Recomendaciones por el pronóstico de fuertes vientos en el Caribe

La Dirección General Marítima (Dimar), a través de su Servicio Meteorológico Marino Nacional del Centro de Investigaciones Oceanográficas e Hidrográficas del Caribe (CIOH), informó que durante las próximas horas se intensificarán los vientos y el oleaje. Estas son algunas recomendaciones por los entes de emergencia.



De acuerdo con la autoridad marítima, este fenómeno se debe al posicionamiento de dos sistemas de altas presiones, sobre el norte del océano Atlántico en interacción con un sistema de baja presión anclado al centro del litoral Caribe colombiano

Señor bañista recuerde que al mar hay que respetarlo, pueden existir corrientes que lo pueden alejar de la playa hacia mar adentro, por lo tanto se recomienda estar a una distancia prudencial de la playa donde pueda ser rescatado en caso de una emergencia.

Especifica la Unidad Nacional para la Gestión del riesgo de Desastres


Los vientos alisios en gran parte del mar Caribe, con vientos de dirección noreste-este tienen velocidades entre 15 y 20 nudos, es decir 28 y 37 Km/h. La altura del oleaje oscila entre 1.8 y 2.5 mtrs.


Se prevé que dichas condiciones se mantengan durante las próximas 48 horas afectando a Cartagena, Barranquilla, Santa Marta, Riohacha, y Puerto Bolívar.


Estas son algunas recomendaciones de la Unidad Nacional para la Gestión del riesgo de Desastres y el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales.


1. Las embarcaciones deberán extremar las medidas de seguridad tales como:



• El uso de chalecos salvavidas para cada uno de sus tripulantes. • Deben tener medios de comunicación que les permita reportarse en caso de emergencia. • Deben contar con sistemas de posicionamiento global (GPS) o en su defecto con brújula para su ubicación. • Las lanchas a motor deben tener herramientas en caso de falla mecánica y extintor multipropósito. • Se debe cargar linterna, balde de arena, botiquín y remos. Del mismo modo se debe cargar provisiones adicionales de agua y comida en caso de quedar a la deriva. • Procurar en lo máximo navegar en grupo para poder ser auxiliado en caso requerido. • Se prohíbe la navegación de embarcaciones menores en malas condiciones climáticas. • Las embarcaciones de pesca artesanal y de subsistencia deberán evitar la navegación nocturna, así como alejarse a más de 6 millas de la costa.


2. Se mantiene la medida de prohibición del servicio de transporte público en áreas marítimas y en lugares adyacentes.

3. Se recaban las siguientes instrucciones con respecto a los bañistas de las playas.



• Cualquier tipo de construcción costera como muelles, puentes, boca tomas, espolones y demás obras de protección costera son lugares restringidos para los bañistas, dichas construcciones se convierten en un peligro potencial debido a las fuertes corrientes y oleaje que caracterizan a esta región Guajira, por lo tanto se prohíbe nadar cerca de estos lugares.

• No ingresar al mar bajo los efectos del alcohol o sustancias psicotrópicas, debido a que no contará con los reflejos suficientes para reaccionar en caso de emergencia.

• Los Padres de familia deben permanentemente supervisar a sus hijos cuando estos se encuentren bañándose en el mar o jugando cerca del agua.

• Los bañistas no deben ingresar al mar en horas nocturnas (1800R a 0700R) ni cuando hayan condiciones adversas meteomarinas o cuando la Capitanía de Puerto lo ordene.

Asegura techos, puertas y protege la parte externa de las ventanas.


Para el conocimiento del riesgo:


• Mantener el seguimiento a los informes del Ideam frente a las condiciones climáticas, niveles de mareas, vientos y fenómenos que puedan originarse.

• Reforzar la vigilancia en áreas de costa, y tomar las medidas para reducir el riesgo.

• Mantener las acciones de información a la comunidad y a los turistas, donde se debe reiterar los posibles efectos de los fenómenos, las acciones de protección a nivel familiar, así como los preparativos dispuestos por la administración municipal y departamental ante una emergencia.


Para la reducción del riesgo:


• Activar los programas y herramientas para comunicación a los turistas y operadores turísticos, previendo que conozcan las medidas de autoprotección que deben adoptar.

• Realizar visitas de orientación y revisión a infraestructura pública y comunitaria, de manera que pueden darse las orientaciones frente a: Tala preventiva, limpiezas de escombros, aseguramiento de techos, ventanas, vigas y columnas, limpiezas de canales de agua y desagües, sitios de riesgo y posibles amenazas, entre otros.


Para el manejo de desastres:

• Mantener activas las estrategias de respuesta departamentales y municipales de emergencias y sus protocolos de respuesta. Tenga presente los servicios de respuesta: Albergue y Alimentación, Búsqueda y Rescate, Salud y Saneamiento Básico, Logística, Servicios e Información Pública.