la capital del Atlántico para pedir dulces y lucir sus disfraces de Halloween o angelitos.

Así como esta, varias viviendas tenían grandes decoraciones e incluso personajes disfrazados para animar a los niños. Foto: cortesía Paola Noguera.

Gabriela Aguilar tiene 10 años y desde hace tres va en compañía de sus padres y hermanos hasta inmediaciones de la calle 81 con carrera 57 en el norte de la ciudad, más precisamente en el barrio El Golf, uno de los sectores de la ciudad más admirados por locales y turistas, debido a sus grandes y hermosas casas y altos edificios, que dibujan el skyline perfecto de la ‘Puerta de Oro’.

Para las celebraciones de Halloween y Día de Angelitos, los moradores de las viviendas de este barrio suelen decorar sus fachadas con los mejores adornos acorde a la ocasión. Algunos deciden poner largas telarañas, calabazas y brujas, mientras que otros prefieren poner estrellas, angelitos y colores pastel. De cualquier manera, los niños aman ir al Golf, pues la parte “más divertida” es que en cada una de las casas sus dueños compran los más ricos dulces para repartir a los pequeños.

“A mí me gusta mucha venir porque nos dan muchos dulces y además es muy lindo ver las casas grandes y decoradas, siempre ponen cosas muy originales que a nosotros como niños nos divierte y nos llama la atención”, dijo Gabriela.

Los padres por su parte afirmaron que es algo positivo que en la ciudad existan este tipo de sitios en los que pueden ir los más pequeños, pues, según ellos, son pocos los espacios en los que los niños pueden disfrutar de ser niños sin la preocupación de que griten o incomoden a otros, pues precisamente es un ambiente infantil lleno de adornos, dulces y disfraces.

“Mis hijas aman venir aquí, venimos todos los años y la verdad cada año es mejor. Lastimosamente este año llegamos un poco tarde y ya no encontramos la misma cantidad de dulces de otros años, pero aun así disfrutamos mucho venir y observar los adornos. Cada año son más creativos en lo que se ponen en sus viviendas y eso es muy chévere de ver”, dijo Paola Noguera, madre de Gabriela.

Otras celebraciones

El barrio El Golf no es el único en alegrar a los pequeñitos con decoraciones y dulces, pues son diversos los puntos de la capital del Atlántico en donde se llevaron a cabo eventos en honor a esta fecha y para celebrar con los niños.

Plazas públicas, centros comerciales, parques e incluso conjuntos residenciales, se tomaron este año las celebraciones muy en serio y decidieron organizar distintos eventos en los que los pequeños pudieron participar, ganar premios y tener un rato de entretención.

Teniendo en cuenta que el Día de Halloween y el de los Angelitos está una al lado de la otra (31 y 1), la mayoría de celebraciones se llevaron a cabo con ambas temáticas, pues algunas madres decidieron vestir a sus hijos con los tradicionales disfraces, mientras que otras los vistieron de pies a cabeza como angelitos.

“Yo personalmente prefiero más el Día de los Angelitos, pues siento que ellos son eso, unos ángeles y por eso yo visto a mi niño como un angelito; sin embargo, los demás niños que llevan distintos disfraces también se ven muy lindos y felices”, aseveró Mercedes Parra.

Sin lugar a dudas estas fechas son para los niños, para que ellos también puedan disfrutar y compartir en compañía de sus congéneres, jugando y divirtiéndose con sus disfraces, dulces y adornos.

Algunas vías fueron cerradas para que los niños pudiesen transitar con seguridad. Foto: cortesía Paola Noguera.