Reapertura de iglesias este fin de semana en el Atlántico

Con la implementación de las medidas de bioseguridad y personal de apoyo encargado se dará inicio al plan piloto durante 15 días.

La gobernadora, Elsa Noguera, convocó un encuentro virtual en el que participaron los alcaldes de los municipios y cerca de 40 representantes de congregaciones y asociaciones cristianas y de la iglesia católica, para revisar los protocolos de bioseguridad y acordar cómo será la reactivación de los servicios presenciales en los templos, de acuerdo a lo establecido en los lineamientos nacionales.


"Cuando vamos a los municipios nos preguntan que cuándo vamos a abrir las iglesias. Yo les digo que es una decisión que debemos tomar entre sus líderes y las autoridades para garantizar que se cumplan con las condiciones necesarias para seguir preservando la vida", precisó la mandataria departamental.


Así mismo, explicó que durante esta etapa de aislamiento selectivo, el reto es continuar con una baja velocidad de contagio de la COVID-19.


"En esta nueva realidad, volver a los servicios religiosos es clave porque la gente lo está necesitando; el fortalecimiento espiritual se necesita hoy más que nunca", expresó Noguera.


Por su parte, el presbítero Pablo Mendoza, aseguró que las iglesias han estado trabajando de la mano con on el Ministerio del Interior, las autoridades locales y departamentales, para una implementación correcta de los protocolos que les permita prestar de nuevo sus servicios de manera segura.


"Tenemos muchas expectativas de volver a los templos y somos conscientes de que debemos hacerlo con orden y responsabilidad evitando las aglomeraciones. Queremos ser parte de la solución y no del problema" afirmó.


De acuerdo a información entregada por representantes de las iglesias cristianas y católica, la mayoría ya está aplicando el protocolo autorizado para reabrir, tal como lo avala la Resolución 1120 de 2020, y están preparados para iniciar con el plan piloto durante 15 días con todos los equipos de bioseguridad necesarios.


En el Decreto 1168, expedido por el Gobierno Nacional el pasado 25 de agosto, quedó establecido que desde el 1 de septiembre está permitido en todos los municipios la reapertura de iglesias y cultos religiosos ya sean de baja, moderada o de alta afectación del Covid-19, siempre y cuando no impliquen aglomeraciones, no superen la presencia de 50 personas y cumplan los protocolos de bioseguridad expedidos por el Ministerio de Salud y Protección Social.


Las medidas que deben seguir las iglesias para garantizar una reapertura segura y gradual de sus templos son las siguientes:


  • Mantener el distanciamiento físico de dos metros

  • El aforo máximo dentro de los recintos es de 50 personas

  • Uso obligatorio de tapabocas

  • Todo el personal que apoye la celebración debe estar capacitado en las medidas generales de bioseguridad y sobre la identificación de signos y síntomas del Covid-19 Debe tomar la temperatura al ingreso, prohibir la entrada a personas con fiebre y desinfectar todas las instalaciones

  • Garantizar la aireación natural o ventilación de los lugares de culto, manteniendo puertas y ventanas abiertas

  • Por ninguna razón, se debe compartir papelería o documentos de mano a mano

  • En la salida y fin del acto religioso, la logística debe garantizar que no se rompa el distanciamiento físico de dos metros entre personas y que no se lleve a cabo ninguna actividad que implique manipulación de alimentos