Sermón de las siete palabras y la realidad de la Región Caribe


La semana santa para algunos es un tiempo para descansar, estar en familia, para otros es un tiempo de hacer un "stop" en su vida, recobrar fuerzas y seguir adelante. Hay quienes que hacen retiros espirituales, y participan de las ceremonias religiosas en sus ciudades, o comunidades.


Foto: Sermón de las siete palabras. Cortesía

Uno de los puntos importantes en la Semana Santa son las siete palabras que pronunció Jesucristo durante su crucifixión, y que para muchos contienen un mensaje especial.

La religión si bien influye de manera importante en la vida del creyendo, por ello, hoy en RegionCaribe.Org mostramos lo que Jesucristo dijo en su momento, y qué puede decir la Iglesia sobre el mensaje y a quién puede ir dirigido en estos momentos de cambios, polémica, y sobre todo pasos importantes.

Temas que han sido de conversación entre las personas como la violencia intrafamiliar, contra la mujer, contra los niños, el tema de los venezolanos, el ser humildes y aceptar nuestros errores, la corrupción, y muchos temas se pueden confrontar contra las siete palabras de Jesucristo, según lo comentado por

1. “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen” (Lc 23:34)

José Labarrera, párraco de la Iglesia Nuestra Señora del Carmen, nos invita a reflexionar esta palabra en torno al papel de quienes rechazan a los venezolanos que han tenido que salir de su país.

El padre Labarrera asegura que Dios en la cruz pidió perdón por todos aquellos que lo habían crucificado, golpeado y traicionado. Hoy quienes no se detienen a pensar, quienes juzgan a los venezolanos sin conocer el verdadero viacrucis que han vivido para llegar a Colombia, debido a la situación de su país, están actuando de la misma manera que aquellos que le dieron la espalda a Jesús. Las personas, así como en aquel entonces, actúan bajo la soberbia, el egoísmo y bajo información falsa, que los lleva a cuestionar y señalar.

"Cada colombiano que niega la posibilidad a un venezolanos de llevarse un pan a la boca, lo hace ciego de soberbia" explica el padre José Labarrera.

No es sólo qué se hace sino qué se deja de hacer porque el padre Labarrera afirma que la indiferencia también es una forma de rechazo.

"Hoy Jesús nos invita a que reflexionemos acerca de nuestra actitud para entender la realidad no sólo de los venezolanos sino también de nuestro habitantes. Hoy Él pide perdón por quienes actúan bajo la soberbia" concluye el padre Labarrera.

2. “En verdad, en verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso” (Lc 23:43)

Esto respondió Jesús a la súplica del ladrón crucificado a su costado. Para el padre Neptali Díaz, este momento de arrepentimiento del ladrón, se representa en la fe y esperanza de un mundo mejor, a pensar del sentimiento de sufrimiento el ladrón pidió la salvación, así se pueden superar otras tragedias que pueden llegar a suceder en nuestra cotidianidad "Sentir que podemos trabajar, que podemos cambiar nuestra conciencia, nuestros hogares, nuestra forma de valorarnos y relacionarnos" afirma el líder.

3. “Mujer, he ahí a tu hijo; hijo he ahí a tu madre": (Jn 19: 26)

Con esta palabra, se buscar reflexionar acerca del rescate de lo afectivo, de los valores familiares y acerca de la importancia para evitar posesiones dentro de la familia. Para ello, el padre Arturo Rey de la Iglesia Jesús Maestro en Soledad, afirma que el hombre y la mujer deben entenderse como seres iguales en dignidad.

Ante el panorama de violencia contra la mujer, es importante que por encima de todo la misma mujer debe tener autoestima, debe amarse, respetarse y valorarse y también tener deseos de superarse, formarse y capacitarse para salir adelante.

"Antes de amar a cualquiera, ella tiene que amarse a ella misma y por eso es importante insistir en el valor y respeto por la mujer" afirma el padre Rey.

Este año, en el que la Iglesia invita a un Encuentro con Dios, el padre asegura que es importante que la mujer tenga un encuentro consigo misma y que reconozca su valor y su rol en la sociedad.

Finalmente asegura que es clave que en ese rol, contribuya a erradicar el machismo. Si ella es mamá, debe educar al niño para que respete, para que tenga en cuenta que si tiene hermanas, tiene que respetarlas y amarlas para que así mismo trate a las demás mujeres de su entorno.

"Trata a los demás como quieres que te traten a ti. No hagas a otro lo que no quieres que hagan contigo" concluye el padre Arturo Rey.

4. "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?" (Mt 27: 46)

Aquí volvemos a retomar el tema de los venezolanos, y del proceso de paz, aquellas personas que en un momento de su vida se han sentido abandonados por el asesinato de un familiar producto de la guerra interna en Colombia.

Para algunos religiosos, "Jesucristo mismo sabe el sentimiento de cada persona cuando las cosas de la vida no salen bien, cuando las cosas no se ven de buena forma y todo tiende a torcerse. Jesucristo nos comprende, y por eso nos entiende".

5. "Tengo sed" (Jn 19: 28)

Se interpreta como expresión de dos tipos de ansia de Cristo en la cruz; sed de agua y la sed espiritual. Para el padre Neptali Díaz la sed fisiológica sucede con los problemas ambientales y nuestros problemas de conciencia, “Jesús no tenía sed porque no había agua, tenía sed porque habían unos factores de corrupción y maltrato a la vida".

6. "Todo está consumado" (Jn 19:30)

Es importante reconocer el proceso que tuvo que padecer Jesucristo, para poder decir esta frase, dicen los que hacen parte de la Iglesia Católica.

"Muchas personas después de sufrir con alguna situación, salen victoriosos, o logran salir de es situación pero Dios formó en ellos la paciencia, el estar tranquilos, muchas cosas que podemos ver, pero también, en este punto es importante hacer énfasis en que Jesucristo habla de su obra, lo había terminado todo".

Hay quienes dicen que esta frase puede ser una voz de aliento para aquellos que están cuidando un familiar enfermo, o están padeciendo de una situación que tienen que llevar a sus espaldas, puesto que así como Jesucristo cumplió su obra, también podemos decir: todo está terminado.

7. "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu" (Lc 23: 46)

"Este es el punto en que toda persona debe encontrarse, Jesucristo se sintió cansado, pero entendió el momento en que debía entregar su espíritu, es lo que hoy debemos atender. Saber en qué momento podemos entregar nuestra vida a Dios para que nos de fuerzas. Hoy vemos cómo la Semana Santa es tomada para vacaciones, y no para meditar".


© 2019 por Stella Marketing