Sucre es declarada en calamidad pública por ola invernal

Este jueves 18 de junio se reunirá nuevamente el Consejo Departamental para la Gestión del Riesgo de Desastres.

Fotografía: Gobernación de Sucre


Tras las afectaciones por la temporada de lluvias y tormentas en Sucre, el Consejo Departamental para la Gestión del Riesgo de Desastres, CDGRD, declaró la calamidad pública por seis meses.


“Se estima que entre 13 y 19 tormentas tropicales se presentarán en el Caribe colombiano” indicó el coordinador departamental para la Gestión del Riesgo de Desastres, Carlos Carrascal Sierra; y añade que, deben activarse los planes de contingencia de los consejos de Gestión del Riesgo municipales y poner en marcha un plan de acción específico en el departamento.


Y es que, desde el 30 de mayo las torrenciales lluvias, los desbordamientos de ríos y los fuertes vientos producto de la ola invernal, han puesto en jaque a las comunidades de Los Palmitos, Tolú, San Pedro, Buenavista, Ovejas, Majagual, Sincé, Guaranda, Corozal, Toluviejo, El Roble y Colosó , quienes se han visto afectadas de manera directa al perder sus enceres y partes de sus hogares.


Por ello, los tres componentes del el Plan de Contingencia Departamental, frente a ciclones tropicales, fue presentado ante la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (Ungrd) para su puesta en marcha.


El plan consta de acciones a ejecutarse antes, durante y después de los eventos ambientales; En principio se reforzará la vigilancia de las áreas inundables y de alta vulnerabilidad con acciones de protección, activando los programas y herramientas de comunicación a la comunidad.


Durante la ocurrencia de los eventos se harán visitas y evaluaciones de la Secretaría de Infraestructura, Carsucre y el Consejo Departamental para la Gestión del Riesgo de Desastres, revisando la infraestructura pública y comunitaria para dar orientaciones para prevenir mayores afectaciones.


Y, por último, mantener activadas las estrategias de respuestas de emergencia y los protocolos de atención ante ciclones tropicales, servicio de respuesta como alojamientos temporales para la atención de la emergencia y gestión de ayudas humanitarias y nutricionales, además de las acciones de búsqueda y rescate, atención en salud y saneamiento básico y evaluación diaria de las condiciones meteorológicas.