Transición energética: los grandes retos que debe enfrentar Colombia

Garantizar acceso a energías limpias en todas las comunidades del país y formar profesionales capacitados, son algunos de los puntos claves en los que se debe trabajar para alcanzar un futuro más sostenible.

En el marco del foro virtual denominado "Asegurar la Sostenibilidad Ambiental', realizado por Casa Grande Caribe este jueves 25 de febrero, diferentes actores del sector empresarial y académicos, conversaron sobre varios aspectos que son claves para asegurar un futuro ambiental sostenible.


De cara a este futuro, Colombia debe trabajar por alcanzar un equilibrio entre el crecimiento económico, la protección del medio ambiente y por mejorar la calidad de vida de las poblaciones más vulnerables.


Actualmente, el país está atravesando por un momento histórico en cuanto a la diversificación de su canasta de suministro eléctrico, a partir de la masiva implementación de fuentes no convencionales de energía renovable.


Un panorama que representa crecimiento y desarrollo para Colombia, pero para el cual hay muchos retos por delante a los que se deben dar respuesta para lograr la adopción de estas nuevas fuentes de energía de manera exitosa.


"Una limitación que existe son los mitos. Como la energía solar ha caído un 90% en su costo en los últimos diez años, los clientes siempre están a la espera de que siga cayendo y se quedan esperando el momento ideal para hacer la transición. Creo que ya la gente está entendiendo que no hay que demorarse mucho y que es peor esperar en comparación al beneficio que logran dando el paso de una vez"

Esto manifestó Ricardo Sierra, presidente de Celsia, durante la conferencia "Energías convencionales versus no convencionales", quien además aseguró que con la llegada de nuevas fuentes de energía se abren posibilidades para la creación y generación de empleos y negocios.

Por otra parte, Orlando Cabrales, presidente de la Asociación Colombiana de Gas Natural

hizo una reflexión sobre la importancia de las energías limpias y del trabajo articulado desde diferentes áreas para alcanzar objetivos comunes.


"La industria del gas debe ser ese complemento en el camino de la descarbonización, la pregunta es si Colombia va a mantener la competitividad suficiente para seguir participando en ese mercado. Además, las energías limpias como el gas natural tienen un papel importante en la lucha contra la contaminación del aire y el cambio climático. Electrificación y gasificación de la economía se complementan para cumplir metas ambientales", aseguró Cabrales.

En este camino de transición a el uso de energías no convencionales, el bienestar de las comunidades también es un aspecto fundamental. Las cifras oficiales del Gobierno indican que son 1.700 pueblos en Colombia los que actualmente no tienen acceso a energía y permitir que puedan tenerlo traería consigo muchos beneficios.


"Es importante democratizar el acceso a energías limpias, no solo a zonas interconectadas o que nunca han tenido acceso a energía sino también permitirle al colombiano del común poder hacer la transición energética. Llevarlo de un nivel industrial, a una escala más democrática en la que todos los estratos puedan tener acceso a energía".

Esto señaló Jenifer Colpas, cofundadora y directora ejecutiva del proyecto Tierra Grata que durante los últimos 5 años han desarrollado investigaciones en las comunidades rurales más vulnerables del país, identificando las dificultades que padecen por las limitaciones al acceso de diferentes servicios esenciales.

Colpas, explicó que se puede tomar la energía limpia como un vehículo de desarrollo económico para las comunidades rurales, ya que permite que estas tengan acceso a aumentar su productividad y de este modo se contribuye a acabar con las brechas sociales que existen actualmente en la región Caribe y el país.


Finalmente en cuanto al la necesidad de alcanzar un sistema eléctrico interconectado capaz de funcionar adecuadamente y en el que si llega a existir una falla se de respuesta de la manera correcta, es una tarea en la que desde la academia se debe trabajar.


"El reto lo veo en la capacitación, en la formación, en el personal suficiente para asumir y enfrentar ese futuro y garantizar lo que queremos. Es decir, que todo el mundo esté tranquilo porque si el sistema se cayó el usuario final no se da cuenta porque el personal es capaz de operar en forma resiliente. Se necesita personal entrenado en todos los niveles, desde la parte técnica hasta la parte de formación doctoral" afirmó Ingrid Oliveros, docente del dpto. de Ingeniería Eléctrica de Uninorte.

Actualmente los países que se encuentran más avanzados en el tema de transición energética tienen adelantados diferentes estudios entorno a la implementación de energía renovable. Por lo anterior, en Colombia se debe trabajar de manera articulada para avanzar en este proceso de transición debido a la cantidad de información que se debe procesar para asumir este reto, ya que todavía se están buscando algoritmos y modelos, para poderlo realizar con éxito.