Novelas juveniles, las preferidas por los estudiantes de 11º en Barranquilla

Mientras algunos estudiantes señalan que leen por iniciativa propia, otros indican que se sienten obligados porque en el colegio se los exigen.



Después de conocer los resultados expuestos por un estudio realizado por el Observatorio de Educación de la Universidad del Norte, los cuales mostraron niveles básicos en gran parte de los estudiantes de la región Caribe en cuanto a la lectura crítica. En este medio de comunicación nos dimos a la terea de preguntar a un grupo de estudiantes que cursan 11º sobre la frecuencia con la que toman un libro para leer.


Ante las facilidades que otorga la tecnología, varios estudiantes señalaron que prefieren leer a través de sus teléfonos celulares o tabletas, debido a que estos equipos les brindan una ayuda como el internet, el cual les permite encontrar de forma más rápida cualquier texto por medio de aplicaciones, mientras que otros prefieren dedicarle tiempo a otras actividades.


“El último libro que leí se llama tú y yo, pero lo leí en una aplicación”, indicó Nicole Beleño, una de las estudiantes de décimo grado a RegiónCaribe.org.



Las novelas juveniles son las elegidas por esta población estudiantil


La mayoría de los estudiantes consultados señalan que libros como: A través de tu ventana, Bajo la misma estrella y Buscando a Alaska son los elegidos para sumergirse en el mundo de la lectura y que llegan a ellos gracias a recomendaciones por otros compañeros.


“El último libro que leí se llama La vuelta al mundo en ochenta días, lo leí porque me lo mandaron en el colegio, pero también porque me gusta leer”, agregó el estudiante Andrés Luna.


Lectura por exigencia


Algunos estudiantes se sienten "forzados" al leer por obligación y no como un acto voluntario, debido a que sus profesores en algunas oportunidades les exigen leer algunos libros para posteriormente realizar un examen, y ellos señalan que este tipo de actividades no encuentran placer.


“El mes pasado me leí el Diario de Ana Frank. Ya había escuchado sobre él, pero nunca lo había leído y me tocó hacerlo porque en el colegio nos iban a hacer un examen y si no lo leía lo iba a perder”, indicó Samuel Ávila.


Otros estudiantes dudaron cuando se les preguntó por el último libro que leyeron. Muchos no recuerdan con exactitud sobre algún texto o novela puntual, e indican que no son amantes a la lectura, pero cuando les toca leer para una exposición, lo hacen con el fin de mantener sus calificaciones.