¿Qué tan avanzada está Barranquilla en el tema de bienestar animal?

REGIÓN CARIBE ORG conversó con distintos colectivos animalistas para conocer la situación actual de los perros y gatos que se encuentran maltratados y/o en situación de calle en la ciudad. El pasado 27 de julio se celebró el Día Internacional de los Perros Callejeros

Perrito callejero. Foto: Angélica Noguera

Solemos escuchar y repetir la frase ‘adopta, no compres’. Se ha convertido en casi una respuesta automática cuando algún conocido o familiar nos dice que desea adquirir una nueva mascota; sin embargo, a la hora de buscar a ese animalito que hará parte de nuestra familia entran las dudas de que tan conveniente es escoger a uno sin hogar que deambule por las calles. ¿Por qué?

En Barranquilla la cantidad de animales callejeros que existen se ha convertido en una problemática social. Pese a que no hay cifras exactas, se estima que en toda la ciudad hay más de dos mil peluditos en situación de calle, entre perros y gatos.

A pesar de que existen distintas entidades animalistas en pro de rescatar, curar y adoptar a los miles de animales que deambulan diariamente, “no es una tarea fácil ayudarlos a todos”, así lo han afirmado distintos colectivos animalistas de la ciudad que explican que aunque “se quiera” se ha convertido en una tarea ‘titánica’ no solo educar a las personas para que entiendan que los animales son seres vivos que sienten, sino también acceder a cada zona de la ciudad para ayudarlos a todos, pues son diversos los sectores en Barranquilla en donde existe la problemática de maltrato y abandono animal.

Tal es el caso que enfrenta día a día Daniela Salazar, líder del colectivo 'Animalistas UA', el cual es un grupo de estudiantes de la Universidad del Atlántico, quienes han tomado ‘la vocería’ de los cientos de animales que desde hace años son ‘habitantes’ del alma mater.

Salazar explicó a REGIÓN CARIBE ORG que la problemática que enfrenta la universidad viene llevándose a cabo desde hace más de 10 años. Precisó que antes de que se formara este grupo de animalistas de la Uniatlántico, en el año 2013, los peluditos que llegaban hasta el sitio o que sus dueños abandonaban allí solían correr con "destinos crueles".

“Una chica que vio la situación tan mal en la que estaban los animales fue la que decidió crear este grupo. Antes de que estuviésemos nosotros velando por el bienestar de los animales que abandonan aquí no había nadie que estuviese al pendiente de ellos, ni las directivas de la universidad, ni ciudadanos de afuera y mucho menos otros estudiantes, pues incluso, en ocasiones algunos estudiantes solían apagarles cigarrillos en el cuerpo a los gatos y perros y hasta se llegaron a realizar rituales con los gatitos, pues se encontraban sus restos por allí”, aseveró Salazar.

Animales de la Uniatlántico. Foto: cortesía Daniela Salazar

Si bien son historias fuertes de leer, de escuchar y más aún de ver, son situaciones que se viven diariamente y que son precisamente estos grupos que están en pro del bienestar de aquellos seres que no pueden hablar, los que deben enfrentar en carne propia el horror de ver como criaturas indefensas son vulneradas día a día.

Esta situación no es nueva en la ciudad, son diversos los puntos en donde diariamente llegan nuevos animales que han sido abandonados por sus dueños. Otro de los lugares que vive esta problemática día con día es el Jardín Botánico de Barranquilla, el cual desde hace ya varios años se ha convertido en ‘el vertedero’ de animales que ya no son queridos por sus dueños.

A mediados del 2018 la Alcaldía de Barranquilla tuvo que “tomar acción” frente al incremento en las cifras de abandono animal que se estaba dando en este punto de la ciudad. Según explicaron las autoridades competentes, ese año llegaron a haber más de 80 felinos en el sitio, lo cual comenzó a representar "un impacto negativo" para las demás especies que habitan en este parque, pues, no solo hay gatos sino también aves, patos, iguanas, lagartijas, ardillas, entre otros.

En su momento, la ingeniera y analista ambiental del Jardín Botánico, María Clara Mejía, explicó que la presencia de esta cantidad de gatos en el Jardín tenía tres componentes negativos principales: social, pues son animalitos que han abandonado, de ecosistema ya que por haber tantos y al no tener alimento suficiente para todos optaban por cazar a otros animales propios de la fauna del lugar y por último, de salud pública, ya que la presencia de tantos felinos en un solo lugar incrementa las posibilidades de transmitir enfermedades tanto a otros animales o humanos, como entre ellos mismos.

La solución que intentaron darle a esta situación del Jardín Botánico, las autoridades ambientales del Distrito, fue recoger a los felinos y llevarlos a fundaciones para proceder a esterilizarlos y darlos en adopción; sin embargo, desde el 2018 hacia acá, al sitio han llegado nuevamente personas ajenas al sector a abandonar a sus mascotas, situación que “se sale de las manos” de las autoridades.

