Se le otorga licencia ambiental del Parque Eólico Guajira II

ANLA le otorgó licencia ambiental al proyecto “Parque Eólico Guajira II", proyecto que busca generar energía a través del aire en el sector de Media Luna.


Así lo informó la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales – ANLA-, son ocho los proyectos de Fuentes No Convencionales de Energía Renovable (FNCER) que se suman a la apuesta de transición energética del gobierno nacional.


Un parque eólico es una central eléctrica donde la producción de la energía se consigue a partir de la fuerza del viento, mediante aerogeneradores que aprovechan las corrientes de aire.


El Parque Eólico Guajira II, culminó su trámite de evaluación de licenciamiento ambiental el 27 de agosto de 2021, con el otorgamiento de la viabilidad ambiental para su ejecución.


Este permiso se dió después de un análisis del Estudio de Impacto Ambiental realizado por el equipo técnico de la ANLA a la empresa ISAGEN S.A., el cual consideró todas las variables de los medios físico, biótico y social del área de influencia del proyecto.


con una capacidad total instalada que oscila entre 300 y 420 MW tomando una potencia entre 4,0 y 5,6 MW por aerogenerador. Esto equivale a una reducción de emisiones de gases de efecto invernadero entre 196,31 a 274,83 toneladas de CO2, equivalente a 392.000 kilómetros recorridos por un auto familiar en un año.

Con esta, son ocho las licencias ambientales que ha otorgado la ANLA de FNCER, que generarán 2.145 MW, superando la meta establecida por el gobierno nacional de 1.500 MW para este cuatrienio, lo que aumentará la confiabilidad del sistema eléctrico del país y con ello, la consolidación del proceso de transición energética en el territorio nacional.

De acuerdo con el director general de la ANLA, Rodrigo Suárez Castaño,


“el desarrollo de proyectos de Fuentes No Convencionales de Energía Renovable va por un excelente camino, es una importante apuesta del gobierno que nos pone en línea con la generación de energías limpias, que contribuyen a la reducción de los gases de efecto invernadero y contrarrestar los efectos del cambio climático”.

ANLA afirmó que una vez se inicie la fase constructiva, y en cumplimiento de sus funciones y competencias, la ANLA iniciará el control y seguimiento al proyecto, en aras de la verificación del cumplimiento de las obligaciones ambientales estipuladas en la licencia ambiental otorgada.


Por último, este proyecto obtuvo la viabilidad ambiental, a través de la Resolución 1511 del 27 de agosto de 2021.