¿Qué ha tenido que enfrentar la región Caribe en épocas de pandemia?

La emergencia sanitaria por la Covid-19, puso a prueba a la costa norte de Colombia en diferentes áreas que necesitan ser intervenidas, para mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

La pandemia de la Covid-19 es sin duda un hecho que marcará la historia de la humanidad, por todas las problemáticas económicas y sociales que ha desencadenado a nivel mundial y que aún no conocemos cómo será su desenlace.


En el caso de la Región Caribe colombiana, son múltiples los retos que ha tenido que enfrentar para dar respuesta a cada una de las situaciones que se han ido presentando en medio de la emergencia sanitaria y que ha afectado de manera significativa en diferentes áreas de la vida de sus habitantes.


Acceso a agua potable


Desde que apareció la Covid-19, la Organización Mundial de la Salud (OMS), advirtió la importancia del lavado de manos como mecanismo de defensa en primera línea frente al virus y aunque parece tarea fácil, se torna un acción complicada cuando el acceso a un recurso vital como lo es el agua potable, es limitado y en ocasiones nulo.


En la región Caribe, la falta del preciado líquido en ciertas zonas de algunos departamentos como La Guajira, Atlántico y Magdalena, ha sido uno de los factores que aumentan el riesgo de contagio, debido a que impide que las personas puedan cumplir con esta medida de higiene personal.


Frente a esta problemática que ya existía antes de la pandemia pero a la cual no se había dado mucha prioridad, gobernantes departamentales y locales tuvieron que actuar y tomar decisiones que dieran respuesta a esta necesidad, que no daba espera por las condiciones actuales.

De este modo se realizaron reconexiones del servicio público a aquellos que lo tuvieran suspendido o cortado, por medio de bombas de agua o carrotanques se garantizó el acceso al agua y además empresas operadoras del servicio ofrecieron descuentos y facilidades de pago en la factura de este, para evitar que los hogares se quedaran sin el servicio.


Sin embargo, hay que destacar que si bien estas acciones implementadas han resuelto de manera temporal el problema del acceso al agua potable en algunas puntos de la costa norte del país, es un tema que desde el Gobierno Nacional se debe trabajar con mayor atención, porque hay poblaciones vulnerables como los pueblos indígenas, comunidades afro, migrantes, personas ubicadas en zonas rurales que se encuentran en condiciones de pobreza, entre otras, que carecen de este elemento vital y por lo cual pasan muchas necesidades.


Fortalecimiento del sector salud


En el momento en que se dispararon los casos en la región Caribe, las autoridades de la salud de los departamentos, tuvieron que enfrentarse a un sistema que no estaba preparado para atender una emergencia sanitaria como la de la Covid-19, por lo que tuvieron que iniciar a trabajar por aumentar los esfuerzos y fortalecer la capacidad hospitalaria para brindar atención de manera oportuna y eficiente a sus ciudadanos.


Entre los casos más sobresalientes está el de la ciudad de Barranquilla, que se ha convertido en la capital hospitalaria del Caribe, recibiendo a pacientes Covid de municipios del Atlántico y de otras ciudades de la región y además ha logrado mantenerse en el último mes, con cifras de un dígito en los indicadores de letalidad e incluso ha llegado a no registrar muertes por el virus en un día, más de una vez.


De acuerdo con la Secretaría Distrital de Salud, con corte a 7 de octubre en la ciudad, el 93,6% de pacientes están recuperados, el 1,9% en casa, 0,1% hospitalizados, 0,1% en UCI y el 4,34% fallecieron.


Por otra parte en ciudades como Cartagena también se destaca la labor en cuanto a jornadas de pedagogía en los barrios donde se evidenciaban con más contagios, búsqueda activa de pacientes, toma de muestras y atención prioritaria a pacientes con comorbilidades.


Además, en un estudio realizado recientemente por epidemiólogos de la Universidad Industrial de Santander, la Fundación Santa Fe y el Instituto Nacional de Salud, fue destacado el departamento del Cesar que ocupó el sexto puesto a nivel nacional y el primero de la región Caribe, en el ranking de desempeño frente a la pandemia, en cuanto a la vigilancia por parte de las entidades públicas.


Reactivación económica


La región Caribe es uno de los focos centrales de desarrollo para la economía del país, la ubicación de sus departamentos hacen que se convierta en punto clave para el movimiento del comercio exterior y el turismo, que es también uno de los sectores que genera mayor movimiento económico, pero que debido a la pandemia se ha visto fuertemente afectado.


Actualmente en la nueva etapa de reactivación económica se están impulsando la ejecución de diferentes proyectos en sectores como la construcción, industria energética, atracción de inversión extranjera, industria minera, entre otras, que buscan ir poco a poco recuperando la economía y lograr de este modo tener un cierre de año con un balance positivo, en relación a lo que se ha vivido durante estos 8 meses de pandemia.

Es importante destacar que, son muchas las personas de diferentes sectores productivos que se quedaron sin empleo en medio de la emergencia sanitaria.


Además, quedó en evidencia una problemática como lo es el trabajo informal, que demuestra que una gran parte de la población no tiene condiciones dignas laborales y que hacen falta políticas de protección social ante sucesos como los que atravesamos por la Covid-19.


En estos momentos el avance de la región Caribe y el país depende de todos, de no relajarnos en cumplir las medidas preventivas y mantener todos los protocolos de bioseguridad. De esta manera, evitaremos un posible rebrote que nos lleve a entrar de nuevo en un confinamiento que nos aparte de la vida social y sobre todo que impacte de manera negativa en la economía, que entraría en retroceso.