Sanas, pero comprometidas, así define Fundesarrollo las finanzas de Barranquilla


La deuda del Distrito de Barranquilla asciende a $1,1 billones a 2018, 175% más de lo que se tenía al 2010, cuando estaba en $415 mil 693 millones.



Fundesarrollo presentó este jueves una radiografía de los aciertos de las finanzas del Distrito de Barranquilla y retos a futuro, y aunque gozan de buena salud, están muy comprometidas, razón por la cual el próximo alcalde no va a tener tantos recursos para invertir.


En el marco de las jornadas abiertas de Fundesarrollo, que tuvieron lugar en la sede de Uninorte, fueron expuestos los logros recientes y los retos que tiene el Distrito en materia financiera. El estudio fue presentado por Adriana Restrepo, investigadora, y Kelina Puche, directora.


Se destaca que desde 2008 el Distrito emprendió la recuperación de la institucionalidad de la soberanía tributaria, logrando el saneamiento financiero, el cumplimiento del acuerdo de restructuración de pasivos, y la recuperación de la capacidad de ahorro y de inversión.


Para la investigadora y economista Restrepo, estos esfuerzos desembocaron en logros importantes en materia de gestión pública y fiscal en los últimos 10 años, reconocidos a nivel nacional.


Se resalta que en el 2018, el recaudo tributario llegó a $1,1 billones, con lo cual Barranquilla se posicionó como la ciudad con el segundo mayor recaudo por persona después de Bogotá. A 2018, la ciudad recaudó, por habitante, la cifra de $897.518, un 38% más que el indicador de Medellín, tercera capital con mayor recaudo por habitante.


Fundesarrollo, de la misma manera, destacó que la administración ha logrado triplicar la inversión pública y posicionarse desde 2016 como la primera capital con mayor inversión por habitante entre las principales ciudades del país, con una inversión de $2,7 millones por persona, 10% más que lo invertido para Medellín, la segunda con mayor indicador.


“Es clave que haya aumentado el ingreso de recursos propios porque ello permite tener más dinero para invertir, entrega mayor autonomía en cuanto a decisión de la inversión”, destacó la investigadora.


Restrepo dijo que Barranquilla terminó el año pasado, en cuanto a Predial, con la mayor contribución, 47 puntos porcentuales.


Con el predial se han logrado implementar tres actualizaciones catastrales, una en 2009, otra en 2014 y la de 2018. Catastralmente hoy la ciudad cuesta $42,35 billones frente a $25,89 billones en 2009. Hoy tiene 352.751 predios frente a 304.541 en 2009.


En cuanto impuestos como industria y comercio e ICA, el crecimiento ha sido más lento pero con un aumento del 5,5%. En 2008 por este concepto recaudaba $203.278 millones y en el 2018 llegó a $349 mil 142 millones.


Para Restrepo, “el nuevo alcalde va a tener que ajustarse un poco la correa durante los primeros dos años ya que le va a tocar pagar obligaciones financieras y amortizar deudas. Debe buscar otras fuentes de financiación como bonos de deuda pública, las app y recursos de cooperación internacional”, añadió.


La deuda del Distrito de Barranquilla asciende a $1,1 billones a 2018, 175% más de lo que se tenía al 2010, cuando estaba en $415 mil 693 millones. La ciudad tiene 4.507 demandas por $531 mil 818 millones, de las cuales un 22% puede perderlas por cuantía de $122 mil 046 millones.