Redes sociales: ¿qué riesgos representan para los niños y cómo enfrentarlos?

Experta en psicología infantil entrega consejos a tener en cuenta para que los niños den uso de estas plataformas de manera responsable, bajo la supervisión de un adulto que garantice su seguridad de manera integral.

Imagen de referencia

Ver a un niño con un dispositivo móvil en sus manos hoy en día es una escena completamente normal, las nuevas generaciones han demostrado tener habilidades para el manejo de la tecnología que dejan con la boca abierta a más de uno.


Sin embargo, hay un punto preocupante y es el tipo de contenidos que están consumiendo los niños por medio de las redes sociales; plataformas que son de mucho cuidado y sobre la cuales hay que tener suficiente atención cuando son menores de edad los que ingresan en estas ya que pueden conducir a caminos un tanto inseguros, que pueden enfrentarlos a situaciones que difícilmente puedan controlar sin la intervención de un adulto.


Frente a este tema de gran importancia en #REGIONCARIBEORG consultamos con Lienis Peñaranda Navarro, psicóloga infantil de profesión, quien explica qué sucede con la interacción en redes sociales a temprana edad, partiendo del hecho que en Colombia, la ley 109 de 2010 del Congreso de la República establece que la edad mínima permitida para acceder a redes sociales son 14 años.


"La mayoría de los niños ya tienen móvil o tableta al empezar la educación secundaria (12 años) si no antes, pues vemos a muchos de ellos usar su propio smartphone con tan solo 10 u 11 años, debido a que la vida de los niños y adolescentes hoy en día gira en torno a las tecnologías. A una edad tan temprana lo que sucede de verdad es que la infancia se pierde, se aleja, se borra, se termina antes de tiempo, pues dejan de jugar a juegos de contacto, didácticos, juegos simbólicos, de cooperación y dejan de comunicarse con los amigos cara a cara", explica.

Así mismo, la psicológa Peñaranda, asegura que el mal uso de las redes sociales en una etapa de "especial vulnerabilidad" como la niñez y la adolescencia puede agravar las situaciones de acoso escolar a través del ciberbullying o ciberacoso, que se verán reflejadas en acciones de hostigamiento, a través de insultos, amenazas, las humillaciones, entre otras.


Retos virales y uso prolongado de las redes


En las redes sociales están los retos o mejor conocidos como 'challenges' , por los cuales los niños y jóvenes se sienten atraídos por la popularidad que estos podrían generarles y la "satisfacción" que les brinda poder cumplirlos.

Este tipo de actividades pueden ser divertidas y positivas en ocasiones. Sin embargo, algunos de estos retos que aparecen en internet pueden ser peligrosos y ocasionar daños permanentes e incluso llevar a la muerte, si no hay un adulto que regule o verifique el tipo de contenido que están consumiendo los niños y el tipo de acciones que los lleva a realizar.


De acuerdo con la profesional Lienis, el ámbito de las redes sociales es "trepidante e irreflexivo", y el miedo a perder es real para los adolescentes, por lo que posibilita la incapacidad de su cerebro poco desarrollado aún, de pensar en las consecuencias que pueden traer sus acciones a largo plazo como las siguientes:


  • Disminuir la dedicación al estudio, a la lectura y a las relaciones intrafamiliares.

  • En una red social puede correr peligro su privacidad.

  • El uso de las nuevas TIC puede dar lugar a conductas adictivas que, generalmente, ocurren en aquellos menores con psicopatologías previas y no como consecuencia del uso de la propia tecnología.

  • El uso de los celulares puede producir cierta dependencia psicológica.


Recomendaciones para los padres de familia o adultos a cargo


Entregarle un dispositivo móvil a un niño es un acto que debe realizar con total responsabilidad. Es un proceso en el que se hace necesaria la orientación para preservar su seguridad y bienestar en el mundo virtual.


La psicóloga Lienis Peñaranda, entrega las siguientes recomendaciones que deben tener en cuenta los padres de familia o adultos a cargo de los menores, para garantizar que el acceso a redes sociales por parte de los niños sea lo más seguro posible si toman la decisión de permitirles su uso:


Formación mejor que imposición: hable con sus hijos y explíqueles que las redes sociales no lo son todo, que incluso pueden llegar a crear adicción y aislarlos de los demás. Si se usan a una edad temprana y de forma descontrolada puede derivar en problemas de ansiedad y frustración.


Tecnologías sí, pero de forma limitada: los niños pueden hacer uso de las herramientas tecnológicas pero siempre orientadas a un aspecto lúdico y educativo.


Establecer límites y horarios: haga uso de reglas como “los dispositivos móviles no se usan en la mesa”, “no más de una hora al día”, “no usar en la noche dentro de la habitación”, etc.


Estar pendientes del uso que le dan a las redes: aunque hay que conocer lo que hacen en las redes, tienen que darles espacio, pues si se muestran muy controladores no tendrán confianza para contarles lo que quieran. Recordar que hay redes sociales como Tik Tok que les permiten configurar el control parental.


Ubicar la computadora en una zona común de la casa: se puede establecer en la sala o explicar a los niños que solo podrán usar el móvil cuando estén presentes con ellos.


Es importante, por otro lado, que los padres estén bien informados de cómo son las redes sociales que sus hijos usan así como establecer los controles de seguridad (contraseñas, charlas con desconocidos, etc.) que consideren necesarios y además dialogar con ellos sobre los peligros a los que pueden estar expuestos mientras navegan en internet.