“No somos ni mejores ni peores que nadie, somos diferentes” Juan Gossaín




Autor: Andrea Hasselbrinck


Pese a que el evento de anteayer era el XI Congreso Nacional de Contabilidad Pública 2019, el 'hit' de la tarde fue la exposición de Juan Gossaín 'Así es Colombia y el Caribe'.


Un contador que fue a un congreso de contaduría a hablar de sus descubrimientos y conclusiones en sus 50 años dedicados al periodismo, teniendo como eje central su tema favorito: El Caribe.


Así como dice él "A mí siempre me llaman para echar los mismos cuentos", pero esta vez fue diferente, por lo menos para mí, porque allí, se reflexionó sobre el caribe desde miradas foráneas, con la participación de los asistentes que, en su mayoría, eran oriundos del interior del país.


Al principio estaba un poco pensativa sobre si valía la pena asistir o no, pues esos temas de contaduría no es que sean mis favoritos, yo iba únicamente a ver a mi ídolo de la infancia, Juan Gossaín, no por ser un gran periodista, por eso que representa lo que yo siempre quise ser: un Ser Caribe, además, satisfacer la curiosidad de su asistencia al evento, pues como una gran parte de los asistentes, desconocía que él puede llamar "colegas" a los contadores.


¿Qué pitos toca Juan Gossaín ahí? era la duda que rondaba por mi mente desde las 8 de la mañana. A las 5 de la tarde lo descubrí, fue como contador, pero de historias.


Comenzó regalándonos una sorpresa, un saludo a sus colegas de oficio y las gracias a los espectadores por la puntualidad que los caracteriza (los contadores). Después de un breve recorrido por su vida y obra, entró en materia," me han pedido en numerosos eventos que eche mi cuento de "Por qué el Caribe es como es, y por ahí derecho los colombianos".

La idiosincrasia del ser Caribe se puede identificar a través de algo en los que no solo creemos sino que somos buenos: las historias. Uno de los rasgos de nuestra personalidad es creer que somos los mejores en todo: bailarines, cantantes, escritores, deportistas, e incluso, hasta amantes.


"Para empezar, yo le quiero pedir algo a los Caribes, que entendamos que no somos ni mejores ni peores que nadie, somos diferentes. Yo tengo entendido que es mucho mejor ser diferente que creerse interesante " decía Juan Gossaín en su intervención, mientas resolvía la pregunta que todos tenían: ¿Por qué los Caribes son así?


El Lenguaje:


Esto es algo que nos diferencia a donde quiera que vayamos. Hablamos de una forma que es solo nuestra, donde una misma palabra puede ser un adjetivo, sustantivo, Interjección, preposición, exclamación, afirmación, duda, negación, tiempo, lugar, cantidad y de modo, algunas veces, todo ese poco de 'vainas' significan la misma 'vaina', al mismo tiempo, porque tú sabes que 'aja'.


Conectamos con la gente 'de una', porque nuestro lenguaje así nos lo permite, con mucha confianza, a veces hasta confianzuda. Así como dijo alguna vez José Martí " En el Caribe, el lenguaje está hecho para que los demás sepan lo que uno está pensado", en el interior son más reservados, y no solo en el país, también en el interior de naciones como Ecuador.


¿De dónde nace esto? Gossaín dice que "En el caribe habían unos indígenas, precisamente Caribes, en toda la región a la orilla del mar e incluso en las montañas que estaban cerca de esta, entonces, en una mañana de octubre aparecieron unas calaveras y unos barcos: Colón y sus hombres con los blancos europeos, ellos a su vez trajeron a los negros africanos para que trabajaran en las minas y en la agricultura. Al poco tiempo aparecieron los piratas ingleses a robar lo que el español le robaba al negro, que era lo que le robaban a los indios. Después llegaron los franceses, holandeses, y los de la antilla danesa ' Saint Croix' (Santa Cruz), seguidamente llegaron los chinos a montar lavanderías y restaurantes, acompañados de los indios de la india que nosotros llamamos hindúes. Como no era suficiente llegaron los míos, los árabes, libaneses, palestinos, sirios y se llenó el caribe con el sueño de Aristóteles, un hombre nuevo, universal. (...) que naturalmente produjo una mentalidad nueva".


