Relajamiento ciudadano podría ser el causante de un rebrote en Barranquilla

Las estrategias de prevención implementadas por las autoridades de salud actualmente y la responsabilidad en el comportamiento de las personas, serán claves para mantener el control de la pandemia en la ciudad.

Actualmente autoridades nacionales y locales mencionan de manera muy superficial el tema de un posible rebrote de la Covid-19, sin embargo, es necesario pensar en este panorama teniendo en cuenta lo que está ocurriendo en países de Europa y Estados Unidos donde se están evidenciando nuevos picos de casos positivos, obligando a retomar medidas estrictas.


Por lo anterior en #RegióCaribe consultamos con Jorge Acosta Reyes, Médico, Magister en Epidemiología clínica y Coordinador de la Maestría en Epidemiología Clínica de la Universidad del Norte, para analizar el escenario de Barranquilla en caso de que se presente una segunda ola de contagios.


"Si tenemos en cuenta las características del virus y lo que está pasando en estos países, es bastante probable que en América Latina tengamos un aumento de casos positivos, o un rebrote. En Barranquilla específicamente sería esperable que esto sucediera, pero no necesariamente quiere decir que tiene que ocurrir".

Esto señala el Dr. Acosta, explicando que en estos momentos en el caso de Barranquilla, la emergencia sanitaria se encuentra bajo control teniendo en cuenta las cifras de casos positivos y fallecidos. Sin embargo, afirma que "esto confiere cierta tranquilidad a los ciudadanos, llevando a relajamiento de las medidas de prevención, que es lo que podemos ver en varios sitios de la ciudad".


Fotografía de Alcaldía de Barranquilla

Así mismo, destaca que la población se encuentra más enterada de las posibles consecuencias que puede traer el bajar la guardia, que hay un mayor conocimiento acerca de la realidad del virus, y que a pesar del relajamiento de algunas medidas de prevención se hace evidente que el uso del tapabocas es alto.


"El comprender que el riesgo es mayor en sitios cerrados con poca ventilación también ha permitido mejorar. A su vez, se nota una estrategia de ciudad centrada en la prevención, control de poblaciones de mayor riesgo y la búsqueda activa de casos, lo que permite un mejor control de la pandemia. A nivel nacional el lanzamiento y puesta en marcha del programa PRASS, también ha llevado a mejorar el control", afirma.

De acuerdo con información entregada por la Alcaldía Distrital, Barranquilla se mantiene como la ciudad del país con mayor tasa de procesamiento diagnóstico de COVID-19, manteniendo hasta el día de hoy una tasa de positividad del 6.1% que contrasta con el 45% que presentó durante su pico en el mes de junio, y aunque se continúan implementando diferentes estrategias para la detección temprana de casos y darles atención de manera prioritaria, es importante el cumplimiento de las medidas preventivas para evitar un escenario devastador.

"Definitivamente existe un riesgo de rebrote para la ciudad, pero es cierto que existen estrategias individuales, y de ciudad que pueden permitir que no sea tan grave como el primer brote. Esto significa, menos casos y menos fallecidos. Pienso de manera optimista porque definitivamente tenemos muchos más elementos para evitar un rebrote con grandes consecuencias", asegura Acosta.


¿Está Barranquilla preparada para un rebrote?

Fotografía Secretaría de Salud de Barranquilla

Es de suma importancia hacer este interrogante teniendo en cuenta que durante el primer pico de la pandemia, la ocupación UCI en la ciudad alcanzó a estar en más del 90% y en caso de un rebrote, no se tienen aún estimaciones de las cifras de contagio que se podrían confirmar.


Sin embargo, el Dr. Jorge Acosta, afirma que hay puntos a favor para enfrentar una segunda ola de contagios, como el fortalecimiento de equipos en los centros hospitalarios y mayor información sobre el manejo de la Covid-19.


"El sistema de salud mostró un compromiso importante en las semanas de mayor reporte de casos positivos en la ciudad. Adicionalmente, se aprendió muchísimo sobre el virus, sobre la afectación de las personas y el tratamiento. En el mundo tenemos ahora enormes cantidades de literatura científica proveniente de investigaciones que ofrecen más información y evidencia sobre mejores herramientas de prevención, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación, por lo tanto, se esperaría una mejor respuesta".


Además, señala que la vigilancia en tiempo real de indicadores como la positividad de las muestras, ocupación de UCI y rastreo de casos, permite responder adecuadamente ante una crisis. "Sin embargo, es claro que si el número de infectados es muy alto y sobrepasa los estimados de control podrían desbordar el sistema. Por eso la importancia de mantener lo más bajo posible el número de positivos en caso de aparición del rebrote", resalta.


Medidas preventivas y recomendaciones


En esta etapa en la que el 2020 está finalizando, existe incertidumbre sobre si el gobierno tomará nuevamente medidas estrictas teniendo en cuenta que se aproximan las fiestas de fin de año, donde es posible se presenten aglomeraciones que pondrían en riesgo la salud y la vida de las personas.


Frente a este tema, el Dr. Acosta, considera que una cuarentena obligatoria solo sería necesaria en casos de aparición de indicadores claros sobre el colapso del sistema de salud.

"Pienso que con las herramientas que se tienen actualmente en la ciudad de monitoreo de la situación, es poco probable que se llegue a este tipo de estrategia. Seguramente se tomarán otro tipo de decisiones menos severas para evitar el aumento de los casos o de los fallecidos. Estas estrategias pueden estar relacionadas con la reducción de la circulación de personas, cierre de algunos comercios de mayor riesgo, reducción de aforos en sitios de conglomerados, entre otras".

Sin embargo, el profesional en salud hace un llamado e insiste en que los ciudadanos sigan cumpliendo de manera constante con el uso de tapabocas, lavado de manos frecuentes y distanciamiento físico.


Invita además a evitar asistir a sitios de mayor riesgo de infección: sitios cerrados, con poca ventilación y sin posibilidad de mantener el distanciamiento físico y también evitar las reuniones o fiestas sociales en lugares con las características anteriormente mencionadas.


"Es frecuente ahora que las personas se reúnan a festejar por algún motivo especial, el problema de esto radica en que el cuidado en prevención es absoluto antes de llegar a la fiesta, pero al reunirse todos relajan las medidas suponiendo que si me reúno con mis familiares no corro riesgo de infección y esto es completamente falso, dado que es imposible reconocer con certeza que una persona no esté infectada y no sea contagiosa".

Es necesario que la ciudadanía no se relaje en el cumplimiento de los protocolos de bioseguridad fuera de casa y dentro de ella. De la responsabilidad de cada uno depende que no debamos volver a atravesar por una situación difícil como la presentada en el primer pico de la pandemia, en el cual se perdieron muchas vidas.


También es importante que las autoridades de salud se mantengan activas con todas las estrategias posibles para la detección temprana de casos y brindar atención inmediata para evitar la propagación del virus, que hasta el momento se desconoce el momento en que este desaparezca del mundo.