Santa Marta, un valle encantado de aves

La capital de Magdalena fue escogida como el destino preferido para el avistamiento de aves.


Con la conmemoración anual del "Global Big Day", se dio a conocer que el Distrito es uno de los destinos más agendados para realizar el avistamiento de aves, actividad que, al pasar los años ha empezado a cobrar más relevancia.


La falda de la Sierra Nevada de Santa Marta, es el lugar preferido por las aves para aterrizar y descansar de su viaje, convirtiendo a la capital del Magdalena, en el escenario perfecto para turistas, activistas y expertos ambientales interesados en el avistamiento de aves.



Y es que, la condiciones climáticas y ambientales presentes en la zona la convierte en un punto de aterrizaje, esto, gracias a la gran cantidad de especies de árboles frutales que a su vez son el hogar de 1921 especies de aves, de las cuales 79 son exclusivas de Colombia, de acuerdo al Sistema de Información sobre Biodiversidad en Colombia.


Entre los puntos de llegadas está La Reserva Proaves El Dorado, ubicada sobre la Cuchilla de San Lorenzo en el corregimiento de Minca; este lugar hace parte del Distrito Chundúa de la Provincia Biogeográfica de la Sierra, y ha sido considerado como un resguardo clave para asegurar la supervivencia de especies en vía de extinción y más de 40 tipos de aves migratorias.


Espacio que ha permitido la recuperación del Periquito, atrapamoscas y ala de sable de Santa Marta, tres de las especies que han logrado ir recobrando sus niveles de reproducción.


Así mismo, el corazón de la ciudad, en la Quinta de San Pedro Alejandrino se llena de viajeros con plumas, quienes son protagonistas en las periódicas jornadas de avistamiento que se realizan a partir de las 5:30 de la mañana y son orientados por aficionados y expertos.




Fotografías: Alcaldía de Santa Marta