“Somos pacíficos pero no pendejos”: presidente Utral

Marchantes piden al Gobierno Nacional mesas de diálogo y concertación.


Por: Aldira Chamorro Ojeda

En completa normalidad y, de manera pacífica, las marchas que salieron de cinco puntos de la ciudad, llegaron al Paseo Bolívar, donde los diferentes sectores de la sociedad unieron sus voces para exigir al gobierno del presidente Iván Duque que escuche las reales necesidades del pueblo y tome decisiones concordantes al interés general de los colombianos.


El presidente de la Unión de Trabajadores del Atlántico (Utral), Oscar Echeverría, celebró la forma pacífica y con expresiones culturales que primó en las marchas del paro nacional, y a la que se sumaron delegaciones de diversos municipios del departamento, que llegaron a Barranquilla para sumarse a la protesta pacífica.


El directivo sindical manifestó que la masiva movilización de hoy es la evidencia de que el pueblo se cansó y decidió protestar por las reformas planteadas por el Gobierno Nacional y también por las acciones u omisiones de los mandatarios locales por el mal servicio que están prestando empresas de servicio público como la Triple A y Electricaribe.


“La cultura del pueblo barranquillero es alegre y estamos demostrando que somos pacíficos pero no pendejos porque también queremos demostrar que el pueblo está cansado de ser víctima de las diferentes reformas, especialmente la relacionada con las pensiones”, sostuvo Echeverría.

Explicó que el actual sistema pensional va en detrimento de la calidad de vida de las personas que han cotizado toda una vida. Expuso un caso específico en el que una persona, luego de cotizar 42 años al Sistema General de Pensiones, en el régimen de prima media que administra Colpensiones, solo tiene derecho a recibir el 79 % del promedio cotizado. “No es justo que el Gobierno Nacional pretenda, aunque lo niegue, aumentar la edad para adquirir el derecho a la pensión”, afirmó.


Además de la Utral, en la marcha pacífica también participaron representantes de la Central Unitaria de Trabajadores (Utral) y la Confederación General del Trabajo (CGT).


Mesas de diálogo y concertación


El excandidato a la Alcaldía de Barranquilla, Diógenes Rosero, marchó por dos razones principales: porque no hayan más líderes sociales asesinados y por la implementación efectiva de los acuerdos de La Habana.


“En primer lugar, consideramos que la situación de los líderes sociales es dramática y queremos mandar un mensaje contundente a los violentos y al Gobierno para que tome las medidas necesarias, orientadas a proteger la vida de estos líderes”, sostuvo Rosero.


En lo que respecta a los acuerdos de La Habana, Diógenes Rosero indicó que, en el primer año de mandato del presidente Iván Duque, no se ha avanzado en la implementación efectiva de esos acuerdos.


“Estoy acompañando a los sectores sindicales en esta marcha porque queremos que estas situaciones cambien y esperamos que la protesta pacífica tenga un efecto positivo en el Gobierno, que se abra una mesa de diálogo en los temas fundamentales del paro como las reformas que cursan en el Congreso, aunque algunas ya las retiraron, la paz, el conflicto armado y la educación, entre otros”, expresó Diógenes Rosero.


Decisiones justas e igualitarias


El representante de Caribe Afirmativo, Cesar Badillo, quien lideró la participación de la comunidad LGTB en la protesta ciudadana, manifestó que la expectativa es que el Gobierno Nacional escuche el descontente de la sociedad por el detrimento en la protección de los derechos de todos los colombianos.


“Queremos decisiones y acciones que aporten a la construcción de una sociedad igualitaria y justa para todos”, precisó.

La Corporación Caribe Afirmativo trabaja por el reconocimiento de los derechos de la diversidad sexual e identidades de género.