Cuando todos estábamos 'montados en la película', la academia nos golpea, la palabra Caribeño, uno nunca piensa en ese tipo de cosas, pero como dice la esposa de Gossaín "Esas son las chifladuras que a él le encantan".


La Real Academia Española de la lengua define a caribeño como:


"caribeño, ña

1. adj. Natural de la región del Caribe o de los territorios que baña el mar Caribe. U. t. c. s.

2. adj. Perteneciente o relativo al mar Caribe, a la región del Caribe o a los caribeños."


Algo que refuta con vehemencia, pues según él, la palabra Caribe es sustantivo, adjetivo y gentilicio, así que ajusta más a lo que somos, con su mejor argumento, la música, como aquella canción de Leo Marini 'Caribe Soy' "Caribe soy, de la tierra del amor, de la tierra donde nace el sol, donde las verdes palmeras se mecen airosas al soplo del mar", o algo más local,´Kalamary' "Kalamary, tribu caribe, tiño tu sangre guerrera, la tierra cartagenera del color del Dividivi ".


Un paréntesis importante para lo que sigue.


- La Magia del Caribe:


Uno de los mayores exponentes de esto fue Gabriel García Márquez, con lo que "erróneamente" (como dice Juan Gossaín) llamamos Realismo Mágico. Es algo que siempre cautiva a los extranjeros, buscar las historias macondianas que para nosotros es 'pan de cada día', porque tenemos una de las mejores herramientas " El sentido mágico de la existencia, por eso se debe llamar Realidad Mágica, o vaya usted a Aracataca y dígales que eso que le pasó a Remedios la Bella es mentira, o a Plato, Magdalena y que el Hombre Caimán nunca existió, alguien se va a encontrar que le va a decir -ombe, si el señor Benjamín (el nombre del Hombre Caimán) era amigo de mi abuelo- , porque nosotros creemos eso".


Una de las frases más repetidas por García Márquez en Estocolmo en la entrega del Premio Nobel cuando le preguntaban por las cosas que él 'inventaba' "Señora pero si yo no invento nada, yo lo único que hago es escuchar a mi gente, allá en mi tierra creen en eso".


Esto no es como el surrealismo francés... realismo es algo que parece real pero no lo es, aquí no pasa eso, el caribe es tan bello que se tiene el poder de decidir hasta cuando te vas a morir, por ejemplo, una de mis tías abuelas, después de una vida llena de parranda, escotes de cuello en V y mucha alegría llego a su casa a decir que se iba para el convento porque le había llegado el llamado de Dios, cuando le contó a mi bisabuela, respondió de forma inesperada, diciendo que prefería que estuviera embarazada antes de que se fuera para un convento, y hasta que ella no saliera de "ese cuento", no iba a volver a hablar más nunca. 20 años más tarde, con exámenes de fonoaudiólogos, sus cuerdas vocales estaban en perfecto estado, pero ella, no era capaz de formar ni una palabra completa, cual muda de nacimiento, los sonidos que producía carecían de sentido alguno.


Mi abuela es otro de esos casos, en los que entre 'mamaderas de gallo' afirmó que cuando cumpliera 90 años si iba a morir, obviamente nosotros no le creímos, le decíamos cosas como "cuando vengan por ti vas a estar apurada" o "Ajá, ¿Y si tú te mueres quien se queda con la Margot (mi abuela materna)” Llegó la fecha que no sabíamos que iba a ser indeseada, el cumpleaños número 90, vinieron todos, hasta mis tíos que están radicados en Estados Unidos hace más de 15 años, tremenda fiesta, como a los 3 días le dio una isquemia cerebral y nos tocó salir corriendo para la clínica mientras intentaban revivirla en la ambulancia, en el hospital, el médico dijo con todo convencimiento que ella no iba a pasar más de ese día, pero con la testarudez que la caracteriza, como un milagro divino se mejoró, a los 10 días falleció mi abuela materna, que se encontraba en urgencias por una infección desconocida, pasadas aproximadamente 24 horas, despierto con lágrimas en los ojos sin saber el porqué, no fue sino caminar hasta la sala para encontrarme con un conjunto de 'María Magdalenas' llorando porque la señora María Judith del Socorro Choperena había fallecido.


