¿Por qué es tan riesgoso practicar ciclismo en el departamento del Atlántico?

Los accidentes de tránsito que incluyen a ciclistas se han convertido en “parte de la normalidad” en el Atlántico. Deportistas piden más acompañamiento y vigilancia por parte de las autoridades departamentales.

El nivel de accidentalidad al practicar este deporte es bastante alto. Foto: cortesía.

En tan solo dos años un total de 9 ciclistas han perdido la vida en la Vía al Mar que conecta a la capital del Atlántico con Cartagena. Los accidentes de este tipo son cada vez más usuales y, aunque afortunadamente no todos fallecen, se ha convertido en “parte de la normalidad” presenciar o escuchar de algún ciclista que sufrió un imprevisto mientras realizaba deporte o simplemente se transportaba de un sitio a otro en este medio de transporte.

Se ha intentado crear campañas, espacios demarcados e incluso horarios para los ciclistas; pero nada de esto ha funcionado, pues, cuando una persona en estado de ebriedad decide salir y conducir por la ciudad, es poco lo que este tipo de iniciativas pueden hacer para mermar la fatalidad de lo que podría ocurrir si esa persona choca o atropella a alguien más, por ello, los ciclistas sentirse “cansados y temerosos”, pues, según ellos, “nadie sabe quien es el próximo”.

Para Lorena Tesillo, ciclista del municipio de Puerto Colombia, uno de los principales aspectos necesarios para conducir es tener más empatía, ya que, explicó, es necesario que las personas que conducen vehículos automotores entiendan que quienes se desplazan en bicicleta van utilizando “fuerza humana”.

“Siento que todo esto hace parte de la falta de empatía de las personas que están en vehículos de gasolina con las personas que nos movilizamos en un medio de transporte que se mueve con fuerza humana es decir energía humana es lo que mueve esto. La gente no entiende que en bicicleta estamos expuestos a cualquier golpe y cualquier cosa nos desestabiliza”, dijo la mujer a este medio de comunicación.

Según Tesillo, es necesario que desde los colegios se les comience a enseñar a los más pequeños el respeto por los demás y lo vulnerable que es una persona cuando se está como peatón o movilizándose en vehículos como la bicicleta.

Asimismo, la mujer precisó que es fundamental que las sanciones en contra de aquellos que decidan salir y conducir en estado de ebriedad deberían ser mucho más altas y ejemplares. “Hay países en los que incluso como la bicicleta en la pirámide de movilidad tiene prioridad, hay lugares en donde solamente un conductor ve a un ciclista y frena, porque el ciclista está protegido por las leyes”.

“A mí por ejemplo me han empujado con el vehículo y esa percepción de creer que todos los que estamos en bicicleta somos de Rappi demuestra también como ven los demás a los chicos que van en Rappi, como un estorbo vial. Los controles de alcoholemia también deben manejarse en la vía al mar, yo salgo por ejemplo a las 5:00 a.m. a manejar y veo a personas que van de fiesta en fiesta, entonces sentimos eso, que no hay control en las vías”, añadió.

En cuanto a sus propias medidas de seguridad, Tesillo explicó que ella siempre intenta utilizar la berma, no escuchar música y estar siempre al pendiente de cualquier vehículo que venga, pues si se escucha, quizás se podría reaccionar más rápidamente y prevenir cualquier suceso que ponga la vida en peligro. “Trato siempre de tener esas previsiones, tener siempre luz, señales, luz muerta cuando salimos a las madrugadas. Es cuestión de ser muy respetuosos también, porque nosotros como usuarios de un vehículo también tenemos una responsabilidad ya que también somos actores viales, entonces parte de esa responsabilidad es protegernos, porque cualquier golpe así sea pequeño te puede hacer mucho daño”.

Por su parte, Camilo Amaya, quien también se dedica al ciclismo por deporte, precisó que es necesario que se adapten nuevamente medidas en donde se priorice la vida del ciclista. Para él era positivo cuando se abrían ciclorrutas especiales en donde brindaba acompañamiento policial y de ambulancias.

“Que mal salir a hacer algo por salud y terminar perdiendo la vida. Es necesario ir siempre bien acompañados y lo más prudente es que salgan en un combo grande, que siempre seamos bastantes porque bueno la persona que vaya en el vehículo podrá ver más claramente o estar más pendiente; sin embargo, eso no es garantía tampoco de ir seguros simplemente es una pequeña medida que puede adaptarse para intentar proteger nuestras vidas. También salir con un carro que vaya todo el tiempo detrás custodiándonos”, puntualizó Amaya.

Es preciso mencionar que el ciclismo puede ser una actividad muy buena para la salud, pues es un deporte completo y que trae muchos beneficios. No obstante, es fundamental primar la seguridad y estar siempre muy atentos a la hora de salir a realizar este deporte, pues no se sabe en que momento una persona puede cometer un acto de imprudencia y perjudicar la vida de alguien más.