¿Qué le dijo el exparamilitar Salvatore Mancuso a las víctimas del conflicto armado del Atlántico?

En una videoconferencia realizada este viernes, las víctimas del conflicto armado del Atlántico y algunos del Magdalena pudieron preguntarle a Mancuso por sus familiares desaparecidos y/o asesinados. El hombre afirmó que no tiene claridad de los casos mencionados ya que “no ejecutó el mismo los crímenes, sino sus hombres y mujeres”.

Entre lágrimas Salvatore Mancuso pidió perdón a las víctimas del conflicto armado. Foto: Angélica Noguera.

Este viernes desde las siete de la mañana y hasta el mediodía, se llevó a cabo en el Coliseo Sugar Baby Rojas, de Barranquilla, el acto público de petición de perdón a las víctimas en el Atlántico de Salvatore Mancuso, Edgar Ignacio Fierro y José Gregorio Mangones. Evento que se realizó en el marco del cumplimiento de la sentencia priorizada por el Tribunal de Justicia y Paz.

En el lugar se dieron cita víctimas y victimarios para poner ‘los puntos sobre las íes’, pues se abrió un espacio de diálogo para que los ciudadanos que resultaron afectados por el conflicto armado pudiesen preguntar y aclarar todas sus dudas.

Posterior a la intervención de apertura del evento por parte de los organizadores, procedió a interconectarse a través de una videollamada al excomandante de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), Salvatore Mancuso, quien fue extraditado a Estados Unidos en el año 2008 y quien hoy, a través de la videoconferencia, pidió perdón públicamente a todas las víctimas del conflicto armado, a sus familias y a todas aquellas personas que resultaron afectadas tras las ordenes impartidas por él.

Mancuso abrió su intervención contando como es su día a día en la prisión estadounidense en la que se encuentra recluido, hizo énfasis en lo “difícil” que es vivir allí y en lo “arrepentido” que está por haber cometido todos los actos que lo llevaron hasta la situación en la que se encuentra.

Es preciso recordar que Salvatore Mancuso no fue señalado únicamente por su activa participación en el conflicto armado de Colombia, sino también por haber sido narcotraficante, motivo por el cual fue extraditado por las autoridades estadounidenses para que pagase allí la sentencia por ese delito. En Colombia el exparamilitar es acusado de haber ordenado más de 400 asesinatos (confesados) y otros cientos más que no han sido reconocidos por él. Las autoridades colombianas han pedido a Estados Unidos que el hombre sea extraditado de regreso a Colombia para que "pague aquí" por los delitos que se la acusan, pero la petición ha sido denegada por el Gobierno de USA.

Luego de la intervención de Mancuso se abrió un espacio para que también pudiesen tener la palabra Edgar Ignacio Fierro y José Gregorio Mangones, quienes fueron dos de los jefes de las AUC que más temor causaron en la región Caribe, especialmente en la Costa.

“A todos los que se vieron afectados por mi accionar delictivo, de todo corazón quiero pedirles perdón por esos hechos que causaron tanto dolor y tantas pérdidas de vidas humanas, tantas pérdidas materiales, tantas afectaciones a los derechos humanos y a las personas inocentes que hoy puedo entender que nada tenían que ver en el conflicto. Un conflicto absurdo del cual me arrepiento de haber hecho parte. Reconozco que la vida es sagrada y nadie debe menoscabar ese bien supremo”, dijo Edgar Fierro, quien fue comandante del frente ‘José Pablo Díaz’, grupo que operaba en todo el departamento del Atlántico y en gran parte del Magdalena.

Por su parte, José Gregorio Mangones también subió al escenario improvisado en medio del coliseo para ofrecerle disculpas a sus víctimas.

“Yo José Gregorio Mangones Lugo, ex integrante de las Distintas Autodefensas Unidas de Colombia, quien militó en el bloque norte y fungí como comandante del frente William Rivas, me dirijo muy respetuosamente ante las víctimas con el propósito de pedirles disculpas firmemente. El perdón lo recibo de corazón si ustedes me lo dan (..). Todos y cada uno de los días me arrepiento ante Dios por todos los hechos que cometí, por todo el dolor y el sufrimiento que les causé a todas estas víctimas”, sostuvo Mangones.

Posteriormente a las disculpas ofrecidas por los tres exparamilitares se abrió una ronda de preguntas por parte de las víctimas, quienes tuvieron la palabra para poder dirigirse directamente hacia los hombres, especialmente hacia Mancuso quien fue el único al que las victimas allí presentes hicieron referencia.

Inicialmente en el evento estaba previsto que intervinieran solo cinco representantes de las víctimas entre quienes se encontraban familiares de personas asesinadas y personas que sobrevivieron a secuestros y a otros actos cometidos por los grupos armados; sin embargo, los planes cambiaron cuando un grupo de víctimas protestaron para que también fuesen escuchadas sus preguntas, por lo que en total fueron más de quince personas las que formularon los interrogantes.

