Nuevo dragado urgente por banco de arena en Bocas de Ceniza

Hoy no existe un contrato de dragado que garantice una nueva relimpia en esta zona por la alta sedimentación por las lluvias y la cuña salina del mar Caribe, según la Capitanía de Puerto de Barranquilla.

La constante dinámica que tiene una arteria fluvial como el río Magdalena permite que a veces se tenga un canal navegable óptimo para el tráfico marítimo-fluvial pero otras veces, no es posible. Esto último es lo que sucede ahora en Bocas de Ceniza. Todo empezó con una reunión especial, cuando autoridades marítimas y navieros, acompañados de expertos, confirmaron un banco de arena en la entrada al canal navegable y se decidió reducir el calado oficial, que estaba en 9,6 metros, a solo 9,0 metros. Esto obligó a desviar una embarcación con 30.000 toneladas de Clinker calando 9,6 metros, hacia el puerto de Cartagena, donde debe aligerar entre 3.000 y 4.000 toneladas para luego regresar a Barranquilla este jueves y descargar toda la mercancía para una empresa local. Igualmente había quedado en fondeo, en el mar, cerca de Bocas de Ceniza, otra embarcación con contenedores que venía calando 9,5 metros. Se hizo un esfuerzo con pilotos prácticos, se esperó la marea alta y se apoyó con un remolcador y al final entró esta mañana sin problemas. El presidente del Puerto de Barranquilla Sociedad Portuaria, René Puche, dijo que la meta es que el calado oficial no se reduzca tanto y que se solucione el impase del sedimento en Bocas de Ceniza para recibir las embarcaciones que traen más de 30.000 toneladas. “Sabíamos que en cualquier momento se podría presentar algo como lo que está pasando ahora, luego del último dragado. Sin embargo, las situaciones climatológicas nos vienen ayudando: no hay tanta brisa y el caudal del río viene mejorando”, agregó. Hoy no existe un contrato de dragado que garantice una nueva relimpia en esta zona por la alta sedimentación por las lluvias y la cuña salina del mar Caribe, según la Capitanía de Puerto de Barranquilla. Pero el Gobierno Nacional, a través del Viceministro de Infraestructura, Manuel Felipe Gutiérrez, anunció que la zona portuaria de Barranquilla no se va a cerrar y a tener dificultades de navegación y se confirmó que habría otra declaratoria de urgencia manifiesta para tener dragado rápido. Recientemente, el Gobierno, a través de un Confis, apropió $30 mil millones a Cormagdalena para dragados en el río Magdalena. De esos recursos se van a tomar unos $4 mil millones para contratar el nuevo dragado, mientras se define el contrato que permita tener una draga permanente en Barranquilla y hasta que se ponga en operación la nueva App del río. El Capitán de Fragata, Carlos Urbano, director de Capitanía de Puerto, señaló que en todo momento ha habido control y monitoreo con el fin de evaluar siempre la alta dinámica del río, producto de las fuertes lluvias que arrastran más sedimentos hacia la desembocadura. “Hemos tenido algunas variaciones por la alta sedimentación y eso se ha hecho saber a todos los que utilizan el río en Barranquilla, con el fin de organizar y autorizar el ingreso de las embarcaciones”, señaló. Al detectarse todas estas anomalías desde la semana anterior se han venido efectuando mesas de trabajo técnicas permanentes con el fin de trabajar siempre en equipo para adoptar la mejor decisión que favorezca a toda la zona portuaria de Barranquilla.

© 2019 por Stella Marketing