¿Qué se puede hacer?

En diálogo con REGIÓN CARIBE ORG, la animalista y líder de la Fundación Voces 4 Patas, Adriana Alvarado, explicó que para poder avanzar un poco más en el tema del abandono animal es necesario que Barranquilla ponga ‘mano dura’ con las personas que realizan este tipo de actos.

Alvarado precisó que para que las personas piensen dos veces antes de abandonar a sus animales hacen falta leyes no solo de protección sino de sanción para aquellos que se atrevan a maltratar o abandonar a sus mascotas.

“Aquí en Barranquilla la política pública de bienestar animal todavía está en pañales. Ya se está realizando el Centro de Bienestar Animal, pero eso es algo a lo que todavía le hace falta mucho por madurar. Los animalistas somos los que hemos tomado la bandera de realizar con nuestros propios recursos las actividades que tienen como fin recolectar el dinero suficiente para poder suplir las necesidades de los animales callejeros. Por ejemplo, campañas de esterilización en donde algunos dueños de animales van y con lo que ellos pagan podemos esterilizar a otros animales y pagar sus tratamientos”, manifestó la animalista.

Respecto al tema de la adopción, Alvarado dijo que actualmente si se ha dado un poco más el tema de la ‘aceptación’. Explicó que gracias a los distintos colectivos y voces que se han alzado en pro de adoptar y no comprar, las personas han comenzado a entender que "también se puede ser feliz si se tiene un animalito que no sea de raza".

“Antes nadie hablaba de adoptar, todos compraban a sus mascotas. Ahora gracias a voces que se han alzado en pro de incentivar la adopción se ha visto un avance en este tema. Con el tema de los gatos es algo un poco más quedado, pero en términos generales las personas han tomado más conciencia, pero aún hace falta más. Sería bueno tomar ejemplo de ciudades como Medellín o Bogotá que tienen unas políticas públicas para animalitos que están a años luz de Barranquilla”, agregó.

Alvarado explicó además que desde Voces 4 Patas se ha tomado la vocería para acercarse a la comunidad y ‘reeducarla’, indicó que para lograrlo han realizado campañas de sensibilización y concientización con el objetivo de que las personas entiendan que las mascotas hacen parte de la familia y "no son objetos que puedan ser desechados”. La animalista manifestó además que para que estas fundaciones puedan seguir ayudando a los más indefensos suelen realizar campañas de esterilización, vender productos de vez en cuando y recibir donaciones de particulares que deseen darle una mano amiga a los peluditos.

Jornadas realizadas por la Fundación Voces 4 Patas. Foto: Instagram @voces4patas

Respecto a la pregunta del por qué algunas personas prefieren a los perritos de raza que a los criollos, la respuesta es simple: piensan que los criollos son más difíciles de educar. Sin embargo, muchos estudios han demostrado que esto es falso. El tema de la educación se trata en ocasiones de un tema más “de suerte”, pues, así como puede ser difícil o fácil educar a un perrito de raza, es igual con uno criollo.

Política de Protección y Bienestar Animal

Esta semana el Comité Gerencial del Ministerio de Ambiente aprobó una Política Nacional en la cual se establecen distintos lineamientos que garantizan, en el marco de la ley, lineamientos de protección para animales callejeros, de granja, domésticos y silvestres.

Esta medida tiene como objetivo fortalecer las estrategias que están en pro del cuidado y bienestar de todos los animales del país, tales como estrategias para la esterilización, rehabilitación y asistencia médica de los animales.

Asimismo, esta política busca que haya mayor severidad en los castigos impartidos a aquellas personas que incurran en actos violentos o de abandono en contra de los animales, así como la cárcel (hasta 12 años) para quienes comentan delitos relacionados al tráfico ilegal de especies silvestres. Esta Política Nacional fue posible realizarla gracias a los esfuerzos del senador Efraín Cepeda de la mano de la senadora Andrea Padilla, del concejal de Barranquilla Juan Camilo Fuentes Pumarejo (quien es animalista y abandera el proyecto 'Animalatón') y de distintos colectivos animalistas del país.

Recordemos que el pasado 27 de julio se celebró alrededor del mundo el ‘Día Internacional del Perro Callejero’, un día que conmemora a todos esos peluditos que lamentablemente no tienen un hogar. Esperemos que algún día no muy lejano este día ya no tenga que celebrarse y que todos los animalitos que se encuentran corriendo peligro en las calles puedan tener el calor y el resguardo de un hogar.

Si queremos aportar un grano de arena podemos escuchar a las fundaciones y dar una mano amiga cuando tengamos la oportunidad, estas fundaciones son sin ánimo de lucro y existen únicamente para ser la voz de aquellos que no pueden hablar pero que sin palabras saben expresar el más sincero amor.