Técnica pionera en cirugía intrauterina, le cambia la vida a Jerónimo

Por primera vez, se utiliza en Colombia la técnica de Fetoscopia en cirugía intrauterina para corregir espina bífida y mejorar la calidad de vida del neonato.


Jerónimo con sus padres y el cuerpo médico que lideró la cirugía intrauterina para corregirle espina bífida a sus 26 semanas de gestación.


Por: Aldira Chamorro Ojeda


Médicos comprometidos con su juramento de salvar vidas, medicina de alta tecnología y el compromiso institucional de la Clínica General del Norte, permitieron corregir, intrauterinamente, el defecto congénito de mielomeningocele o espina bífida, que presentaba Jerónimo. Para ello, utilizaron la técnica de Fetoscopia que, por primera vez se aplica en el país para este tipo de cirugía.


El procedimiento quirúrgico fue liderado por Miguel Parra Saavedra, médico ginecobstetra, perinatólogo y especialista en cirugía fetal; William Contreras, neurocirujano y especialista en columna mínimamente invasiva, y Cristóbal Abello Munárriz, cirujano pediatra, experto en cirugía de mínima invasión pediátrica neonatal y con prácticas en cirugía fetal.


La cirugía fetal se realizó a las 26 semanas de gestación, Jerónimo nació hace cinco días, después de 37 semanas de formación en el útero materno, pesó 2.900 gramos y se encuentra en excelente estado de salud.


El ginecobstetra Miguel Parra manifestó que la Fetoscopia utiliza la tecnología endoscópica. “Esta tecnología permite introducir instrumentos de 2 mm en el útero para corregir el defecto a nivel de la columna vertebral del feto y poder brindar mayor seguridad tanto a la madre como a su hijo con la disminución de la prematuridad”, expresó.


Cirugía de Jerónimo. Foto: Comunicaciones - Clínica General del Norte.


La innovación


El neurocirujano William Contreras, explicó que lo novedoso de este concepto es haber practicado esta cirugía intrauterina en el momento en que el feto aún movía las piernas, a través una técnica no invasiva como la Fetoscopia, que minimiza el riesgo de lesionar el útero y permite hacer la corrección anatómica del defecto en un tiempo en el que se puede rescatar la función neurológica.


“En el caso específico de Jerónimo, el resultado ha sido fantástico porque logramos todas las metas trazadas. Primero, se corrigió el defecto en el útero; segundo, el embarazo llegó a término y el niño nació con más de 37 semanas de gestación, lo que evita todos los riesgos de inmadurez pulmonar u otro tipo de comorbilidades que podrían afectar la vida del niño, y el otro gran éxito es que está moviendo las piernas y no ha necesitado derivación para hidrocefalia”, sostuvo Contreras.


Por su parte, el cirujano pediatra, Cristóbal Abello, indicó que, con este procedimiento, se impacta de manera positiva el futuro de los niños con espina bífida. “Es positivo no solo por su parte física sino por la parte social y económica en que este defecto congénito afecta a toda la familia. Por ello, seguiremos trabajando para consolidar este tipo de cirugía, realizada con talento colombiano”, precisó.


Jerónimo en su quinto día de nacido.


Lo que viene


Hoy, Jerónimo fue dado de alta y se fue a casa con sus padres, Briny Rosas y Anderson Tolosa, un par de cucuteños que dejaron todo en su ciudad natal por perseguir una vida saludable para su hijo.


“Sentimos una felicidad inmensa y estamos muy agradecidos con Dios y con los extraordinarios médicos que puso en nuestro camino. No ha sido un proceso fácil pero al tener a nuestro hijo en brazos y sano, no podemos menos que afirmar que todos los sacrificios han valido la pena”, expresaron los padres de Jerónimo.


Medicamente, viene un estricto seguimiento a la salud del menor por parte del grupo de especialistas, además de ingresar inmediatamente a un programa de rehabilitación física para fortalecer músculos y a terapia neuronal.


El director científico de la Clínica General del Norte, Felipe González, dijo que esa entidad hospitalaria brindará a Jerónimo todo el apoyo que requiera. “Le proporcionaremos todo lo que necesite para su desarrollo psicomotor”.


González destacó el trabajo del equipo de médicos que abanderaron este proceso, por su vocación y humanización. “Ellos han demostrado que en Barranquilla sí se pueden hacer muchos procesos de innovación y adelantos científicos. Estamos en una ciudad que, cada vez, es más competitiva a nivel nacional e internacional”, enfatizó.


Los especialistas William Contreras, Cristóbal Abello y Miguel Parra


¿Qué es mielomeningocele o espina bífida?


Explica el neurocirujano William Contreras, que es un defecto congénito en el que no se cierra completamente el tubo neuronal, eje que forma el cerebro, la médula y los nervios. Al no cerrarse, los nervios y la médula quedan expuestos en el líquido amniótico en que nada el feto, lo que destruye los nervios y hace que vayan perdiendo sus funciones.


“Las ultrasonografías han demostrado que, a pesar del defecto, el niño mueve las piernas desde el inicio del embarazo y hasta el periodo comprendido por las semanas 23 y 26, por eso, hay que resolver el problema intrautero”, aseveró Contreras.


Video: Comunicaciones - Clínica General del Norte


Estadísticas


Los galenos de la Clínica General del Norte informaron que 5 de cada 1.000 niños nacen con espina bífida. También enfatizaron que si la madre toma ácido fólico, se disminuye en 80 % el riesgo de este defecto congénito para los niños.


“Para mayor efectividad, la mujer debe empezar a tomar ácido fólico, de manera permanente, antes de dos meses de salir embarazada y durante los primeros seis meses de gestación”, puntualizó González.