Como tal, las preguntas fueron variadas, pero casi todas eran cuestionándole a Mancuso en donde estaban los restos de sus familiares asesinados o desaparecidos.

Algunas de las victimas hablaron con aparente tranquilidad y le afirmaron al presidiario que “lo perdonaban”; no obstante, otros tantos entre lágrimas rechazaron las disculpas del excomandante de las AUC y reclamaban por sus familiares.

“Quiero preguntarle al bloque Rivas y a Mancuso cual era la berraca guerra de la que siempre nos han hablado, una guerra en la cual nosotros no participamos, era para beneficio propio de las autodefensas, peleando un berraco territorio, narcotráfico y dinero, era fue su guerra, no la nuestra. ¿Por qué nos incluyeron? ¿por qué acabaron con una familia? Después de 12 años y más, aún nosotros sufrimos la ausencia de nuestros familiares. ¿Cómo le digo a mi madre todos los días que su hija no está? No por una enfermedad, sino por un tipo que dio una orden”, dijo con la voz quebrada Patricia Bolívar, hermana de una de las víctimas asesinadas bajo el comando de Mancuso.

“Quiero saber hoy, no porque estén citados por una orden judicial en la que aparentemente tienen que pedirnos perdón y no sé si lo hacen de corazón, hoy le pido nuevamente que nos digan por qué acabaron con una familia, con un territorio, necesito saber cual es la berraca guerra que siempre han dicho”, agregó la mujer.

Otra familiar de víctimas en el evento afirmó muy alterada y casi a los gritos que a causa de todo el trauma vivido a raíz del asesinato y desmembramiento de dos de sus hermanos, ella y sus padres han tenido que vivir medicados bajo drogas psiquiátricas para “poder sobrevivir”.

“Fue mucha sangre que vimos derramar y hoy día somos muchas las personas que seguimos sufriendo. A mí me mató a dos hermanos, me los desmembró todos, me los metió en una fosa común y hoy después de 22 años no tengo una vida normal ni nadie de mi familia. Tengo a mis padres enfermos gracias a él, 22 años sufriendo, 22 años con tratamiento psiquiátrico, a diario tengo que estar bajo una droga para poder sobrevivir, gracias a ese señor que acabó con la felicidad de todo un mundo entero. Como quiere hoy el perdón si acabó con la tranquilidad y la felicidad de las personas que no tenían nada que ver con el conflicto que ellos tenían”, manifestó la mujer, quien no mencionó su nombre.

Luego de que todas las victimas y familiares de víctimas hicieran su intervención, se dio nuevamente la palabra a Salvatore Mancuso para que pudiese contestar las preguntas que se le habían formulado; sin embargo, su respuesta fue más que todo general. Afirmó que pese a que quisiera pedir perdón individualmente por cada una de las personas que perecieron bajo ordenes dictadas por él, "esto no sería posible", pues precisó que no fue él personalmente quien realizaba los crímenes, sino “sus hombres y mujeres”, por lo que, según él, no conoció o no recuerda los nombres de cada una de sus víctimas.

“Agradezco a todas las victimas que han participado, las que han hablado y las que no. Quiero decirles que me llena de profunda tristeza, dolor, vergüenza y arrepentimiento todo ese dolor y sufrimiento que aún el día de hoy sigue vivo y latente (...). Hay hechos que conozco muy puntualmente, pero hay hechos que por la misma dinámica del conflicto no conozco, no fue posible conocerlos. Yo daba las órdenes generales que cumplían hombres y mujeres que estuvieron bajo mi mando, yo no tuve el don de la ubicuidad para estar en cada situación, por eso hay muchas de las preguntas que no puedo responder”, sostuvo el excomandante de las AUC.

Es preciso mencionar que entre las intervenciones de las victimas también surgió la duda de cómo va el proceso de indemnización, pues según afirmaron, han estado esperando que el Gobierno resarza los daños por medio de ayudas económicas que "han sido prometidas desde hace años a las víctimas y a sus familias".

Ante lo anterior, Mancuso afirmó que él no tiene conocimiento del porqué el Gobierno Nacional no ha indemnizado económicamente a las personas pues, precisó que él entregó todo su dinero y sus bienes, cifra que según él, asciende los 50 millones de dólares.

Al final del evento se realizó un acto de homenaje para todas las víctimas y sus familias en medio del auditorio. Allí, tomados de las manos dieron unas sentidas palabras en las que se enfatizó en el perdón y la no repetición.

Actualmente Salvatore Mancuso se encuentra recluido en un centro penitenciario de Atlanta, donde fue llevado luego de cumplir su condena de 15 años y 10 meses de cárcel por el delito de narcotráfico. Por el momento el hombre se encuentra a espera de que las autoridades de Estados Unidos decidan si darle asilo allí, extraditarlo a Colombia o deportarlo a Italia, de donde proviene su familia.