Nueva reforma tributaria: ¿a quiénes beneficia?

El Gobierno Nacional ha manifestado que se planea que al menos el 60% de los recursos que se necesitan para aliviar la situación financiera del país, sean aportados por el sector empresarial.

Tras el fuerte rechazo por parte del pueblo colombiano a la reforma tributaria propuesta por el exministro de Hacienda Alberto Carrasquilla, las plenarias de la Cámara de Representantes y del Senado de la República, aprobaron recientemente la nueva reforma o Ley de 'Inversión Social' presentada por el Gobierno Nacional, con propuestas orientadas a mejorar la situación financiera del país luego de las afectaciones generadas por la emergencia sanitaria del Covid-19.


En la primera propuesta de la reforma tributaria se planteaban ciertos puntos que afectaban a una gran cantidad de hogares en el país, teniendo en cuenta que el Gobierno pretendía recaudar alrededor de $15 billones a través de impuestos de renta, ampliando así la cantidad de personas declarantes en Colombia. Sin embargo, al día de hoy existen nuevos puntos que cambian las reglas del juego y van a permitir recaudar los recursos necesarios a través de mecanismos más viables.


"En esta nueva reforma los cambios más significativos son: la ampliación del rango de cobertura del Régimen Simple de tributación, lo que permitirá a más empresas medianas contribuir en los recursos. La inclusión de una sobretasa de renta de tres puntos al sector financiero que aunque es una medida transitoria es muy necesaria para las necesidades financieras actuales del país. Por último considero que las medidas para agilizar la administración de los bienes incautados por la Sociedad de Activos Especiales (SAE) van a permitir una mayor dinámica en la comercialización de estos activos", explica el Analista Económico, Héctor Medina, en diálogo con #REGIONCARIBEORG.

Por otra parte, la nueva reforma pone en un papel protagónico al sector empresarial que será el principal aportante de recursos, ya que a partir del 2022 entrará en vigencia un aumento en la tarifa de renta del 35% para las compañías, que va a perrmitir el recaudo de $10 billones de los $15.2 que se necesitan.


"En mi concepto el hecho de que la medida del aumento de la tarifa impositiva para las personas jurídicas a un 35% se haya realizado consultando al mismo sector empresarial demuestra el compromiso del empresariado en la reactivación económica del país. Así mismo la reforma incluye medidas de apoyo para las empresas que sufrieron afectaciones por el paro nacional y en general para la industria y el comercio. Sin lugar a dudas el crecimiento en los próximos años va a ser positivo y sostenido".

Así lo afirma Medina, quien además señala que para muchos analistas el aumento del impuesto de renta corporativa puede generar una caída en las utilidades, que a su vez puede producir una afectación negativa en la inversión.


"En mi caso pienso que el efecto sobre las inversiones será marginal, ya que las empresas tratarán de expandirse para recuperar los niveles que presentaban antes de la pandemia", asegura el experto.

Es importante mencionar que, la nueva reforma incluye también puntos a favor de las familias menos beneficiadas del país y poblaciones vulnerables con diferentes iniciativas, entre las que se destacan las siguientes:


  • La extensión del programa ingreso solidario que beneficia a más de 4,1 millones de hogares con un ingreso permanente de $160.000

  • La matrícula cero en universidades públicas

  • Extensión del PAEF y el subsidio adicional para el empleo del 20% del salario mínimo para empresas afectadas por los bloqueos de mayo

  • Se realizarán 3 días sin IVA y se incluyen pagos en efectivo

  • Más de 200 mil mujeres podrán tener un contrato laboral con prestaciones sociales, a través del apoyo del 15% de un salario mínimo que recibirán los empleadores que las contraten.

  • Se otorgan herramientas a los entes territoriales para que puedan disponer de más recursos y tengan como hacer inversiones en las regiones.


Según el Gobierno Nacional, la nueva reforma está enfocada en proteger a los colombianos de más escasos recursos e impulsar el proceso de reactivación de la economía y obtener una estabilidad en las finanzas públicas.


Además, ha hecho énfasis en que el bolsillo de la clase media y baja de Colombia no será tocado, pues la proyección es que al menos el 60% de los recursos que se necesitan sean aportados por el sector empresarial, mientras que el 40% restante, provendrán de la lucha contra la evasión y el fortalecimiento en el plan de austeridad estatal.



"Es una buena reforma, concertada, enfocada en la reactivación y con un gran compromiso social. Después de pasar este trago amargo que nos ha brindado la pandemia miraremos y discutiremos sobre los ajustes en la repartición de las cargas tributarias entre personas naturales y empresas", concluye el analista Medina.