Esa, esa es la magia del caribe, donde la imaginación y la realidad se entrelazan para convertirse en una misma, el dueño y señor de ella eres tú.


- "cuando una situación se está poniendo dramática, en el caribe hay un arma invencible, el humor" mencionaba Juan Gossaín.


El humor es un mecanismo de defensa ante las adversidades de la vida.


"En Córdoba, me encontré con uno de los casos más bellos y emocionantes de la realidad mágica del caribe. En Planeta Rica vivía juntos 3 ancianos, el marido José, la esposa Domitila y la hermana Raquel. Cuando el José tenía tan solo 17 años le propuso matrimonio a la joven Domitila, pero ella le dijo que no podía porque tenía que hacerse cargo de su hermana menor ya que sus padres murieron cuando eran más pequeñas, a él no le importó y los invitó a que vivieran todos juntos. en Septiembre del año 2013 don José que tenía 87 años falleció de manera natural a las 11 de la mañana, ninguno estaba enfermo, pero Domitila muere a las 5 de la tarde el mismo día, y la cuñada a las 9 de la noche, con 10 horas de diferencia, 70 años de vivir juntos. Cuando llego al pueblo a averiguar qué había pasado, le pregunté a la gente de allí ¿Esto no les parece extraño?, a lo que me respondieron de la forma más bella, "ay señor, si vivieron juntos murieron juntos", a esta gente ni como dicen en los matrimonios "hasta que la muerte los separe" porque ni la muerte los separa, y si eso no es la versión caribe de la muestra de amor más puro ¿entonces qué es? “explicó Juan Gossaín a través de un ejemplo.


- La Ciudad del Caribe:


Los emigrantes entraron por el Puerto del municipio de Puerto Colombia y se asentaron en Barranquilla, entonces, se puede decir que esta ciudad es una versión del caribe en miniatura.


Los apellidos característicos de Barranquilla, Tarud, McCausland , Slebi, Carbonell, todos son extranjeros porque vinieron del Puerto, la llegada del Hombre Universal de Aristóteles.


"A mí me duele en el alma el hecho de que los colombianos no hayamos entendido que nuestra riqueza se encuentra en la diversidad humana, y por el contrario, la volvimos tema de pelea, con esos mitos horrendos "Todo costeño es flojo" pero que no se les olvide que "todo cachaco es hipócrita y mentiroso" y ellos dicen ¿ah sí? "los paisas son unos avivatos"

y ellos dicen "es que los pastusos son medio inocentones" por dios ¿Por qué hemos caído en eso? , somos diferentes, pero esa debería ser la mayor fortaleza del país, unidos en la diferencia"


Antes decirle Cachaco a alguien era un completo elogio, ahora las palabras son armas destructoras, donde se usan para herir al otro.


"Yo lo que sueño es que las próximas generaciones entiendan que el asunto está en que seamos diferentes pero colombianos, no diferentes y pelear por eso, lo que llaman "polarización" , eso no es polarización, es una locura" manifestaba Juan Gossaín, y complementó con " El caribe es un lugar tan singular que aquí hasta la naturaleza y el diccionario sufren de contradicciones, porque en invierno se supone que el clima es frío y lluvioso, en cambio el verano estación en la que hace calor, pero aquí no, en el caribe hace calor en el invierno y brisa en el verano".


El caribe es tan hermoso que la alegría no es un estado de ánimo sino un dulce de millo y ajonjolí.


"Ojalá que la historia del caribe siga creciendo en ese mismo sentido", con esta frase finalizó el señor Gossaín, invitándonos en otra ocasión a su próxima charla de '¿Qué es un corroncho?'