Ola invernal genera nuevas emergencias en la capital del Atlántico

Durante esta segunda temporada de ola invernal decenas de familias barranquilleras han sufrido serias afectaciones a sus viviendas, por lo que el número de damnificados ha ascendido considerablemente. Arroyos han representado un serio peligro para la ciudadanía.

Afectados piden intervención urgente de las autoridades competentes. Foto: cortesía.

Decenas de vehículos arrastrados, deslizamientos de tierras, viviendas inundadas y familias damnificadas ha sido el saldo que ha dejado la segunda temporada invernal en la capital del Atlántico. Durante esta época de fuertes lluvias por la que atraviesa el país en general, ha quedado en evidencia la problemática infraestructural que existe en distintos puntos del país, especialmente en la capital del Atlántico, en donde el tema de los arroyos sigue siendo una situación difícil de resolver.

Y es que, desde el mes de agosto que inició la temporada, hasta la fecha, las precipitaciones han superado los promedios históricos, con excesos entre un 30% y 80%, lo que significa que, hasta el momento, esta ha sido la mayor época lluviosa por la que ha atravesado este territorio ribereño.

Según el censo realizado por la Oficina de Gestión del Riesgo del Distrito, hasta el momento van más de 2.400 viviendas afectadas: cielos rasos arrancados, paredes agrietadas y en el peor de los casos, viviendas totalmente colapsadas ha sido el panorama que se ha visto en la ciudad, la mayoría de los casos en el suroccidente.

La entidad informó que los barrios que han resultado con mayores problemáticas derivadas de estos fenómenos naturales han sido Nueva Colombia, La Manga, Las Canteras I y II, La Luz, Carrizal, La Chinita, Carlos Meisel, Me Quejo, La Luz y Don Bosco 3.

Respeto al número de familias damnificadas, es decir aquellas que perdieron totalmente sus viviendas y objetos, hasta el momento se han contabilizado 323.

“Es inconcebible que aún después de tantos años sigamos pasando por la misma situación cada vez que llueve. Supuestamente ya había quedado solucionado el tema de los arroyos y celebraron el supuesto hito con bombos y platillos y a la final fue mentira porque los arroyos siguen y peor que antes. No nos brindan ninguna solución y lo más triste es que realmente los únicos afectados somos los que vivimos en los sectores más vulnerables de la ciudad. Nadie resuelve nada”, aseveró la ciudadana Shirley Parra, moradora del barrio Rebolo.

Derrumbes

Las emergencias ambientales, aparte de afectar cientos de viviendas, también ha perjudicado seriamente la infraestructura vial de distintos sectores, no solo de Barranquilla, sino del departamento del Atlántico en general. Tal es el caso de la vía que comunica a Barranquilla con Cartagena, pues un tramo de la larga carretera terminó totalmente colapsada debido a deslizamientos de tierra que terminó por ocasionar un serio derrumbe.

Esta emergencia se dio precisamente en entre los kilómetros 87 y 89, en sentido Cartagena-Barranquilla, justo enfrente del balneario de Puerto Velero, en jurisdicción del municipio de Tubará.

Debido a esta situación las autoridades se vieron en la necesidad de habilitar el paso de vehículos por un solo carril; sin embargo, la ciudadanía advierte que si no se interviene este otro carril terminará por sufrir el mismo desenlace.

De igual forma, las fuertes lluvias que cayeron este jueves sobre el departamento terminaron por debilitar aún más el terreno de la antigua vía a Puerto Colombia, precisamente a la altura del Lago del Cisne, sitio que también terminó colapsando debido al estado de deterioro en el que se encontraba.

Cabe recalcar que, afortunadamente, esta vía había sido inhabilitada desde el pasado sábado como medida preventiva por las autoridades locales para evitar cualquier riesgo o afectación que pudiese causarle a los conductores que transitan por allí.

¿Qué solución ha brindado el Distrito?

Mediante un comunicado expedido por la Alcaldía de Barranquilla este viernes, se afirmó que el alcalde de la ciudad, Jaime Pumarejo Heins, ha presidido un comité con Gestión del Riesgo con la finalidad de revisar el balance de afectados que dejó el aguacero que se presentó durante este jueves en la cuidad. Esto, según él, con el objetivo de tomar las medidas necesarias para beneficiar a las familias que resultaron afectadas.

El mandatario distrital aseveró que durante el comité también se revisó cuales serán las estrategias que se deberán implementar durante los próximos días para mermar o evitar nuevas problemáticas derivadas de la emergencia ambiental.

“Revisamos lo que vamos a hacer en los próximos días, porque están anunciadas fuertes lluvias durante el fin de semana y es por eso que le pedimos a los barranquilleros que estén alertas, a aquellos que viven o se han asentado en la ronda de arroyos no canalizados, aquellos que han invadido espacios que están tradicionalmente destinados como zonas bajas que son fácilmente inundables que estén atentos y, al mismo tiempo, se dejen guiar por las autoridades. Estamos llegando a todos estos puntos, estamos tratando de dar soluciones, pero necesitamos también de su colaboración”, sostuvo Pumarejo Heins.

Por su parte, Rafael Lafont, secretario de Obras Públicas, precisó que actualmente se están llevando a cabo nuevos censos alrededor de toda la ciudad para determinar cuantos nuevos afectados hay hasta el momento. Esto, afirmó, con la finalidad de destinar los recursos que sean necesarios para suplir las necesidades de los damnificados y mitigar los efectos de la emergencia.

“En la medida en que se vayan realizando los trabajos en el caño de la Auyama se irá corrigiendo todo”, puntualizó.