¿Qué es lo que está solicitando la comunidad de obispos de la región Caribe?

La Provincia Eclesiástica de Barranquilla ha alzado su voz para pedir a las autoridades que se intervengan con urgencia los precios de la energía eléctrica.

Los obispos están pidiendo intervención oportuna de las autoridades. Foto: cortesía Conferencia Episcopal.

La energía eléctrica en la región Caribe es nuevamente un tema de conversación. En esta ocasión por parte de la comunidad de obispos del Caribe, quienes afirman que los precios que se están pagando en los templos por este servicio está siendo “desproporcionado”.

La denuncia parte principalmente desde la Provincia Eclesiástica de Barranquilla, la cual está conformado por cuatro obispos de toda la región y quienes, a través de un comunicado oficial, han reportado el alza excesiva en las tarifas energéticas. Los obispos que presiden el documento son: Pablo Emiro Salas Anteliz, arzobispo de Barranquilla; Francisco Antonio Ceballos Escobar, obispo de Riohacha; Óscar José Vélez Isaza, obispo de Valledupar; José Mario Bacci Trespalacios, obispo de Santa Marta, y Luis Gabriel Ramírez Díaz, administrador apostólico de la Diócesis de El Banco, Magdalena.

Los cinco obispos se reunión el pasado viernes con el objetivo de analizar la situación y decidir que acciones tomar frente a la problemática, de allí nació la idea de realizar un documento en el cual le piden a las entidades involucradas una pronta solución.

"Después de analizar la situación por la que atraviesa la región Caribe en cuanto al servicio y la hiperinflación de las tarifas de energía eléctrica, creemos oportuno manifestar nuestra voz de solidaridad a los gobernadores, alcaldes, consumidores y organizaciones civiles que están liderando acciones pacíficas para lograr un mejor servicio y un precio justo", dice un párrafo del comunicado obispal.

Según el documento, la energía eléctrica no es la única preocupación que tienen los religiosos, pues también hicieron énfasis en el encarecimiento de la canasta familiar, la crisis económica y el desempleo.

“Además de la alta inflación que se está viviendo en el país, el encarecimiento de la canasta familiar, la crisis económica, el desempleo que se presenta en estos departamentos caribeños, se suma el alto costo de este servicio público, siendo este el de mayor impacto que afecta el bolsillo de los costeños”, agrega el comunicado.

Ante esta situación, los prelados decidieron también hacer un llamado al presidente de la República, Gustavo Petro, para solicitarles respetuosamente que interceda ante la problemática que se atraviesa en la región.

“Es un llamado para que, a través de sus buenos oficios, trate de dar solución a este problema que aqueja a todos los habitantes de la Región Caribe”, precisó.

Por último, los obispos la extendieron una invitación a las empresas generadoras y trasmisoras de energía a que “revisen sus márgenes de ganancias” con el fin de “mitigar el drama y las afugias por las que atraviesan los usuarios del servicio”.

"Invitamos a las empresas prestadoras del servicio, a las autoridades territoriales y del orden nacional, a los gremios, a las organizaciones sociales y líderes cívicos, como también a profesionales expertos en el tema, a sentarse a dialogar a fin de llegar a una solución consensuada", puntualizó el comunicado.