¿Qué le hace falta a la región Caribe para atraer mayores inversiones?

Expertos señalan que el Estado debe apoyar con proyectos que fomenten el desarrollo en las zonas que se hagan necesarias.

Fotografía de Archivo

La región Caribe tiene factores geográficos significativos que la perfilan como un territorio favorecido para el desarrollo de grandes negocios. Sin embargo, existen algunas áreas en las que hace falta fortalecer el trabajo de identificar los ejes claves, en los que se deben generar inversiones que contribuyan a mejorar las condiciones de esos mercados y permitan que la región avance y sea más competitiva.


Al respecto de este tema, el empresario y analista de asuntos económicos, Joseph Daccarett, asegura que la agroindustria, las energías alternativas, el turismo y el sector de BPO, son esos áreas en las que la región caribe tiene muchas oportunidades de inversión y desarrollo.


"En la agroindustria podríamos llegar a ser una despensa importante no solo para el país sino para productos de exportación. En las energías renovables, principalmente la energía eólica y solar, somos privilegiados por la ubicación geoestacionaria que tiene nuestra región. Por otra parte, el turismo de playa, de montaña y ecoturismo, es favorecedor porque tenemos unas extensiones largas de grandes superficies de mar que podríamos explotar de una buena manera, siendo un país bastante económico frente a otras regiones del mundo que tienen las mismas características".

Así mismo, el experto Daccarett, asegura que la expansión del sector BPO actualmente ha evidenciado muy buenos resultados, por la gran acogida que han tenido empresas internacionales en la región, pero considera que este podría expandir sus servicios a otras áreas de la economía mundial.


Es importante tener en cuenta, que se hace necesario un acompañamiento por parte del Gobierno con iniciativas que impulsen la atracción de nuevos empresarios a la costa Caribe, las cuales deben estar orientadas a dar respuesta a las debilidades que existen en ciertas zonas y que se convierten en factores determinantes al momento de tomar la decisión sobre si invertir o no en el territorio.


"Para lograr todo esto necesitamos la presencia del estado para desarrollar los servicios básicos no solo en las ciudades donde aún son precarias en algunas zonas sino en el área rural, para poder llevar el desarrollo de la agroindustria y demás tipos de empresas que se pudieran instalar en estos sectores", explica Daccarett.

Por otra parte, plantea que Colombia necesita desarrollar fuertemente su conectividad, no solo dentro del país sino con el resto del mundo y que además debe fortalecer sus puertos y aeropuertos, a fin de enfrentar el reto que significa el aumento y el crecimiento que va a tener el comercio internacional en la etapa de pospandemia y mayor reactivación económica.


Sin embargo, es de destacar que aún en medio de las díficiles condiciones impuestas por la emergencia sanitaria las inversiones extranjeras directas siguen llegando al país. de acuerdo con cifras de ProColombia, en 2020 llegaron más de US$5.894 millones en inversión no minero-energética; esto representa que más del 76% de la inversión total provino de sectores diferentes al gas y petróleo.


Colombia actualmente ocupa el puesto nueve a nivel de países en vía de desarrollo con mayor recepción de inversiones y el lugar 23 a nivel global, y la región Caribe por sus diversas características que juegan a su favor es la que presenta condiciones óptimas para la puesta en marcha de diferentes proyectos, que impulsen la reactivación económica del país.